Mariana Rodríguez Varela es una militante por la vida, según se define ella, y es hoy es una de las caras visibles en contra de la ley de despenalización del aborto que se trata en el Congreso. Su desaforado ¿video-activismo? e inclasificables ¿performances públicas? repartiendo "bebitos" (en realidad, réplicas en yeso de embriones en gestación) la volvieron viral en las redes sociales. En esta entrevista exclusiva con Infobae, la popular activista antiborto habló sobre la llamada "Marcha por la vida" del pasado domingo y explicó sus argumentos para oponerse a su despenalización.

–¿Cómo evaluás la movilización del domingo en contra del aborto?

–La verdad que fue algo estremecedor. Toda la Argentina suspirando de amor por el bebito. En todas las ciudades capitales de la Argentina y en muchísimos pueblos del interior se manifestó la gente pacíficamente para defender la vida del niñito y de su madre. Fue más de lo esperado, tuvo un impacto muy grande.

–¿Mucho más de lo esperado?

–Sí, porque una nunca sabe cómo va a resultar. Y esto nunca había pasado todavía.

–¿Ustedes calculan alguna cantidad de asistentes?

–No tengo ese cálculo pero todo el país se movilizó con un ideal, no sé si hubo algo así antes. Lo que está haciendo la gente por defender al bebito por nacer es gigantesco. Fue increíble la respuesta en el país. No dormí por veinte días y siempre recibí mensajes de la gente.

–Y estuvo el bebito por el que te hiciste famosa.

– Lo encontré mágicamente en un cajón, era un bebito de mi madre, hice el video porque es exacto a un bebito de doce semanas de vida.

–A la movilización no concurrieron fuerzas políticas, salvo Bandera Vecinal, que es un partido de la extrema derecha liderado por Alejandro Biondini, que tiene un pasado nazi porque fundó el Partido Nuevo Triunfo. Hoy dice que es un peronista nacionalista revisionista.

–Entre tantas miles de personas, ese dato es anecdótico.

–Pero no hubo otras fuerzas que convocaran.

–No, justamente la convocatoria que hacía la gente era apolítica porque la defensa de la vida es transversal y hay gente que defiende la vida en todos los partidos políticos.

–Pero hoy la ley se está discutiendo en un Congreso donde la representación política de las personas se da a través de partidos políticos.

–Pero los partidos no convocaron.

–¿La Iglesia convocó?

–Verdaderamente, no. Los últimos días hubo sacerdotes que eligieron ir, pero en los últimos dos días.

–¿Pensás que tiene que ver con alguna decisión de Bergoglio, que es el papa Francisco?

–No sabría decirte

–Sergio Rubin, que es un periodista especializado en temas religiosos en el diario Clarín, planteaba que si bien la Iglesia está en contra del aborto por principios, hoy toma estos temas con una amplitud mayor y está abierta al debate. Y que no actúa como sí lo hizo cuando la discusión por el matrimonio igualitario, donde convocaba a movilizaciones masivas, a rezos colectivos, se lanzó a las calles.

–Yo creo que una cosa es lanzarse a las calles y otra es defender la vida. Y por lo que puedo saber de la Iglesia, la defiende siempre en toda circunstancia, más allá de la táctica que elija.

–Recordando esa discusión sobre el matrimonio igualitario, ¿qué posición tenías?

–Ese no es mi tema para nada.

–El 8 de marzo hubo centenares de miles de mujeres manifestándose por la legalización del aborto.

–Es una casualidad del mes.

–¿Se va a una confrontación social respecto a este tema?

–En la sociedad hay puntos de vistas encontrados, es verdad. Pero el 8 de marzo que es el día de la mujer, luego el 24 de marzo y el 25 de marzo, la verdad es que el bebito estuvo en la conversación social del mes de marzo.

–La cuestión de la despenalización se plantea desde una mirada sobre la salud pública, quienes están en contra lo plantean desde la defensa de la vida. Una de las consignas es: "Que vivan los dos". En cuanto a la salud pública, hay embarazos que ponen en riesgo la vida de la madre, más allá de su voluntad de querer parir o no a ese bebé.

–El riesgo de vida de la madre extremo es un acto médico en el que el médico tiene que tratar de salvar a los dos hasta último momento. En realidad, lo que plantea la ley de aborto es algo completamente distinto a esto.

–Si una mujer tiene en riesgo su vida inevitablemente…

–La mayoría de todas las causas de riesgo de salud ahora son super tratables. El riesgo de vida real en el que el médico se encuentra con la disyuntiva sobre qué tiene que hacer es mínimo, es ínfimo.

–Pero existe.

–Sí.

–Entonces, si existiera ese riesgo…

–Es lo mismo, el médico por su vocación va a tratar de salvar a los dos.

–¿Y si no pudiese?

–Mirá, yo no soy médica, pero es un acto médico extremo, lo que plantea hoy el aborto es otra cosa.

–Entonces vos estarías de acuerdo con que si existe ese riesgo de vida se lleve adelante el aborto.

–Es un riesgo de vida, ahora a las mamás las llevan a un aborto por circunstancias totalmente sanas.

–Pero estamos viendo el caso de la salud pública.

–Un médico se encuentra siempre con el riesgo y trata de salvar a los dos. Ahora la ley plantea riesgos de salud, una mamá que tiene diabetes, una mamá que se tiene que inyectar, una que tiene escarlatina, entonces les aconsejan el aborto. Eso no tiene que ver con el riesgo de vida real y de última instancia. Hay mamás que tienen embarazo ectópico hasta el último momento para ver si el bebito estallara la trompa de falopio y es un riesgo absoluto. Pero las leyes no tratan de eso, sino estaríamos viendo cada acto médico, pero no se trata de eso.

–De hecho, en la constitución argentina se reconocen causales de aborto por el artículo 86 del Código Penal. Hoy hay aborto legal en esos casos.

–No es legal, sino que es no punible. La gran mayoría de las ilegalidades del Código Civil no tienen pena, pero no quiere decir que no sean legales. No quiere decir que el Estado tenga que desarrollar políticas para que se desarrollen.

–Pero si la ley dice que si una mujer es violada o la mujer tiene alto riesgo de su vida o si tiene deficiencias mentales…

–El aborto en caso de violación hoy es inconstitucional. Porque ahí dice no punible. El Código Penal decía que era en caso de violación de mujer idiota o demente. En 1919 la eugenesia buscaba la mejoración de la raza. Pero más adelante la constitución se adhiere al pacto de San José de Costa Rica y al pacto de los derechos del niño desde la concepción. Por lo tanto, queda derogado el artículo 86.

–Bueno, no está derogado y el Pacto de San José de Costa Rica plantea la cuestión de la vida a partir de la concepción "en general", es decir que da lugar a excepciones. Justamente la reforma constitucional de 1994 tuvo una discusión muy fuerte sobre el sintagma "en general", a la que se oponía el juez de la corte suprema Rodolfo Barra, porque se planteaba que fuera absoluto, no en general.

–En el 94 queda asentado que desde la concepción hasta los 18 años se considera niño.

–"En general".

–Así estamos abriendo la posibilidad de decir que hay personas y medias personas. Imaginate que hay una mujer violada junto a otra mujer embarazada no violada. El ecógrafo hace la ecografía. Va a haber un ser humano en los dos casos. Sería imposible saber cuál es fruto de una violación y cuál no.

–Trajiste un tema polémico. Una niña violada. Una niña embarazada es una niña violada necesariamente. Hay casos de niñas de diez años embarazadas.

–Podemos ir al extremo más crudo. Pero esa niña está embarazada y estar embarazada quiere decir que espera a un ser humano y si está embarazada a los diez años, a los once o a los doce, no fue de casualidad, sino que su desarrollo biológico lo hizo posible. Esa niña no es menos madre que una de treinta o cuarenta. Esa niña probablemente va a pasar por momentos tristísimos terribles, pero yo te puedo asegurar por todo lo que me escriben de todos lados, que el momento más triste que puede tener es el de matar a su hijo. Yo recibí una foto de una chiquita de doce años embarazada, embarazada en su propia casa. El 92 por ciento de los embarazos por abuso es en la propia casa. Lo que propone la ley es que sin mediar denuncia, sin mediar ningún juez, se le haga el aborto y esa niña vuelva a su casa para que siga con su vida. El aborto en este caso es violencia contra la mujer. Devolvés a la casa a una chiquita de once, diez años sin ninguna protección, desamparada a que le siga pasando, con su padre, con su tío…

–Pero vos usás el término "mujer" sobre una niña. ¿Una niña tiene que atravesar la experiencia del embarazo?

–Una niña no tiene que atravesar la experiencia de matar a su propio hijo.

–Pero vos decís que una niña violada debe atravesar la experiencia del embarazo durante nueve meses que concluye no sólo con el parto sino con la conclusión de su infancia.

–Con acompañamiento, con consejo y con mucho amor, esta chiquita de doce años embarazada de la que yo recibí una foto impactante, la cara de tristeza yo no la vi jamás, pero me dicen que cuando llegó a un albergue para chiquitas embarazadas ella sonrió por primera vez probablemente en muchísimos años. A los tres meses recibí una nueva foto y la cara de felicidad y de plenitud… Sólo si conocés el caso real te vas a dar cuenta. Si esa chiquita hubiera abortado a su hijo, no importa la edad, su cara tres meses después hubiera sido la misma. Entonces, el nacimiento del hijo te puede sanar. El nacimiento del hijo no es ver la cara del violador. Quiere decir el triunfo de haber atravesado lo peor de tu vida y haber decidido que ese chiquitito siga. Con vos o con otra familia.

–O concluir un ciclo de la vida que es la infancia…

–Concluir un ciclo de la vida le puede pasar a muchas personas y es muy triste, pero te puedo asegurar que matar a su hijo es muchísimo peor. Matar un ser humano. ¿Vos sabías que un hijo del amor un cincuenta por ciento va a ser mío y cincuenta de mi marido? Un hijo fruto de una violación cincuenta por ciento es tuyo y cincuenta por ciento del violador. No hay ninguna diferencia. Entonces el sentimiento del después, es del hijo igual. El trauma post aborto es terrible. Nadie se suicida por haber dado a luz, pero sí se suicidan miles por haber abortado.

–No hay estadísticas confiables sobre esto.

–Yo lo sigo a Vincent Rue (N. del E: un  polémico psicoterapeuta y activista antiaborto norteamericano) que definió el trauma post aborto en la enciclopedia de trastornos psicológicos y a los pocos años lo sacaron. Y le dijeron: "Esto no lo estudiás más y este síndrome no existe". Y él dijo que iba a seguir adelante porque se trataba de sus pacientes.

–Entonces un comité académico decidió que era equivocado.

–Porque no conviene. Ahora que recibo muchos mensajes de muchas chiquitas nunca nadie me escribió diciendo: "El aborto me hizo feliz, me liberó o por abortar logré cumplir con todos mis sueños.

–Mariana, vos tenés seis hijos. Si una hija tuya de diez años fuera violada y quedara embarazada, ¿estarías de acuerdo con que tu hija de diez años sostenga ese embarazo hasta dar a luz con todos los traumas que eso implica y que su cuerpo infantil de niña dé a luz?

-Sería mi nieto, Diego. Es una pena gigante pero si quedó embarazada no tiene un cuerpo infantil de niña. Vos me estás preguntando algo muy obvio, yo no mandaría a mi hijo a matar a mi nieto por lo que te dije. Cincuenta por ciento de cualquier nieto mío va a ser de mi propia sangre, el resto de otra persona. Es mi nieto como cualquier otro nieto que yo pueda tener. Y sé que a mi hija no le haría ningún bien. Sé del poder sanador del nacimiento del hijo en contraposición de lo que supone el aborto. Las chicas me escriben de todo el país y sabés lo que me dicen: extraño a mi bebé.

–Alberto Kornbliht, que es un biólogo muy reconocido en Biología, escribió reciéntemente en un artículo que un espermatozoide es una célula viva. Él dice que las convenciones son las que señalan cuándo una vida puede ser concebida como tal.

–Un espermatozoide puede nacer y morir espermatozoide, y un óvulo también. Un espermatozoide unido al óvulo empieza como un cigoto y termina con un anciano.

–A los cinco días. Pongamos el caso de una persona que tiene una relación sexual consentida y queda embarazada y no quiere ese embarazo porque no quiere un hijo, una mujer que quiere hacer uso del derecho sobre su cuerpo.

–Ya quedó embarazada.

–Pero dice: "Yo no quiero quedar embarazada".

–Creo que esta discusión ya terminó. Es evidente que no es su cuerpo.

–Hoy las mujeres dicen que es su derecho el uso de su cuerpo. "Yo debo decidir si quiero tener un hijo o no".

–Está bien que decida, pero cuando está embarazada el hijo ya lo tiene. Y está bien que decida sobre su cuerpo, pero el cuerpo del niñito por nacer no es su cuerpo. Acá en Argentina se entrega misopostrol en muchísimas ciudades, les dicen a las chicas que vayan a sus casas, que lo tomen y que va a estar todo bien. Llegan chicas de 13, 14, 15 años, toman el misopostrol y a las pocas horas tienen contracciones fuertísimas que provocan la expulsión de su hijo.

–Del embrión.

–Es decir, las mandan a sus casas para que vean morir a su hijo. Es un ser humano, llamalo embrión, llamalo feto, cigoto, pero en la mayoría de los casos las chicas se hacen el Evatest cuatro días después del atraso, por lo cual el corazón ya está latiendo. El corazón empieza a latir el día 35 del ciclo. Entonces toda mujer que se haga el Evatest ya tiene un hijo cuyo corazón está latiendo. Pasados diez días de vicisitudes, cuando ella aborte va a ver la figura de un ser humano muerto. Y eso es muy difícil de sobrellevar.

VER LA ENTREVISTA COMPLETA: