Los virus de papiloma humano (HPV por sus siglas en inglés) son una de las infecciones de transmisión sexual (ITS) más comunes que afectan a hombres y mujeres en todo el mundo. Hay más de 200 tipos diferentes de VPH, pero se sabe que la infección persistente por algunos de ellos causa ciertos tipos de cáncer, como por ejemplo, cáncer cervical, de pene, anal y orofaringeo. Otros tipos de HPV de bajo riesgo son responsables de las verrugas genitales. La mayoría de las personas sexualmente activas adquirirán al menos un tipo de este virus en algún momento de su vida, de ahí la importancia de su prevención primaria a través de una vacuna en forma oportuna.

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud, en todo el mundo, el cáncer de cuello uterino o cáncer cervical es la cuarta causa más frecuente de cáncer en la mujer. Se estima que unas 530.000 mujeres contraen esta enfermedad y 270.000 mueren a causa de ella cada año. El 85% de esos casos ocurren en las regiones menos desarrolladas del mundo.

La víctima menos pensada

Muchas veces, la infección por HPV llega a los niños al momento de nacer y producirles infecciones que pueden llegar a provocarles dificultades respiratorias u otras complicaciones. "Es posible que al momento del alumbramiento la madre presente verrugas genitales como consecuencia de haber adquirido el virus y transmitirle al bebé esta infección al pasar por el canal de parto. Si bien este escenario no es muy frecuente, al infectarse, el niño recién nacido puede desarrollar esas verrugas en la laringe, la tráquea e incluso se pueden extender a los pulmones", indicó la doctora María Teresa Rosanova, médica infectóloga, jefa clínica del Servicio de Infectología del Investigación Hospital de Pediatría S.A.M.I.C. "Prof. Dr. Juan P. Garrahan".

Los virus de papiloma humano (HPV por sus siglas en inglés) son una de las infecciones de transmisión sexual (ITS) más comunes que afectan a hombres y mujeres en todo el mundo (Getty Images)
Los virus de papiloma humano (HPV por sus siglas en inglés) son una de las infecciones de transmisión sexual (ITS) más comunes que afectan a hombres y mujeres en todo el mundo (Getty Images)

"Esto no lo vemos con demasiada frecuencia pero, cuando sucede, estamos ante un escenario de mucha gravedad ya que el paciente puede llegar a desarrollar una insuficiencia respiratoria y puede complicarse hasta provocarle la muerte. Hay tratamiento, pero también es importante decir que ninguno es efectivo al 100%", agregó.

Algún tiempo atrás, se solía indicar a los pacientes la aplicación de una inyección intralesional de cidofovir, un medicamento antiviral. Con el tiempo se fue ampliando el arsenal terapéutico y sus presentaciones. Hoy existen anticuerpos monoclonales aprobados para el tratamiento de estas lesiones y hay otros más en estudio y desarrollo. No obstante, de acuerdo a la mirada de la experta, es necesario resaltar el valor de la prevención para evitar llegar a esta instancia. "Esto es algo en lo que, como infectólogos y pediatras, solemos hacer hincapié", reflexionó.

Prevenir antes que curar

En Argentina, como en numerosos países, se realiza un abordaje integral para la prevención del HPV, con el objeto de disminuir la mortalidad ocasionada por los tumores asociados a la infección persistente por genotipos de alto riesgo de este virus. Esta estrategia consta de relevantes ejes como la prevención primaria a través de la educación sexual y la vacunación, así como también la prevención secundaria que incluye el tamizaje, detección precoz y tratamiento oportuno de las lesiones de alto riesgo.

La mejor herramienta de prevención contra el HPV es la vacuna. En nuestro país, la vacuna contra el HPV fue incorporada al Calendario Nacional de Vacunación en 2011. En ese entonces, se estableció la vacunación de las niñas de 11 años de edad nacidas a partir del año 2000. En un primer momento, el esquema impuesto por el Ministerio de Salud de la Nación constaba de 3 dosis de esta inmunización. "Después se vio, a partir de diversos estudios científicos, que ofrecer dos dosis en lugar de tres confería una respuesta inmune semejante, por lo que se resolvió cambiarlo. Esto también favorecía que se cumpliera mejor con el esquema de vacunación", indicó la experta.

La mayoría de las personas sexualmente activas adquirirán al menos un tipo de este virus en algún momento de su vida (Getty)
La mayoría de las personas sexualmente activas adquirirán al menos un tipo de este virus en algún momento de su vida (Getty)

A partir de 2017, el derecho de acceder a esta vacuna se extendió a los varones de 11 años nacidos a partir de 2006. "Esto no solo sirve para prevenir el cáncer asociado al HPV en el varón sino que, además, produce lo que se conoce como inmunidad de rebaño. Mediante esta estrategia, el varón inmunizado no va a transmitir esta infección a las mujeres y por eso se incluyó en el CNV para niños y niñas a partir de los 11 años de edad", agregó.

Tanto los niños como las niñas, entre 11 y 14 años de edad, cuentan con esta cobertura y deben recibir dos dosis separadas por 6 meses, de acuerdo a lo que establece la estrategia del Ministerio de Salud de la Nación. Sin embargo, a pesar de que la vacunación contra el HPV es gratuita y obligatoria para este grupo etario, las estadísticas muestran que las tasas de vacunación no son tan altas como deberían ser.

"Aún ahora, con un esquema de 2 dosis, solo el 50% de las nenas lo completa. Esto es gravísimo, porque contando con el acceso a esta herramienta de prevención de manera gratuita, resulta inadmisible que la mitad no complete las dosis necesarias para estar inmunizadas", alertó Rosanova.

Otros públicos

Hay más de 200 tipos diferentes de VPH, pero se sabe que la infección persistente por algunos de ellos causa ciertos tipos de cáncer (Getty Images)
Hay más de 200 tipos diferentes de VPH, pero se sabe que la infección persistente por algunos de ellos causa ciertos tipos de cáncer (Getty Images)

La vacuna también está recomendada para mujeres y niñas a partir de los 9 años; varones entre los 9 y los 26 años, especialmente en hombres que tengan sexo con hombres. Asimismo, el Estado provee la vacuna en forma gratuita a personas que conviven con VIH y trasplantadas entre 11-26 años con un esquema de 3 dosis.

A partir de los 15 años de edad, el esquema consiste en 3 dosis en el que se aplica la segunda dosis a partir de la primera y una última dosis 6 meses después de la segunda (0, 1 y 6).

"La existencia de este importante medio de prevención con dos dosis de vacunas y el acceso gratuito que garantiza su inclusión en el Calendario Nacional de Vacunación, hace que no debamos perder nunca la oportunidad de indicar no solo esta vacuna sino todas las incluidas en el calendario a nuestros pacientes", la señaló infectóloga.

¿Por qué es importante vacunarse contra el VPH?

Aquellas personas alérgicas a los componentes de la vacuna y las mujeres embarazadas no pueden recibir esta inmunización (Getty Images)
Aquellas personas alérgicas a los componentes de la vacuna y las mujeres embarazadas no pueden recibir esta inmunización (Getty Images)

Aunque el mayor beneficio se obtiene si se aplican antes de iniciar la vida sexual activa, también son útiles en jóvenes y adultos. Se indican para prevenir las lesiones por HPV que pueden causar desde verrugas genitales o en las cuerdas vocales, hasta cáncer de cuello uterino, de vulva, vagina, pene, ano, recto u orofaríngeo.

Por lo general, esta infección no presenta síntomas característicos y, por eso, mucha gente está infectada sin saberlo. Puede provocar verrugas genitales y lesiones que, al malignizarse, pueden producir distintos tipos de cáncermencionados. Aún las mujeres que reciban la vacuna deben realizar un control ginecológico anual.

Contraindicaciones

Aquellas personas alérgicas a los componentes de la vacuna y las mujeres embarazadas no pueden recibir esta inmunización. Quienes tengan fiebre mayor a 38º C o estén cursando una enfermedad aguda de moderada a severa deberían consultar al médico para que éste les indique si pueden recibirla o no.

HPV y el sexo seguro

Se transmite por contacto sexual, ya sea genital u oral, aunque no haya habido penetración. "Aquí hay un punto importante a aclarar. Es importante el uso del preservativo para evitar la infección de otras ITS pero no con el HPV ya que aún sin penetración puede ser transmitido y, lo peor de todo es que es asintomática en un alto porcentaje", indicó la experta. Esto quiere decir que puede suceder que ninguno de los sujetos de una pareja sexual sepa que traía o que contrajo la infección a partir de un encuentro. Además, el índice de transmisión del HPV es altísimo, ya que se calcula que entre un 50 y un 80% de las personas sexualmente activas pueden infectarse.

No obstante, de acuerdo a la infectóloga, es importante aclarar que no todas las personas que contraen el virus van a desarrollar cáncer.

SEGUÍ LEYENDO