Víctor Hugo Saldaño, junto a su madre Lidia Guerrero
Víctor Hugo Saldaño, junto a su madre Lidia Guerrero

Ya pasaron más de 20 años desde la primera sentencia a muerte en su contra y la situación del cordobés Víctor Hugo Saldaño en Estados Unidos todavía es una incertidumbre. El argentino de 45 años, condenado dos veces a la inyección letal por el supuesto asesinato de un ciudadano norteamericano, todavía padece la incertidumbre burocrática respecto de su caso.

Así, la madre del ciudadano argentino, Lidia Guerrero, detalló las precarias condiciones en las que se encuentra su hijo dentro del "corredor de la muerte" en una prisión de máxima seguridad de Texas. También volvió a pedirles a las autoridades estadounidense que respondieran ante las declaraciones de nulidad de los juicios emitidas por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

"Él está fuera de la realidad en muchas cosas. Se acuerda mucho de su niñez. Duerme todo el día, lo tienen dopado (…) Su estado mental viene deteriorándose desde hace años. La última vez que nos vimos, casi ni me reconocía", explicó Guerrero en una entrevista con el diario cordobés La Voz.

La madre del argentino preso volvió a pedir que se respete la postura de la CIDH y reclamó nuevamente al gobierno de Texas que desista en su intención de llevar a cabo la pena de muerte contra Saldaño.

"Estados Unidos tiene que obedecer la sentencia de la comisión de derechos humanos de la OEA. Después de 15 años de presentada la denuncia ante la CIDH, gracias a Dios ellos abrieron la causa y tienen conocimiento de todas las irregularidades ocurridas durante el juicio", afirmó Guerrero.

Saldaño, al momento de su detención
Saldaño, al momento de su detención

Saldaño fue condenado en dos oportunidades a la pena de muerte por el presunto asesinato del estadounidense Paul Ray King a la salida de un supermercado de Dallas, Texas, el 25 de noviembre de 1995.

Actualmente se encuentra detenido en el corredor de la muerte del correccional Allan B. Pollunsky, en West Livingston.

"Mami, si este año no cambia esta situación y no salgo de este lugar, yo el año que viene voy a pedir que me ejecuten, porque no aguanto más", fue una de las frases que le dijo el argentino preso a su madre en su último encuentro.

Para Guerrero, el caso de su hijo es un ejemplo más de la tendencia racista y xenófoba del Estado de Texas en las sentencias a la pena de muerte dentro de su región.

"Texas comete abusos de autoridad en la pena de muerte, un abuso en la aplicación de la pena porque no se ciñe a las disposiciones y al protocolo por los cuales se debe condenar a muerte a una persona (…) En el caso de Víctor, en el primer juicio hubo un racismo expreso y muchas mentiras que con el tiempo las conocemos", afirmó la madre y completó: "Yo digo la verdad, lo que yo vi fue que no fue un juicio sino un circo".

Lidia Guerrero, durante un encuentro con el Papa Francisco (Télam)
Lidia Guerrero, durante un encuentro con el Papa Francisco (Télam)

La madre de Saldaño advirtió que dentro del corredor de la muerte de las prisiones estadounidenses existen diferentes mecanismos de tortura psicológica. Esta metodología daña progresivamente la estabilidad emocional de los detenidos.

Así, Guerrero pidió a la Cancillería argentina que apoye a la CIDH en la lucha para que se actùe de acuerdo a la nulidad de los juicios declarada anteriormente.

La posibilidad de una extradición a la Argentina

Juan Carlos Vega, el abogado de Saldaño, aseguró que ya se realizó un pedido de extradición del detenido a su país natal.

"Yo nunca he defendido la inocencia de Saldaño, he defendido el derecho que tiene un latino a tener un juicio justo. Este es el tema en todas las democracias occidentales, al demostrar que las dos sentencias de muerte son nulas, según la CIDH que es el único tribunal que juzga la conducta de Estados Unidos en América al demostrar que los dos procesos judiciales son un mamarracho", afirmò Vega a Cadena 3.

Saldaño está detenido desde hace casi 22 años
Saldaño está detenido desde hace casi 22 años

Según el letrado, el propio presidente de EE.UU., Donald Trump, está notificado sobre la decisión de la CIDH. De todos modos, nadie de su gabinete efectuó una respuesta al respecto.

La intención de Vega es que, una vez que se respete la decisión de la CIDH, Saldaño podrá arribar a la Argentina "para ser colocado en el único lugar donde puede estar un ser humano después de haber pasado 21 años en el corredor de la muerte, que es un psiquiátrico".

SEGUÍ LEYENDO: