investigadores del Instituto Antártico Argentino realizaron el descubrimiento a partir del hallazgo en su campaña de 2007
investigadores del Instituto Antártico Argentino realizaron el descubrimiento a partir del hallazgo en su campaña de 2007

La evolución nunca se detiene. Y prueba de ello es la aparición de nuevas especies de animales que vienen a completar un poco más el conocimiento de cómo evolucionó la vida en la Tierra.

Una muestra más de ello es el reciente descubrimiento por parte de investigadores del Instituto Antártico Argentino (IAA), durante el último proyecto que llevan a cabo con la participación de las universidades nacionales de Córdoba y La Plata y el CONICET, en el que dieron a conocer el hallazgo de restos fósiles de un nuevo género y especie de ave de unos 65 millones de años de antigüedad (Período Terciario) en la isla Marambio, al noreste de la Península Antártica.

El hallazgo, publicado en una prestigiosa revista científica internacional, fue realizado en la campaña de 2007 en el marco de un proyecto coordinado por el Instituto Antártico Argentino. Luego de años de preparación y estudio, el ave hallada fue asignada a un grupo (Anseriformes) similar a los patos, gansos y cisnes actuales. Los restos fósiles corresponden a un esqueleto con casi todos sus huesos hallados, y es el registro más completo de un ave de la Antártida.

El hallazgo de restos fósiles es de un nuevo género y especie de ave de unos 65 millones de años de antigüedad
El hallazgo de restos fósiles es de un nuevo género y especie de ave de unos 65 millones de años de antigüedad

Se trataría de un ave voladora, con patas alargadas, que habitaba en un ecosistema de bosques templados. El hallazgo permite suponer que la forma típica del pico de los patos actuales habría aparecido tempranamente en la evolución de este grupo de aves.

Se lo denominó "Conflicto antarcticus" debido a su conflictiva posición sistemática, dado que sus características son diferentes a las de otras aves conocidas. Su descubrimiento representa un registro fósil de ave no marina muy importante para el hemisferio sur y la hipótesis desarrollada en el trabajo a partir de este hallazgo podrá constituir la base de nuevas teorías sobre la evolución de las aves modernas.

Otro importante hallazgo

Adicionalmente, en el marco de un proyecto de investigación también dirigido por el Instituto Antártico Argentino, en conjunto con investigadores del Museo de La Plata (Universidad Nacional de La Plata) y CONICET, se produjo un importante hallazgo paleontológico en la isla Marambio (Antártida Argentina): el primer cráneo de un pingüino fósil en la Antártida con el pico completo. Este hallazgo permitirá realizar importante avances en los estudios evolutivos de estas aves que hoy se distribuyen exclusivamente en los mares australes.

Su descubrimiento representa un registro fósil de ave no marina muy importante para el hemisferio sur
Su descubrimiento representa un registro fósil de ave no marina muy importante para el hemisferio sur

Los pingüinos han habitado en isla Marambio y sus alrededores desde hace al menos unos 60 millones de años. Desde entonces se diversificaron exitosamente alcanzando tallas que oscilaron entre los 40 centímetros y más de 2 metros de altura. El cráneo, extraído hace solo unos días, pertenece a una de las especies de pingüinos de mayor tamaño.

Esta nueva localidad en la que se están realizando los trabajos resulta muy prometedora, ya que constituye un área poco explorada de la cual provienen mamíferos herbívoros terrestres que habitaron América del Sur hace 40 millones de años, en una zona comparable con los actuales bosques andino-patagónicos.

El proyecto está dirigido por el doctor Marcelo Reguero (Instituto Antártico Argentino) y el grupo de campo está compuesto por los Dres. Javier N. Gelfo, Nicolás Bauzá y Carolina Acosta Hospitaleche (Museo de La Plata, UNLP – CONICET).

SEGUÍ LEYENDO: