Franco Giménez tiene 37 años, es gerente de marketing en una empresa importadora de herramientas manuales y tiene un hijo que acaba de comenzar el secundario. Hace tres semanas, le pasaron un video en el que Isabel Allende daba un discurso magistral. Palabras más, palabras menos, la escritora chilena contaba la rabia y la indignación que le causaba ver quiénes eran los encargados de discutir sobre el aborto y la anticoncepción en las mujeres: "Unos caballeros en el Congreso, con muy buen sueldo", o los curas, "unos ancianos célibes que no han mantenido una familia en su vida". Después, decía: "No deberían tener derecho a opinar, ¿acaso las mujeres decidimos la vasectomía o el Viagra?".

Cuando Franco vio el video decidió contar públicamente lo que muchos hombres siguen considerando un secreto. El 18 de marzo –pocos días después del 8M- escribió un post en su perfil de Facebook en el que contó abiertamente que se había hecho la vasectomía. El efecto viral que tuvo lo que escribió puso en evidencia que su decisión es una excepción a la regla. El post ya llegó a los 40.000 me gusta, fue compartido 56.400 veces y tiene casi 3.000 comentarios, incluso de usuarios de México, Chile, Colombia y Puerto Rico.

"Yo decidí que no quería tener más hijos. Si es mi decisión, no tengo por qué cargar a otra persona con la responsabilidad de evitar un embarazo", dice Franco a Infobae desde Córdoba, donde vive. "Justo había visto ese video donde se hacía ese planteo: ¿Por qué le cargamos toda la planificación familiar a las mujeres cuando ellas son fértiles unos días al mes y nosotros todo el año?".

El placer también fue parte de su decisión. "La verdad es que, si en una pareja estable ninguno de los dos quiere tener hijos, está bueno poder tener sexo sin preservativo y sin preocuparme por dejarla embarazada o que ella tenga que abortar por un embarazo no deseado". Lo de "estable" tiene una razón de ser: la vasectomía no previene enfermedades de transmisión sexual.

El post tomó un camino distinto al que Franco había pensado: "Yo no quería hablarle a las mujeres sino a los hombres, porque el tema de la vasectomía está lleno de mitos y genera muchos miedos. Los que se iban enterando me hacían preguntas en secreto: '¿Che, te deja de salir semen?', '¿y si me afecta las erecciones?'. Los hombres somos muy cagones, me incluyo. Yo quería contar que fui a la mañana, me pusieron anestesia local y a la tarde volví manejando solo".

Franco tenía pensando hacerse la vasectomía desde hace tiempo. Quería hacérsela antes, cuando estaba en pareja con la mamá de su hijo, y ahora que está separado. "Tengo un hijo de 13 años. Tenía claro que si volvía a formar pareja no quería arrancar de nuevo a cambiar pañales y a no dormir de noche. Esa es una de las cosas que más me han reclamado en los comentarios: '¿Y si te enamorás de nuevo?', '¿Mirá si volvés a sentir un amor tan grande que te hace cambiar de opinión?'. Cómo le cuesta a la gente entender que uno puede decidir no tener más hijos… como si las familias solo constaran de reproducirse. Cuando nació mi hijo yo también sentí esa presión: '¿Y para cuándo el hermanito?', 'No lo van a dejar ser hijo único, ¿no?".

La intervención –es gratuita en hospitales públicos desde hace 12 años- fue en junio de 2017. Antes de firmar un consentimiento informado, el médico le ofreció congelar esperma, por si algún día se arrepentía. La decisión estaba tomada, así que Franco no lo hizo.

Algunos comentarios del post son un capítulo aparte: "Algunos me decían que no soy más hombre porque ya no puedo tener hijos, que había perdido la virilidad, que cómo me voy a capar, a mutilar, que Dios nos hizo así y no nos tenemos que modificar, que cómo me voy a dejar tocar los huevos".

A propósito del tema testicular, Franco había escrito en su post: "Estamos acostumbrados a esperar que la responsabilidad de la planificación familiar y la anticoncepción estén a cargo de la mujer (…) No hay mucho que agregar, pongan los huevos sobre la mesa y háganse cargo, porque estas responsabilidades son compartidas". Hablaba de las mujeres, que son quienes ponen el cuerpo para colocarse un DIU, para tomar pastillas (y tienen la responsabilidad de no olvidarse), ponerse parches anticonceptivos, elegir llevar adelante un embarazo o interrumpirlo.

Como durante la marcha del 8M hubo carteles que decían: "Si estás en contra del aborto hacete la vasectomía", muchas comentaristas lo elevaron a la categoría "hombre ideal": "¿Sos real? Creí que no existían hombres como vos", escribió una. "Entendiste todo!!!! Así como no se preguntan si una mujer deja de ser mujer por ligarse las trompas, deberían dejar de decir que los tipos dejan de ser hombres por someterse a esta intervención. Ojalá cada día más hombres tomen conciencia y accedan a la vasectomía para cuidar a sus parejas", escribió otra. "Qué huevos loco, seguramente quien te acompañe podrá descansar al fin de tanta invasión anticonceptiva. Gracias por elegir que este tema también sea algo de a dos".

Hubo miles de mujeres que etiquetaron a sus parejas en el post. Algunas sin agregar nada y otras sacando a la vasectomía del tabú y hablándoles a sus parejas en público: "Mirá, esto es de lo que hablamos". Hubo maridos que contestaron: "Ni en pedo" y otros que dijeron: "Ok, lo vemos".

Como un espectador, Franco se sentó a leer lo que iba pasando: si lo atacaban, había mujeres que salían a defenderlo enérgicamente. "Me sorprendió, yo no me considero ejemplo de nada, no quiero hacerme el héroe. Yo fui y resolví un problema que tenía, punto. Me hice cargo de mi decisión personal". Tuvo, en estas semanas, más de 600 solicitudes de amistad y cientos de preguntas por privado: hombres que nunca antes habían hablado del tema.

Aunque no se considere un ejemplo, Franco es, inevitablemente, una excepción. Las últimas estadísticas del Ministerio de Salud de la Nación (son de 2016) lo ponen en evidencia: durante ese año, casi 13.000 mujeres de todo el país se ligaron las trompas para no tener más hijos. En ese mismo período, los hombres que se hicieron la vasectomía fueron 97.

SEGUÍ LEYENDO: