Dolor de cabeza, somnolencia y otros diez síntomas para identificar una intoxicación por monóxido de carbono

Se trata de una de las emergencias médicas más comunes en el invierno y los meses de frío, y constituye una de las principales causas de muerte por envenenamiento para todas las edades. Qué hacer ante la sospecha de un cuadro de este tipo y cómo prevenirlo

Ante la sospecha de intoxicación por CO, deberá apagarse la estufa y ventilar el ambiente inmediatamente abriendo puertas y ventanas (Getty)
Ante la sospecha de intoxicación por CO, deberá apagarse la estufa y ventilar el ambiente inmediatamente abriendo puertas y ventanas (Getty)

Las intoxicaciones por monóxido de carbono (CO) son uno de los efectos colaterales que trae consigo la llegada del frío. Es que las personas pasan más tiempo en sus hogares e incrementan el uso de estufas de todo tipo, hogares a leña o gas, quemadores, y hasta cocinas para levantar la temperatura de los ambientes en los días más fríos.

El CO es un gas tóxico, menos denso que el aire y que se dispersa con facilidad. A su alta toxicidad se suma la peligrosidad de pasar desapercibido, al ser inodoro, incoloro y no irritar las mucosas. Las intoxicaciones con este gas constituyen una de las principales causas de muerte por envenenamiento para todas las edades, tanto en nuestro país como a nivel mundial.

“Es de esperar que, en circunstancias de aislamiento social debido a la pandemia, las personas se encuentren con mayor riesgo potencial de intoxicación; también dependerá de las condiciones de temperatura ambiental (menores temperaturas), además de la dificultad para contactar a los servicios técnicos”. El médico neumonólogo Daniel Carlés (MP 57485) explicó que “a nivel doméstico la producción de CO se origina en los artefactos que queman gas, carbón, leña, querosén, alcohol, o cualquier otro combustible. El gas natural no contiene CO en su composición, pero su combustión incompleta es capaz de generarlo”.

A su turno, la médica neumonóloga Vanesa Abrate (MN 31454/7), que junto con Carlés coordinan la sección Neumonología Clínica y Medicina Crítica de la Asociación Argentina de Medicina Respiratoria señaló que “entre los artefactos que queman gas, los más frecuentemente involucrados en los eventos de intoxicación son calefones, termotanques, cocinas, hornos y calefactores (estufas infrarrojas, calderas en el interior del domicilio), cuando no están correctamente instalados o la ventilación de los ambientes es escasa”.

Los especialistas recomiendan evitar calefaccionar los ambientes con el horno y hornallas de la cocina y controlar que estén apagadas antes de dormir (Getty)
Los especialistas recomiendan evitar calefaccionar los ambientes con el horno y hornallas de la cocina y controlar que estén apagadas antes de dormir (Getty)

La insuficiente entrada de oxígeno al quemador de una cocina, originado por el uso de un disipador de calor sobre la hornalla, constituye otro ejemplo de combustión incompleta y la consecuente generación de monóxido de carbono -agregó-. Otras fuentes son los braseros, los hogares a leña, las salamandras (tanto a gas como a leña), las parrillas, las cocinas a leña o carbón y los faroles a gas”.

Los especialistas coincidieron en recomendar que “una vez por año debería realizarse una revisión técnica a través de personal adecuado (gasista matriculado), de los calefactores, estufas, conexiones de gas, válvulas de seguridad etc., asimismo se deben revisar los sistemas de ventilación o venteo”.

¿Cómo identificar una intoxicación?

Si hay alguna fuente de producción de CO en funcionamiento y alguna persona comienza a sentir dolor de cabeza y somnolencia deberá sospecharse de una intoxicación. “Los síntomas pueden incluir, además de dolor de cabeza, dolor torácico, confusión o mareos, dificultad para respirar, náuseas/vómitos, cansancio, fatiga, pérdida de conciencia, desmayo o pérdida de conocimiento, alteraciones visuales, convulsiones o coma”, apuntó Carlés, quien resaltó: “La intoxicación por monóxido de carbono es diagnosticada idealmente por una tríada clínica: síntomas consistentes con Intoxicación por CO, historia de la reciente exposición; y niveles elevados de carboxihemoglobina (COHb)”.

Una vez por año debería realizarse una revisión técnica a través de un gasista matriculado de los calefactores, estufas, conexiones de gas, válvulas de seguridad (Getty)
Una vez por año debería realizarse una revisión técnica a través de un gasista matriculado de los calefactores, estufas, conexiones de gas, válvulas de seguridad (Getty)

¿Qué hacer si se sospecha de una intoxicación por monóxido de carbono?

Ante la sospecha de intoxicación por CO, deberá apagarse la estufa y ventilar el ambiente inmediatamente abriendo puertas y ventanas. “De ser posible hay que retirar el afectado del lugar y llevarlo al exterior -aconsejó Abrate-. Deberá además llamar a su médico, quien debe poder determinar si tiene este problema al observar sus síntomas y hacerle un examen. También le realizará, de ser necesario, una prueba de sangre para examinar si tiene CO en el cuerpo”.

En casos graves las personas intoxicadas por CO pueden llegar a precisar tratamiento en el hospital con oxígeno.

Cómo reducir las posibilidades de intoxicación por monóxido de carbono?

- Mantener ambientes ventilados y controlar el buen funcionamiento de las instalaciones y artefactos de calefacción.

- En el caso de los artefactos para calefaccionar a gas la llama debe ser azul y tener salida al exterior.

- Nunca dejar un automóvil en marcha en un garaje, incluso con la puerta del garaje abierta.

- Nunca hacer funcionar un generador dentro de su casa o garaje, o justo fuera de una ventana, una puerta o un conducto de ventilación que ingrese a su casa.

- Nunca usar una parrilla a carbón o parrilla a propano portátil en un lugar cerrado.

- Evitar calefaccionar los ambientes con el horno y hornallas de la cocina y controlar que estén apagadas antes de dormir.

SEGUIR LEYENDO: