A pesar que el mayor beneficio se obtiene cuando se aplica antes de iniciar la vida sexual, la vacuna también es útiles en jóvenes y adultos. (Getty Images)
A pesar que el mayor beneficio se obtiene cuando se aplica antes de iniciar la vida sexual, la vacuna también es útiles en jóvenes y adultos. (Getty Images)

Los virus del papiloma humano -VPH o HPV del inglés human papillomavirus- son una de las causas más frecuentes de infecciones de transmisión sexual en el mundo.

Según el análisis de distintos estudios científicos acerca de la frecuencia de la infección y enfermedades por VPH en Latinoamérica, realizado por la Organización Panamericana de Salud conjuntamente con otras entidades de jerarquía, la prevalencia global del VPH en Latinoamérica y el Caribe oscila entre el 20 y el 30 por ciento en mujeres de 15 a 24 años. Luego decrece con la edad hasta los 50 años donde se registra un nuevo
aumento -20%-.

El VPH se contagia solo por contacto sexual

"Se calcula que al menos la mitad de las mujeres y hombres sexualmente activos contraerán la infección en algún momento de sus vidas y, dentro de este grupo, por lo menos el 80% de mujeres habrá contraído una infección genital por VPH al llegar a los 50 años", alertó al ser consultada por Infobae, la médica infectóloga Hebe Vázquez (MN58353), coordinadora médica de Vacunas en el Adulto de Helios Salud.

¿Cómo se transmite?

Los VPH se transmiten por contacto sexual – tanto genital como oral – aunque no haya habido penetración. La mayoría de las personas que adquieren el virus, lo eliminan sin desarrollar lesiones.

En otras personas, la infección persistente puede producir verrugas genitales o ciertos cambios en el cuello uterino, pero sin verdadera relevancia – VPH de bajo riesgo -, o bien lesiones premalignas que a través de los años se pueden transformar en cáncer de cuello uterino – VPH de alto riesgo -.

El VPH de ‘alto riesgo’ se conoce como la causa principal y prácticamente única del cáncer cervical. También en la mujer causan cáncer de vulva, vagina y ano y, con menos frecuencia, de garganta

El CCU – cáncer de cuello uterino – constituye la segunda causa de muerte por cáncer en las mujeres en todo el mundo. Su incidencia mundial es de 530.000 casos por año (85% de los episodios ocurren en países en desarrollo) y su mortalidad de 275.000 muertes.

Es importante hacerse los chequeos periódicos con el ginecólogo (Getty Images)
Es importante hacerse los chequeos periódicos con el ginecólogo (Getty Images)

En el 2012, más de 83.000 mujeres fueron diagnosticadas de cáncer cervicouterino y casi 36.000 fallecieron por esta enfermedad en las Américas. De acuerdo con las estadísticas del Ministerio de Salud, en Argentina se diagnostican cada año aproximadamente 5000
casos nuevos de CCU y mueren aproximadamente 1800 mujeres a causa de la enfermedad.

Según los expertos de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) y de la Organización Mundial de la Salud (OMS), si no se optimizan o implementan las medidas de prevención, diagnóstico y tratamiento precoces del cáncer uterino, el número de muertes en las Américas aumentará en un 45% en el 2030, lo que afectará seriamente a sus familias y comunidades.

La prevención salva vidas

"Como sabemos, es importante que toda mujer consulte periódicamente a su ginecólogo, quien podrá a través de los exámenes clínico y complementarios como colposcopia y tamizaje cervical -prueba de Papanicolaou -, detectar precozmente lesiones del tracto genital e implementar un tratamiento temprano y adecuado. Además, las vacunas preventivas constituyen una herramienta fundamental", aconsejó la Dra. Vázquez de Helios Salud.

¿Por qué es importante vacunarse contra el VPH?

Aunque el mayor beneficio se obtiene si la persona se inmuniza antes de iniciar la vida sexual activa, también la vacuna es útil en jóvenes y adultos. Se indica para prevenir las lesiones por VPH que pueden causar desde verrugas genitales o en cuerdas vocales, hasta cáncer de cuello uterino, de vulva, vagina, ano, recto u orofaríngeo.

Las personas alérgicas a los componentes, las embarazadas y quienes tengan fiebre mayor a 38 C o estén cursando una enfermedad aguda de moderada a severa deben consultar a su médico antes de vacunarse

La vacuna bivalente aprobada para la prevención del cáncer de cuello de útero, vulva y vagina y ano a partir de los 9 años, y la vacuna cuadrivalente aprobada a partir de los 9 años para la prevención del cáncer de cuello de útero, vulva y vagina, cáncer anal y verrugas genitales son las dos que se encuentran disponible en la Argentina.

¿Quiénes deben aplicarse la vacuna?

-Según el calendario nacional de inmunizaciones, los niños y niñas deben aplicarse la vacuna cuadrivalente a los 11 años – Calendario Nacional-.

Varones y mujeres entre 11 y 26 años que vivan con HIV y quienes hayan sido trasplantados -órganos sólidos o células hematopoyéticas-, deberán recibir la vacuna cuadrivalente contra el VPH.

Las personas aptas para aplicarse la vacuna son las mujeres y varones a partir de los 9 años de edad a fin de prevenir las enfermedades asociadas al VPH.

¿Cada cuánto se aplica la vacuna?

2 dosis 0- 6 meses hasta los 13 años inclusive.

3 dosis (0, 1 ó 2 y 6 meses) a partir de los 14 años.

Para aquellos hombres y mujeres que aún no se hayan vacunado contra el VPH (HPV) y requieran más información, Helios Salud cuenta con una línea directa de admisión: 011 4363 7499.