Alerta por brote de triquinosis: cómo prevenir la enfermedad

Se detectaron tres brotes en la provincia de Buenos Aires y Córdoba, en la Argentina. Cuáles son las medidas efectivas para la prevención según la Sociedad Argentina de Infectología

Entre el otoño y la primavera, generalmente hay brotes de triquinosis porque están asociados a que algunas personas hacen faena casera de cerdos sin control, según el Ministerio de Salud bonaerense (EFE)
Entre el otoño y la primavera, generalmente hay brotes de triquinosis porque están asociados a que algunas personas hacen faena casera de cerdos sin control, según el Ministerio de Salud bonaerense (EFE)

La triquinosis es una enfermedad producida por un parásito con forma de gusano que puede estar alojado en los músculos de los cerdos y otros animales salvajes, como el jabalí y el puma. Ante la detección de tres brotes en ciudades de la provincia de Buenos Aires y Córdoba, la Sociedad Argentina de Infectología emitió un alerta para que la población tome medidas de prevención a tiempo y evite la transmisión de triquinosis.

Los brotes de la enfermedad parasitaria se registraron en las localidades de Cañuelas y Chascomús, de la provincia de Buenos Aires, y Villa del Totoral, Córdoba. Según informó a Infobae el Ministerio de Salud bonaerense, desde el inicio del calendario epidemiológico 2021 se reportaron 321 casos sospechosos de triquinosis. De ese total, se confirmó que 61 tenía la enfermedad. Los casos se han notificado en Cañuelas, Chascomús, Florentino Ameghino, La Plata, La Matanza, y Lomas de Zamora.

La triquinosis es una enfermedad zoonótica. Las personas pueden adquirir la enfermedad por el consumo de carne de animales o derivados cárnicos, crudos o mal cocidos, infectados con larvas del parásito, que se llama Trichinella spp. En Argentina, la principal fuente de infección para el ser humano es el cerdo doméstico. Aunque también existen otras fuentes como el jabalí o el puma.

“Entre el otoño y la primavera, generalmente hay brotes de triquinosis porque están asociados a que algunas personas hacen faena casera de cerdos sin control y esto favorece la transmisión del parásito que causa la enfermedad”, explicó a Infobae Vanesa Defeis, bióloga de la dirección de vigilancia epidemiológica y control de brotes del Ministerio de Salud de la provincia de Buenos Aires. “Los casos se tratan con medicamentos y hasta el momento no se han registrado muertes”, aclaró.

“Cuando se diagnostica un caso, se alerta a personas cercanas que hayan consumido carnes de cerdo para que estén atentas a los síntomas. Porque la infección tiene un período de incubación de hasta 45 días”, aclaró Defeis.

Cuando se realizan faenas caseras, los chacinados, embutidos y salazones resultantes pueden contener larvas de los parásitos que producen la triquinosis (Archivo)
Cuando se realizan faenas caseras, los chacinados, embutidos y salazones resultantes pueden contener larvas de los parásitos que producen la triquinosis (Archivo)

En tanto, la Comisión de Enfermedades Endémicas y Emergentes de la Sociedad Argentina de Infectología emitió el alerta y salió a aclarar cuáles son los síntomas y qué recomendaciones hay que tener en cuenta. El cuadro clínico de la triquinosis es muy variable en los seres humanos. Se puede presentar desde una infección asintomática hasta una enfermedad grave. Se caracteriza en su inicio por síntomas gastrointestinales seguidos por edema de párpados, fiebre y molestias o dolores musculares. Si se agrava, el paciente podría presentar trastornos neurológicos y cardíacos.

“La triquinosis es una enfermedad parasitaria cosmopolita. Argentina y Chile son considerados países endémicos de triquinosis. En el resto de los países de la región de América del Sur, hace muchos años que no se reportan casos de triquinosis en humanos”, contó a Infobae la doctora Pía Machuca, que integra la comisión que dio el alerta de la Sociedad Argentina de Infectología.

Las personas pueden presentar: fiebre, dolores musculares, diarrea, vómitos, hinchazón de párpados y picazón. Si se presentan alguno de los síntomas y recientemente consumió productos de origen porcino o de animales silvestres, hay que consulte al centro de salud más cercano, recomendó la Sociedad Argentina de Infectología. Porque cuanto más temprano se detecte, hay más posibilidades de controlar la enfermedad.

El consumo de carne de jabalí también puede ser una fuente de triquinosis (Archivo)
El consumo de carne de jabalí también puede ser una fuente de triquinosis (Archivo)

De acuerdo con el Ministerio de Salud de la Nación, actualmente el tratamiento de la triquinosis se hace con medicamentos que se pueden usar para tratar la infección reciente. “Pero no hay un tratamiento específico para la triquinosis una vez que las larvas invaden los músculos. Los quistes perduran durante años. Los analgésicos pueden ayudar a aliviar el dolor muscular”, según informó la cartera de Salud.

Hay medidas preventivas que han demostrado ser eficaces para evitar la infección. Algunas de ellas deben ser adoptadas constantemente por los criadores de cerdos y otras por los consumidores, según la SADI. “Conocer la enfermedad y cómo prevenirla nos permite realizar un consumo responsable y seguro de productos porcinos evitando riesgos para la salud”, expresaron los integrantes de la comisión de la SADI en un comunicado.

Siempre hay que consumir carne de cerdo y sus productos derivados (embutidos y salazones) que hayan sido faenados y/o elaborados por establecimientos autorizados para tal fin por la Autoridad Sanitaria competente. En la Argentina, puede ser el SENASA, el Ministerio de Agricultura provincial, Bromatología provincial/municipal según corresponda.

Solo se deben comprar productos que posean rótulo verificando el nombre del establecimiento elaborador y sus datos así como la habilitación de Autoridad Sanitaria competente, lo que implica que fueron controlados bromatológicamente. “Se recomienda no consumir productos caseros excepto que los mismos hayan resultado negativos a los análisis de laboratorio”, advirtieron.

Los parásitos de Trichinela spiralis se transmiten a través del consumo del cerdo, puma o jabalí al ser humano y generan la triquinosis
Los parásitos de Trichinela spiralis se transmiten a través del consumo del cerdo, puma o jabalí al ser humano y generan la triquinosis

Además, señalaron que “si consume carne fresca de cerdo, puma o jabalí, cocine completamente hasta que desaparezcan los jugos rosados (temperatura interna: 71ºC)”. Hay que tener en cuenta que salar o ahumar la carne no es suficiente para matar al parásito. En cuanto a productos de la caza, “es importante que las carnes destinadas al consumo particular del cazador sean sometidas a una inspección veterinaria postmortem y en especial que muestras del diafragma, músculos de la lengua o maseteros del animal sean enviadas al laboratorio para la realización de la técnica de digestión artificial”, se informó.

En el caso de los criadores, deben criar a los cerdos en instalaciones adecuadas sin presencia de roedores. Además, “el cerdo deber ser bien alimentado. Debe evitarse alimentarlos con basura, desperdicios de mataderos y/o residuos de casas de comida/ restaurantes, ya que en ellos puede haber restos de alimentos contaminados con el parásito que causa la triquinosis”, señalaron los expertos.

En el criadero, se deben eliminar los cadáveres de cerdos y otros animales para que no puedan ser consumidos por otros cerdos, ratas ni animales carnívoros. En caso de realizar la faena casera de cerdos para consumo propio, se debe verificar mediante un análisis de laboratorio que la carne no esté infectada con el parásito. “Este control es la única garantía para los consumidores de cerdo y sus productos derivados. Tener en cuenta que la salazón, el secado y el ahumado no matan a la T. spiralis”, advirtieron.

En el caso de mataderos de cerdos, se debe enviar a “analizar por la técnica de digestión artificial una muestra de diafragma (entraña), músculo maseteros o músculos de la lengua de cada cerdo que se faene. Si se encuentra el parásito en un animal, es necesario eliminar la res completa”, se informó en un comunicado de alerta.

SEGUIR LEYENDO: