Los infectólogos que asesoran al Gobierno explican por qué siguen aumentando los contagios de coronavirus

En medio de un fuerte incremento de casos positivos y también un alto número de muertos, principalmente en el interior del país, los especialistas proponen tomar nuevas medidas. La situación en al menos 16 provincias que presentan situaciones de transmisión comunitaria del virus generó un llamado de alerta en el Ministerio de Salud

vingrassia@infobae.com
Los focos que más preocupaban hasta hace pocos días eran el Conurbano y la Ciudad de Buenos Aires. Pero ahora la mirada se extendió hacia otras provincias que han experimentado un notorio aumento de casos en las últimas dos semanas (REUTERS)
Los focos que más preocupaban hasta hace pocos días eran el Conurbano y la Ciudad de Buenos Aires. Pero ahora la mirada se extendió hacia otras provincias que han experimentado un notorio aumento de casos en las últimas dos semanas (REUTERS)

Argentina está transitando hoy la pandemia por COVID-19 en medio de un fuerte incremento de casos positivos de coronavirus y también un alto número de muertos. Ocurre principalmente, en el interior del país durante los últimos días, en al menos 16 provincias que presentan situaciones de transmisión comunitaria del virus y esto generó un llamado de alerta en el Ministerio de Salud.

Es que la proporción de nuevos casos en el interior del país pasó del 5% al 35% del total de confirmados. Un dato preocupante para el Gobierno y para los mandatarios provinciales, que hoy no cuentan con los recursos necesarios para atender un desborde sanitario como está pasando por ejemplo en Jujuy.

Según el último parte oficial, Argentina llegó a los 417.735 casos de argentinos a los que se le detectó COVID-19, de los cuales murieron 8.660, convirtiéndose así en uno de los 10 países con más contagios acumulados en todo el mundo. Consultado por Infobae, Jorge Aliaga, físico e integrante del comité de asesores del gobernador bonaerense Axel Kicillof, explicó que si se miran las cifras pasadas, efectivamente los fallecidos se duplican cada 24 o 25 días, lo que se traduce también en la multiplicación por 10 cada 80 días: “Es importante no naturalizar las cifras porque siguen subiendo los fallecidos”.

Si bien los focos que causaban mayor preocupación eran -hasta hace pocos días- el Conurbano y la Ciudad de Buenos Aires, ahora la mirada se extiende hacia otras provincias que han experimentado un notorio aumento de casos en las últimas dos semanas. “Se trata de la curva de mayor impacto en el sistema de salud. Estos brotes tomaron a las provincias en fase 4 o 5 y tuvieron algunos casos esporádicos. Luego, trepó la curva exponencial. Algo similar ocurrió en España e Italia”, sostuvo en diálogo con este medio Eduardo López, prestigioso infectólogo y uno de los principales asesores del Presidente en la lucha contra el coronavirus en nuestro país.

El 70,1% de los infectados reside en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA), el 5,1% en Santa Fe, el 4,1% en Córdoba y el 3,5% en Jujuy (REUTERS)
El 70,1% de los infectados reside en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA), el 5,1% en Santa Fe, el 4,1% en Córdoba y el 3,5% en Jujuy (REUTERS)

Días atrás, cuando Alberto Fernández anunció la nueva prórroga del aislamiento preventivo social y obligatorio, el mandatario lamentó que el problema ahora se haya diseminado al interior del país. Por su parte, la secretaria de Acceso a la Salud de la Nación, Carla Vizzotti, sostuvo que se estaba observando “un número importante de casos en casi todas las provincias”. Esto se vio particularmente en Santa Fe, que informó 356 casos, Córdoba 298 o Jujuy 215. Pero el rebrote de casos generó preocupación en otros 12 distritos. Ante este panorama, muchos gobernadores revisaban su estrategia sanitaria de cara al nuevo esquema de cuarentena.

Las ciudades en las que se registraron en casos de contagio comunitario y ahora están bajo alerta, además de la CABA y el conurbano bonaerense, son Córdoba (Capital), Chaco (Resistencia, Puerto Vilelas, Fontana y Barranqueras), Entre Ríos (Gualeguaychú y Paraná), Jujuy (Manuel Belgrano, Ledesma, El Carmen y San Pedro), La Pampa (Santa Rosa, Catriló y Macachín), La Rioja (capital y Chamical), Mendoza (Guaymallén, Maipú, Godoy Cruz, Luján de Cuyo y la capital), Neuquén (en la capital y en el conglomerado Cutral-Có, Plaza Huincul, Plottier y Centenario), Santa Cruz (Río Gallegos), Tierra del Fuego (Río Grande), Santa Fe (Rosario y Gran Rosario, Casilda, San Lorenzo y Venado Tuerto), Tartagal (Salta), y Tucumán (San Miguel de Tucumán).

“Si se mira lo que pasa en Córdoba, Santa Fé (especialmente en Rosario) o Jujuy, el riesgo de una curva de esas características es que el sistema de salud se tense mucho y pueda saturarse porque la capacidad asistencial se limita. Uno puede preguntarse si esto era esperable y lo cierto es que sí, pero no en la magnitud que se está dando”, advirtió López.

Para Ricardo Teijeiro, médico infectólogo miembro de la Sociedad Argentina de Infectología, “todo esto que está pasando era esperable”. “La pandemia ingresó a la Argentina a través de CABA. Luego, siguió a la Provincia de Buenos Aires y ahora está fuerte en el interior del país. En algún momento iba a circular allí. Esto es una pandemia, no se puede controlar la circulación del virus. El problema radica en que muchos lugares del interior no se prepararon para esta situación. El desarrollo de casos y la circulación viral es inevitable. La clave está en hacerla más gradual”, manifestó consultado por este medio el especialista.

La situación actual en todo el país

El número de casos positivos llegó a 417.735, según el último reporte del Ministerio de Salud de la Nación (EFE)
El número de casos positivos llegó a 417.735, según el último reporte del Ministerio de Salud de la Nación (EFE)

El Ministerio de Salud de la Nación informó hoy que se registraron 70 muertes y que el total de víctimas fatales ascendió a 8.730, con una tasa de letalidad del 2,1% y una edad promedio de 72 años. De acuerdo a las estadísticas oficiales, en el país hay 191 muertos por cada millón de habitantes.

Al respecto, Cristina Freuler, médica infectóloga, jefa del Departamento de Medicina Interna del Hospital Alemán, explicó: “Las muertes son proporcionales a los números de contagio. En Argentina no tenemos una tasa de mortalidad que parezca mayor a la de otros países del mundo. Aunque también es preciso indicar que no se habla solo de una tasa de mortalidad. Hay tasas regionales que son mucho más fidedignas para tomar en cuenta”.

Con respecto a los contagios, el total de casos suma 417.735. El 70,1% de los infectados reside en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA), el 5,1% en Santa Fe, el 4,1% en Córdoba y el 3,5% en Jujuy. Se registraron más de 200 casos en Santa Fe, Córdoba, Mendoza y Tucumán. Cuando analizamos el promedio diario es 9553 caso en los últimos 7 días”, detalló Vizzotti.

“Estamos llegando al famoso pico inevitable en un mal momento -continuó Freuler- porque estamos transitando una cuarentena deshilachada. Es una cuarentena que no se está cumpliendo realmente bien. Y esto tiene mucha lógica. Es verdad que es fácil hablar con el diario del lunes, pero quizás hubiese sido más atinado hacer una cuarentena importante y bien restrictiva solo al principio de esta pandemia para reforzar el sistema sanitario. Estuvimos casi dos meses con una cuarentena estricta y sin casos. Si uno en ese momento hubiese aflojado las medidas, es probable que ahora, al aumentar los casos, uno la pudiera endurecer nuevamente y todos la respetarían más”.

Mientras que la ocupación de camas de terapia intensiva llega al 60,6% a nivel nacional, en el AMBA es del 68,8%. Hasta el momento, el total de pacientes recuperados llegó a 308.371. “La ocupación de camas es alta pero con cierta estabilidad que al sostenerse tanto en el tiempo genera un tensión en el personal y el sistema de salud. El AMBA es el único aglomerado urbano que se encuentra en aislamiento desde marzo”, informó Vizzotti, quien además precisó que “hay tensión en Jujuy, Mendoza, Salta y La Rioja” y que “hay no hemos podido detener la transmisión comunitaria en más de 16 distritos”.

Cuarentena localizada, testeos y planes de contingencia: las principales estrategias epidemiológicas

"Es verdad que es fácil hablar con el diario del lunes, pero quizás hubiese sido más atinado hacer una cuarentena importante y bien restrictiva solo al principio de esta pandemia para reforzar el sistema sanitario" (EFE)
"Es verdad que es fácil hablar con el diario del lunes, pero quizás hubiese sido más atinado hacer una cuarentena importante y bien restrictiva solo al principio de esta pandemia para reforzar el sistema sanitario" (EFE)

“Hay que tomar medidas desde el punto de vista epidemiológico, con aislamientos, control de contactos estrechos, y otras medidas para contener al virus. Al interior del país, más tarde o más temprano iba a llegar. Esa es la dinámica del virus, que se reproduce en gente susceptible”, aseveró Laurtaro De Vedia, infectólogo, ex presidente de la SADI.

“Una de las estrategias principales cuando aparecen estos brotes -que se ha utilizado en varios países del mundo- es la cuarentena localizada. Se implementó en Barcelona, Cataluña, Galicia y algunas ciudades de Italia. Se trata de cuarentenas cortas pero estrictas. Además, Argentina necesita testear más y utilizar más el plan DetectAR, una herramienta que deberíamos usar de forma intensa y permanente”, advirtió López.

Para Freuler,se deberían haber hecho a nivel de salud pública muchos más testeos para poder ir haciendo aislamientos selectivos, haciendo cuarentenas inteligentes mediante la selección de grupos de contactos en donde había muchos casos para de alguna forma, restringiendo al virus dentro de ese grupo y evitar que se disemine más”.

Sobre el futuro más cercano de la pandemia en nuestro país, el especialista aseguró: “Dentro de otros datos que resultan interesantes se encuentra el hecho de que cuando comience a bajar la curva lo va a hacer en escalones altos, no en caídas bruscas. Algo similar a lo que ocurrió en España o Francia. Vamos a observar que la curva se aplana en el AMBA, al cabo de dos o tres semanas va a seguir bajando en la Ciudad de Buenos Aires lentamente y luego va a amesetarse el conurbano bonaerense. Hay que trabajar con planes de contingencia, es decir de derivar a los individuos que uno especule que puedan estar en terapia intensiva a otras provincias o ciudades. También lo han hecho en Italia, Francia y España para no encontrarse con el sistema saturado”.

SEGUÍ LEYENDO:

Coronavirus en Argentina: cuáles son las 16 provincias en alerta por la suba de contagios y cómo continuará allí la cuarentena

Coronavirus en Argentina: las proyecciones de un biólogo apuntan a una alarmante cifra de muertes para Navidad

La cuarentena más larga del mundo, bajo la lupa de los expertos

MAS NOTICIAS

Te Recomendamos