Miguel Ángel Toma habló sobre el informe de inteligencia desclasificado: “Se describió a Irán como Estado terrorista”

El ex titular de la SIDE se refirió a su actuación en la investigación del 2003 del atentado a la AMIA que fue presentada ante la Justicia y que se hizo pública. Detalles, recuerdos y el rol que tuvieron el fallecido fiscal Nisman y el agente Stiuso

Guardar

Nuevo

Una imagen dolorosa del atentado impune a la AMIA
Una imagen dolorosa del atentado impune a la AMIA

El ex secretario de Inteligencia del Estado (SIDE), Miguel Ángel Toma, habló con Infobae sobre la decisión del juez federal Ariel Lijo de desclasificar el informe que elaboró y presentó en 2003 sobre el atentado a la AMIA, en el que describió la responsabilidad de la cúpula de la república teocrática de Irán. El trabajo, titulado “Temática: A.M.I.A. la conexión internacional. El esclarecimiento del atentado terrorista y la individualización de sus autores”, también revela detalles sobre el rol de la personas que perpetraron el ataque y sus contactos en Paraguay, Chile y Brasil. Y mencionó el paso por Argentina de Samuel El Reda, uno de los líderes de la célula de Hezbollah acusada de volar la AMIA.

–¿De qué se trata el “Informe Toma” sobre el atentado a la AMIA que desclasificó la Justicia?

–El informe tiene algo más de 200 páginas. Es lo que se llama el nodo o núcleo que sintetizó todos los elementos que jugaron en relación al atentado. Cada uno de esos capítulos o títulos que están dentro de ese nodo o informe central remite a una carpeta específica, con lo cual el informe pasa a tener cerca de 10.000 páginas. Lo que desclasificó el juzgado es el nodo o síntesis central, no cada uno de los agregados, porque ahí figuran nombres, testimonios, fuentes, metodologías de trabajo. Todo elemento probatorio que hace que el informe no sea simplemente un informe de inteligencia, sino un informe de inteligencia que es judicializable, porque tiene prueba que sostiene cada una de las afirmaciones.

–¿Qué detalles tiene el informe y por qué ahora puede ser desclasificado?

–Insisto porque es importante, lo que desclasificó el juzgado de Lijo es la síntesis central donde se tiene una visión completa de las empresas de cobertura, de la metodología de accionar, de las mezquitas, de la estructura de inteligencia iraní y todos los detalles vinculados a cómo se decidió y ejecutó el atentado. En el informe se narró absolutamente todo: cada una de las partes remitió después a diversas carpetas, que tienen pruebas e indicios y que se mantienen clasificadas.

El ex secretario de Inteligencia, Miguel Ángel Toma, habló sobre el informe desclasificado sobre el atentado a la AMIA (foto Gaston Taylor)
El ex secretario de Inteligencia, Miguel Ángel Toma, habló sobre el informe desclasificado sobre el atentado a la AMIA (foto Gaston Taylor)

–¿Qué relación tuvo ese informe con el trabajo que hizo el fiscal Alberto Nisman?

–Alberto Nisman, cuando fue nombrado al frente de la UFI AMIA, se basó en ese informe para desarrollar y profundizar su investigación. Es la clave central de todo lo que después se fue dando, que culminó -aunque parezca mentira, 20 años después- en la resolución que adoptó la Cámara Federal Penal, de Carlos Mahiques, que determinó en base a ese documento y en base a las profundizaciones que hizo Nisman que Irán es un Estado terrorista. Esto fue fundamental porque cambió la naturaleza del encuadre del atentado. Ese informe es la clave para cambiar la percepción y la comprensión del accionar del terrorismo islámico en cabeza de Irán y con su brazo armado, Hezbolah.

–¿Qué recuerdos tiene de la elaboración del informe?

–El informe para mí fue un hito como jefe de la Inteligencia. Rescato de aquel momento el equipo que tenía. Ese informe pudo hacerse por la calidad de los oficiales de inteligencia que intervinieron. Cuando llegué a la Secretaría tuve que resolver una serie de cuestiones y tomar resoluciones que hacían a la vida interna. Había que juntar los pedazos que se habían ido dividiendo, porque si no se juntaban todos los elementos era imposible.

Lo mío fue justamente eso: juntar todos los elementos que estaban dispersos en las distintas áreas de la estructura de la SIDE, que yo conocía desde hacía mucho tiempo. Desde el año 92, cuando hacemos la Ley de Seguridad Interior y creamos la Comisión Bicameral de Seguimiento de los Organismos de Seguridad y de Inteligencia, la presidí durante diez años. Tenía conocimiento cabal de lo que era toda la estructura de inteligencia y, particularmente, cómo había sido el proceso de investigación sobre la AMIA.

Como venía con diez años de experiencia y había sido también secretario de Seguridad, del 97 al 99, tenía también la visión desde la inteligencia criminal, no sólo de la inteligencia estratégica. Eso me permitió tomar todas las medidas de ordenamiento interno y poner en cabeza del director de Operaciones, que era Antonio “Jaime” Stiuso, el desarrollo y la redacción final, que por supuesto controlé yo sistemáticamente.

Eso fue para mí lo fundamental, que demuestra la importancia de tener una estructura de inteligencia profesional. Ese informe hoy sería imposible de hacerlo, por el deterioro que hicieron de la estructura de inteligencia, se echaron a los mejores cuadros. Está totalmente destruido, nada que ver con lo que pude desarrollar en su momento.

–¿Qué se puede precisar del contenido del informe?

–El informe explicó cómo se elaboró y cómo se llevó a cabo el atentado. El informe incluyó la sumatoria de una serie de elementos que se venían desarrollando desde el año 94, cuando se produjo el atentado, no fue nacido de la nada. Lo que hubo que hacer fue ordenar todo lo que existía desordenadamente y que, en algunos casos, estaba intencionalmente segmentado. Se tomó todo lo que había y se resolvieron todos los conflictos internos, tomando decisiones con mano de hierro.

Había que resolver la interna que había quedado dentro de la estructura. Había dos áreas: un área que era la Sala Patria y otra que era Contrainteligencia. Tuve que resolver esa interna y echar a algunos personajes complicados de Sala Patria y colocar todo en un mismo punto bajo mi directa conducción.

El informe en sí mismo es una denuncia muy clara de las responsabilidades del atentado. Las resoluciones internas que tuve que tomar estaban vinculadas a conflictos internos que impedían sintetizar lo que estaba ahí pendiente.

–A Stiuso el kirchnerismo lo cuestionó con mucha dureza.

–Stiuso es el mejor oficial de inteligencia que conocí -y durante tantos años conocí a los mejores de acá, de Medio Oriente, del Norte- y Stiuso es de los mejores. El problema de una estructura de inteligencia no es lo que hacen sus oficiales, sino quién la conduce y adónde va. La estructura de la Secretaría fue diezmada por AMIA. Cuando el gobierno kirchnerista en el 2010 decide alinearse con los malos del barrio y comienza a trabajar en el Memorándum con Irán, todo lo que había hecho la Secretaría, en cabeza de Nisman y con el apoyo de Stiuso, le era absolutamente disfuncional, era una piedra en el zapato.

En este informe quedó claro que la responsabilidad de Irán fue total y de Hezbollah. Por eso había que destruir todo lo que se había elaborado. Como se negaron a hacerlo -tanto Nisman como Stiuso- terminó Nisman asesinado y Stiuso echado en el 2014 en la purga que hace el Gobierno.

Manifestantes reclamando justicia para las víctimas del ataque de la AMIA de 1994
Manifestantes reclamando justicia para las víctimas del ataque de la AMIA de 1994

–¿Por qué se hizo una purga?

–Porque tenían que tirar todo lo que se había elaborado y trabajado durante tanto tiempo, porque les impedía avanzar en ese acuerdo con Irán. No se podía hacer un Memorándum con Irán cuando se sabía y estaba demostrado que fueron responsables de matar 85 argentinos. Más los de la embajada, porque fue la misma estructura y la misma matriz.

–¿Los dos atentados?

–Sí. Fue la misma matriz, absolutamente. Eso se planteó en el informe. Por eso a Stiuso lo demonizaron, porque era la piedra en el zapato. Stiuso y Nisman eran piedras en el zapato, entonces había que destruirlos. A uno lo mataron y al otro lo demonizaron y se salvó porque se asiló en Estados Unidos.

–¿Si se hubiese tomado en cuenta el informe y se hubiese proseguido con esta línea, cree que podría haber tenido antes Justicia el caso de AMIA?

–El problema es mucho más complicado, porque en el 2003 todo fue entregado a Juan José Galeano, que era el juez de la causa. Después se lo sacó a Galeano y eso demora todo. Recién cuando asumió la causa Rodolfo Canicoba Corral se pidieron las famosas circulares rojas de Interpol para los siete involucrados, que eran desde el ministro de Defensa de Irán hasta el Ministro de Propaganda, toda la cúpula del gobierno de Irán. Fue una demora muy grande.

–Si usted tuviera que resumir lo que se significa ese informe, ¿qué diría?

–Es poner en blanco y negro varias cosas: desde cómo se planeó y ejecutó el atentado, a cómo se constituyó la matriz terrorista de Irán. Irán es un Estado terrorista y en el informe está la matriz perfectamente desarrollada.

Guardar

Nuevo

Últimas Noticias