Un hombre que trabaja como cobrador para una empresa marplatense fue víctima de un millonario robo ayer en la ciudad de La Plata, donde el empleado había parado a comer después de una mañana productiva en la que recaudó dinero de clientes de la Capital Federal y el conurbano bonaerense.

Alejandro Muñiz había elegido una parrilla sobre la Ruta 2, a la altura de Arturo Seguí, para parar a almorzar. Estacionó su camioneta 4×4 y se pidió un sándwich. A las 13:30, cuando terminaba de comer y ya pensaba en la vuelta, se acercaron dos hombres con uniformes de policía y chalecos antibala.

"Está detenido por homicidio", le dijeron. Y ante el pedido de explicaciones del empleado, que rogaba que no lo detuvieran, le hablaron severamente y le colocaron las esposas.

En seguida, Muñiz notó algo extraño. Los falsos policías se fueron hacia su camioneta y lo dejaron solo con las esposas puestas. Lo que parecía una requisa a su vehículo en realidad era el preludio de una huida. Y el robo de 4,5 millones de pesos que estaban escondidos en una caja de vino.

Según informó la Policía, el robo ocurrió en la "Parrilla 42", donde Muñiz había parado en su vuelta a Mar del Plata, donde debía rendir el dinero robado a la empresa "El Sauce", del rubro de la actividad pesquera.

La recaudación de 4,5 millones de pesos en efectivo había sido el resultado de sus visitas previas en comercios y empresas de Almirante Brown, Lomas de Zamora, Avellaneda y la ciudad de Buenos Aires, consignó el diario El Día de La Plata.

Según declaró más tarde en la comisaría séptima el empleado administrativo de El Sauce, los dos ladrones que escaparon en su camioneta eran seguidos de cerca por otros dos hombres a bordo de un vehículo último modelo, gris, con los vidrios polarizados. Fuentes de la investigación indicaron que la víctima logró retener los tres números de la patente. También señaló que los delincuentes contaban con equipos de comunicación.

En tanto, ayer por la tarde, alrededor de las 17:30, la policía halló abandonada y en marcha la camioneta 4×4 a la altura del autódromo "Roberto Mouras", en el kilómetro 49 de la autovía. Había una pistola al lado. "El empleado no estaba armado. Seguramente le pertenece a los ladrones", sostuvo una fuente policial.

Investiga el hecho caratulado como "robo agravado" la Fiscalía Nº 9, donde ya declararon varios clientes de la parrilla que presenciaron el robo.

Seguí leyendo