El estrés por calor puede ser mortal a temperaturas más bajas de las que establecen los estándares, según nuevos hallazgos

Teorías anteriores apuntaban a un límite de 35 grados Celsius y 100% de humedad, pero nuevas investigaciones lo ajusta a 30.5 grados Celsius y 100% de humedad.

Guardar

Nuevo

Nuevos estudios muestran que el estrés por calor inicia a niveles más bajos de lo estimado anteriormente. (AP/Anupam Nath)
Nuevos estudios muestran que el estrés por calor inicia a niveles más bajos de lo estimado anteriormente. (AP/Anupam Nath)

La ola de calor del Medio Oeste de los Estados Unidos que azotó en mayo de 2022 resultó fatal para Gwen Osborne, una mujer de 72 años, retirada y residente de Chicago. La elevada temperatura en su apartamento la superó, convirtiéndose en una de las tres personas que fallecieron en el mismo edificio, que se negaba a encender el aire acondicionado antes de junio.

“Después de tres días consecutivos de temperaturas superiores a la media... decidieron hacerle chequeos de salud y cuando revisaron su unidad, ella ya había fallecido”, comentó su hijo, Ken Rye a CBS News. Estos incidentes dejan claro la vulnerabilidad de las personas mayores ante las olas de calor, un problema de salud pública exacerbado por el cambio climático.

Nuevas investigaciones de la Universidad Estatal de Pensilvania indican que el estrés por calor puede comenzar a afectar al cuerpo humano a niveles de calor y humedad mucho más bajos de lo que se pensaba. “El estrés por calor es lo que mata”, afirmó el Dr. Larry Kenney, profesor de fisiología y kinesiología en Penn State, especialista en la regulación de la temperatura corporal, especialmente en personas mayores, dijo a CBS News.

El límite crítico del estrés por calor se sitúa alrededor de los 30.5 grados Celsius con humedad del 100%. (REUTERS/Adrees Latif)
El límite crítico del estrés por calor se sitúa alrededor de los 30.5 grados Celsius con humedad del 100%. (REUTERS/Adrees Latif)

Frecuentemente, los meteorólogos y agencias gubernamentales como el Servicio Nacional de Meteorología utilizan un índice que combina calor y humedad para determinar la “temperatura de sensación”. Sin embargo, Kenney sugiere que este índice no refleja adecuadamente el daño que el calor y la humedad causan al cuerpo humano: “cuando nuestra temperatura corporal sube y no podemos deshacernos de ese calor, se pone una tensión en el sistema cardiovascular”, explicó.

Kenney propone el uso de la temperatura de bulbo húmedo como una medida más precisa del estrés por calor. A diferencia del índice de calor, la temperatura de bulbo húmedo también considera la velocidad del viento, el ángulo solar y la cobertura de nubes. Esta medida es frecuentemente utilizada en entornos militares y eventos deportivos para evaluar el peligro.

Durante las últimas dos décadas, había teorías de que la exposición prolongada a una temperatura de bulbo húmedo de 35 grados Celsius y un 100% de humedad era el límite superior para la compensación del calor del cuerpo humano. Pero la investigación de Kenney y sus colegas muestra que estos límites críticos comienzan más abajo, a aproximadamente 30.5 grados Celsius y 100% de humedad.

Si la actividad física aumenta a tareas ligeras como el cuidado de jardines, lavar platos o paseos, el límite crítico disminuye aún más, a cerca de 27.8 grados Celsius. Regiones con climas muy cálidos y húmedos como el sur de Asia y el Medio Oriente serán las primeras en enfrentar estas condiciones críticas.

En Estados Unidos, se espera un aumento de calor y humedad en verano debido al cambio climático, afectando especialmente al Medio Oeste y la Costa Este. (REUTERS/Adrees Latif)
En Estados Unidos, se espera un aumento de calor y humedad en verano debido al cambio climático, afectando especialmente al Medio Oeste y la Costa Este. (REUTERS/Adrees Latif)

En Estados Unidos, el verano se volverá más caluroso y húmedo debido al cambio climático, y ciudades del Medio Oeste y la Costa Este comenzarán a sobrepasar esa zona de peligro alrededor de los 5.5 grados Celsius de calentamiento. Con un calentamiento adicional del planeta de unos 7 grados Celsius, ciudades como Chicago y Houston podrían experimentar hasta 30 horas o más al año por encima de los límites críticos.

Kenney aboga por moverse más allá de las “temperaturas de sensación” y enfocarse en cómo el cuerpo humano responde físicamente a condiciones de alta calor y humedad, para desarrollar nuevos estándares basados en respuestas fisiológicas. “Creo que necesitamos mirar más hacia adentro en el cuerpo humano en términos de cómo respondemos a condiciones de alto calor y humedad, y luego basar nuevos estándares en esas respuestas fisiológicas”, resaltó.

Uno de los pocos lugares donde esto ya se aplica es en el Abierto de Australia de tenis, que desde 2019 ha utilizado una escala de estrés por calor basada en temperaturas de bulbo húmedo que es más simple de entender. Cada nivel de esta escala tiene recomendaciones específicas, como tomar descansos extendidos o suspender el juego. Kenney sugiere que una escala similar podría ajustarse a las vulnerabilidades de las personas mayores para alertar mejor al público sobre los riesgos.

Guardar

Nuevo