Según advirtieron los expertos, la infección de transmisión sexual poco conocida pero cada vez más común podría convertirse en la próxima superbacteria (Getty Images)
Según advirtieron los expertos, la infección de transmisión sexual poco conocida pero cada vez más común podría convertirse en la próxima superbacteria (Getty Images)

La infección de Mycoplasma genitalium -también conocida como micoplasma genital- es fácil de pasar por alto y, si no se trata correctamente, puede ser causa de infertilidad. Si bien no siempre presenta síntomas o requiere tratamiento, puede pasarse por alto o confundirse con una infección de transmisión sexual diferente, como la clamidia.

La infección ha existido desde la década del 80, pero fue descubierta como una enfermedad de transmisión sexual (ETS) en noviembre de 2015 después de que un estudio revelara un vínculo entre la bacteria y las relaciones sexuales. La investigación concluyó que tanto para hombres como para mujeres, la infección estaba fuertemente asociada con un mayor número de parejas nuevas y sexo inseguro y no se detectaron infecciones en aquellos que no informaron experiencia sexual previa.

"Cuando se descubre el Mycoplasma genitalium se resuelve que tenía relación con varias enfermedades que se daban por transmisión sexual y que se contagiaba por vía sexual, que es muy difícil cultivarlo y no es tan fácil diagnosticarlo", explicó en diálogo con Infobae Gisela Castro, médica ginecóloga de planta del Hospital Penna y secretaria general de la Sociedad Argentina de Patología del Tracto Genital Inferior y Colposcopia.

La infección es una bacteria que en los hombres causa inflamación de la uretra y en las mujeres puede causar inflamación de los órganos reproductivos, generando entre otras cosas dolor durante las relaciones sexuales y algo de sangrado.

El diagnóstico erróneo y el tratamiento de la afección pueden llevar a que la infección se convierta en una superbacteria (Getty Images)
El diagnóstico erróneo y el tratamiento de la afección pueden llevar a que la infección se convierta en una superbacteria (Getty Images)

Dado que la condición puede pasar desapercibida o ser mal diagnosticada, no está claro cuántas personas la padecen. Algunos expertos en enfermedades infecciosas creen que aproximadamente el tres por ciento de las personas pueden estar infectadas a nivel mundial.

Para crear conciencia sobre la ETS, la Asociación Británica de Salud Sexual y VIH, BASHH por sus siglas en inglés, lanzó un borrador de directrices para el tratamiento y diagnóstico de la infección, en donde recomiendan una prueba diagnóstica específica y explicitan las claves para detectar la enfermedad.

“Como toda infección de los genitales, es muy frecuente en hombres y mujeres con HIV”

"Estas nuevas pautas se han desarrollado, porque no podemos permitirnos continuar con el enfoque que hemos seguido durante los últimos 15 años, ya que esto indudablemente conducirá a una emergencia de salud pública con la aparición del Mycoplasma genitalium como superbacteria", explicó Paddy Horner, coautor de las pautas.

Una superbacteria es una bacteria que se ha vuelto resistente a muchos de los antibióticos utilizados para tratarla. "Se la considera una potencial superbacteria porque al medicar en exceso cualquiera de estos gérmenes sin saber qué son, se favorece el crecimiento de una bacteria difícil de determinar", advirtió Castro.

En sus directrices, la BASHH solicita que se diagnostique a los pacientes mediante una prueba de MG precisa, y luego se realice un seguimiento para asegurarse de que sean tratados correctamente.

Síntomas e impacto en la infertilidad

En los hombres, la infección por Mycoplasma genitalium puede causar una uretra inflamada, lo que hace que orinar sea frecuente y doloroso (Getty Images)
En los hombres, la infección por Mycoplasma genitalium puede causar una uretra inflamada, lo que hace que orinar sea frecuente y doloroso (Getty Images)

Se habla del micoplasma mucho menos que de otras enfermedades de transmisión sexual más conocidas, como la clamidia, por lo que es probable que su conocimiento sea escaso.

Los síntomas en los hombres suelen ser principalmente uretritis o ardor al orinar, epididimitis o dolor en los testículos y proctitis. "En el caso de las mujeres, las cervicitis, enfermedad inflamatoria pelviana que afecta el útero, la trompa y los ovarios puede ser causa de infertilidad. Sin embargo, su relación no es tan grande como se pensó en un primer momento", advirtió Castro.

Para la doctora Olwen Williams, presidente de la asociación británica, es fundamental que las personas estén al tanto de la enfermedad debido al impacto que tiene en la fertilidad. "Hacemos un llamado urgente a los expertos en salud sexual para garantizar que implementen estas nuevas pautas", dijo, según el periódico inglés Daily Telegraph.

Si bien la aparición de la infección en mujeres suele ser asintomática en la mayoría de los casos, la disuria o dificultad o dolor en la evacuación de la orina, el sangrado poscoital, intermenstrual doloroso, la cervicitis y el dolor abdominal bajo son algunos de los síntomas femeninos. 

“Al no abordar este tema a pesar de las advertencias de los expertos, estamos decepcionando a los jóvenes de este país”, expresó Williams.

"Dada la incertidumbre sobre la historia natural y las implicaciones clínicas de la infección, especialmente en las mujeres, aquí informamos que, aunque la infección asintomática era común, encontramos una fuerte asociación con la hemorragia poscoital en las mujeres", advierte el primer estudio al respecto.

Los hombres pueden experimentar secreción acuosa, uretra inflamada y ardor, escozor y dolor al orinar. La clamidia y la gonorrea tienen síntomas similares, por lo que es fácil para los médicos diagnosticar mal a los pacientes.

Pruebas específicas y tratamientos

“Si bien existe una prueba específica, se trata de un cultivo que puede tardar meses en dar un resultado” (Getty Images)
“Si bien existe una prueba específica, se trata de un cultivo que puede tardar meses en dar un resultado” (Getty Images)

De acuerdo con las nuevas pautas publicadas por la Asociación Británica de Salud Sexual y VIH, la azitromicina es el antibiótico más efectivo para tratar la ITS. "Para tratarla se recomienda una primera dosis de 500 ml y luego unas en menor cantidad de 250 ml por día durante cinco días en total", especificó Castro. 

Sin embargo, según relató la experta, la persistencia de la infección se está empezando a ver y si bien existe otro antibiótico para tratarla, la moxifloxacina, en la Argentina no está registrado.

Embarazos y lactancia materna

“Sin embargo, no es un medicamento aconsejable para aquellas mujeres que se encuentren atravesando la lactancia materna”, sostuvo la especialista

Si bien los datos sobre la infección y su asociación con los resultados adversos del embarazo son limitados, se comenzó a relacionar con un pequeño aumento en el riesgo de parto prematuro y aborto espontáneo.

¿Cómo se previene?

La MG se previene mediante el uso de condones durante las relaciones sexuales (Getty Images)
La MG se previene mediante el uso de condones durante las relaciones sexuales (Getty Images)

Al igual que con otras infecciones de transmisión sexual, la MG se previene mejor mediante el uso de preservativos durante las relaciones sexuales. Aunque no hay garantías, el uso sistemático y correcto del condón reduce en gran medida las posibilidades de contraer o propagar una ITS, de acuerdo con los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades .

"Si la enfermedad es nueva o no, no lo sabemos. El concepto acerca de cómo se ve el flujo de la mujer fue cambiando, formando parte en la actualidad de una biopelícula y no de flujo como tal", concluyó la especialista.

SEGUÍ LEYENDO: