Bajo el nombre de TheProgram, un grupo de ejecutivos se reúne a compartir su pasión por el fitness (TheProgram/Instagram)
Bajo el nombre de TheProgram, un grupo de ejecutivos se reúne a compartir su pasión por el fitness (TheProgram/Instagram)

En el célebre filme "The Wolf of Wall Street" se muestra al desnudo el mundo de las finanzas, presentándolo como un espacio en el que reina el apremio, el descontrol y la locura por el dinero. El personaje protagónico, Jordan Belfort, refleja -o al menos es lo que intenta- a un producto nato del frenesí del sistema capitalista: una persona de ambiciones extremas, muy pendiente del trabajo y los negocios, y, sobretodo, con un estilo de vida marcado por el alcohol y las drogas.

Sin embargo, la realidad parece ser bastante distante de aquella imagen que muestra Hollywood. A los jóvenes ejecutivos los moviliza una vida sana. Su adicción no es hacia hábitos poco saludables, sino a fomentar y mantener activo el espíritu fit. Bajo el nombre "TheProgram", un grupo de directivos se reúne al menos cuatro días por semana para alimentar su pasión por el fitness y promulgar el culto al músculo y la salud corporal y mental en su máxima expresión.

El objetivo principal es lograr una vida saludable y un estado físico excepcional compartiendo la tarea con gente afín (TheProgram/Instagram)
El objetivo principal es lograr una vida saludable y un estado físico excepcional compartiendo la tarea con gente afín (TheProgram/Instagram)

El principal promotor de esta selectiva comunidad de deportistas amateurs es Strauss Zelnick, un experimentado magnate de 59 años, fundador del grupo capital de riesgo ZMC. Él, en conjunto con las otras "cabezas" del grupo, sostienen que ser ricos no es un requisito para ser miembro, aunque si se considera la membresía de los gimnasio a los que asisten, deben tener un alto nivel monetario. Igualmente, son selectivos. Cada integrante llega por medio de una invitación de alguno de los 80 miembros y tras recibir la aprobación final de Zelnick.

Al borde de los 60 años, Strauss Zelnick, fundador de esta movida fit, cumple con la rigurosa rutina de ejercicios (Erika Schultz)
Al borde de los 60 años, Strauss Zelnick, fundador de esta movida fit, cumple con la rigurosa rutina de ejercicios (Erika Schultz)

El impecable físico que lucen es consecuente de una rigurosa rutina, que arranca desde bien temprano. Se reúnen a las 6 de la mañana, antes de iniciar la jornada laboral en la oficina. El circuito semanal se desarrolla en cuatro gimnasios de la ciudad. Y ocasionalmente, hay sesiones en la vía pública. En tanto, la modalidad varía en cada día.

Alrededor de una centena de personas conforman el club, con un promedio de edad que gira en torno a los 28 años (TheProgram/Instagram)
Alrededor de una centena de personas conforman el club, con un promedio de edad que gira en torno a los 28 años (TheProgram/Instagram)

Los martes comienzan practicando yoga para prevenir las lesiones, mejorar la flexibilidad y fortalecer los músculos de estabilización, mientras que los miércoles es el turno del spinning. Al transcurrir la semana, el trabajo aeróbico va quedando al margen y la exigencia e intensidad van en aumento.

Los jueves hacen una hora del famoso HIIT (por sus siglas en inglés), un entrenamiento en intervalos de alta intensidad muy recomendado por los beneficios que otorga para mejorar la resistencia y quemar grasa. Los viernes culminan con cross training, un entrenamiento funcional de potencia y fuerza que combina distintas especialidades. Adicionalmente, recomiendan sumar entre 2 y 3 sesiones de pesas dentro del lapso de los siete días.

Varios integrantes muestran sus significativos progresos corporales (TheProgram/Instagram)
Varios integrantes muestran sus significativos progresos corporales (TheProgram/Instagram)

La actividad física tiene sostén en otro punto esencial: la nutrición. Proponen 11 puntos en la dieta especializada, entre los que se incluyen limitarse a tres comidas diarias; enfocarse en la proteína magra (huevos, carne, pollo sin piel, pescado); alejarse de los carbohidratos; no consumir fritos y snacks; evitar la cerveza y los refrescos; incorporar frutas y verduras. Antes de todo ello, el primer paso es establecer el peso óptimo mediante la estimación del porcentaje de grasa corporal que se está buscando, realizando un recuento diario de calorías.

Los participantes además siguen una dieta especial de 11 reglas (TheProgram/Instagram)
Los participantes además siguen una dieta especial de 11 reglas (TheProgram/Instagram)

Este exclusivo club elitista se rige por un estricto reglamento de siete principios inflexibles. La obediencia es una obligación innegociable: quienes no sigan los mandamientos serán irremediablemente expulsados.

1- #TheProgram es una manera increíblemente divertida de lograr una vida saludable y un estado físico excepcional con un grupo de personas afines.

2- Somos inclusivos, pero selectivos. #TheProgram es un grupo de atletas invitados que se apoyan mutuamente en la búsqueda de mejorarnos nosotros mismos y a los que nos rodean.

Los entrenamientos incluyen ciclismo, yoga, pesas e intervalos de alta intensidad (Erika Schultz)
Los entrenamientos incluyen ciclismo, yoga, pesas e intervalos de alta intensidad (Erika Schultz)

3- Nos esforzamos por inspirar a los que nos rodean, mostrando la camaradería, la energía, y los resultados que se logran por ser parte de nuestro estilo de vida.

4- Cada miembro es responsable del grupo, y debe estar dispuesto a hacer sacrificios para lograr el cambio de vida.

5- Documentamos nuestro viaje para reconocer y celebrar el crecimiento individual y del grupo. Apreciamos el esfuerzo de los demás y felicitamos a los que superan sus límites.

Una de las normas de #theProgram es que el deporte se hace antes de trabajar, desde las seis de la mañana (TheProgram/Instagram)
Una de las normas de #theProgram es que el deporte se hace antes de trabajar, desde las seis de la mañana (TheProgram/Instagram)

6- Compartimos nuestro amor desinteresadamente por el fitness y la salud sin pedir nada a cambio.

7- No es sólo acerca de la aptitud. Nuestra relación puede comenzar en la habitación de pesas, en el gimnasio o en una bicicleta, pero nuestra actitud se extiende a la forma en que tratamos a los demás, a nosotros mismos y a los que nos cruzamos todos los días.

LEA MÁS: