El robo de celulares es el delito que más sufren los porteños
El robo de celulares es el delito que más sufren los porteños

La Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires aprobó este jueves una normativa que regulará con intensos controles la comercialización y reparación de los aparatos electrónicos usados de telefonía celular, sus repuestos y partes para combatir el comercio ilegal de teléfonos celulares.

Con 56 votos positivos y 2 abstenciones, la medida impulsada por el legislador de Ariel Álvarez Palma (Vamos Juntos) crea un sistema público, online y gratuito de seguimiento de la actividad comercial que prevé sanciones económicas (desde los 18 mil a los 90 mil pesos), secuestro del material y clausuras por incumplimiento. Los que tengan aparatos "sin acreditar su legítima adquisición o tenencia" o ingresen información falsa también serán multados por la Agencia Gubernamental de Control, que estará a cargo del seguimiento.

"Este proyecto es una herramienta indispensable para atacar la economía de los que viven de comercializar celulares robados que en todo el país totalizan 5 mil por día", señaló el impulsor de la medida, y aseguró que "la obligación de presentar la documentación respaldatoria sobre la procedencia de los teléfonos permitirá controles cruzados". "El Estado tiene que tomar políticas públicas concretas para atacar el robo de celulares; por primera vez, las empresas se comprometen y generarán listas blancas y negras", agregó Álvarez Palma.

Se calcula que hay dos millones de teléfonos ilegales en circulación
Se calcula que hay dos millones de teléfonos ilegales en circulación

"A las empresas de telefonía celular no les importa si el teléfono al que le están dando línea está manchado con sangre, por lo que el Gobierno tiene que tomar otro tipo de medidas", indicó en tanto el legislador Leandro Halperín (Evolución).

"Es importante ponerlo en agenda porque es un tema de suma sensibilidad para los vecinos de la Ciudad, lo apoyamos porque contribuye a combatir esa actividad delictiva", agregó a su vez el socialista Hernán Arce, y destacó que "la venta de teléfonos robados en el mercado clandestino es una ramificación que se encuentra vinculada a los secuestros, entre otras cuestiones".

A partir de ahora, entonces, los comercios que se dediquen a la venta de estos aparatos electrónicos deberían ingresar en el sistema y registrar cada teléfono celular que posean para la venta; la descripción de las partes y/o de los repuestos que utilicen para la venta y/o reparación de otros teléfonos celulares; los teléfonos celulares que tengan para su reparación; las operaciones de compraventa y/o reparación que realicen. Los usuarios particulares, en tanto, también podrán ingresar voluntariamente sus dispositivos de telefonía celular al sistema de control.

SEGUÍ LEYENDO: