Impulsan una ley en CABA para que no sea obligatorio poner nombre, apellido y foto en el Currículum Vitae

El proyecto es una iniciativa del legislador de Vamos Juntos, Diego García Vilas. Acompañan desde el oficialismo y también desde la oposición. Los detalles

Impulsan una ley en CABA para que no sea obligatorio poner nombre, apellido y foto en el Currículum Vitae
Impulsan una ley en CABA para que no sea obligatorio poner nombre, apellido y foto en el Currículum Vitae

A fin de impedir “todo sesgo discriminatorio que imposibilite la igualdad de trato y oportunidades” por parte de los empleadores, los legisladores porteños dieron dictamen a un proyecto para que no se requiera la inclusión en el Currículum Vitae de las personas que buscan trabajo de datos como el nombre y apellido, así como fotos y videos, tanto en el sector público como en el privado.

La iniciativa fue acompañada por los legisladores del oficialismo y de la oposición de la Comisión de Desarrollo Económico a instancias de un proyecto del legislador de Vamos Juntos Diego García Vilas, que tuvo la incorporación de algunos artículos propuestos por la bancada del Frente de Todos, detalló la agencia Télam.

La medida apunta a “promover la igualdad de oportunidades en la identificación del talento, reclutamiento y el acceso laboral en condiciones de equidad y no discriminación”.

Para ello, plantea “con carácter obligatorio la Búsqueda Laboral equitativa para todos/as los/las empleadores/as del sector público y privado, consultoras de selección de personal, plataformas o portales de búsqueda y cualquier otro intermediario a través de los cuales se ofrezcan y demanden puestos de trabajo y se permita la carga y envío de currículums, en el ámbito de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires”.

Las ofertas de empleo no podrán contener restricciones por motivos tales como edad, raza, etnia, religión, nacionalidad, ideología, opinión política o gremial, sexo, género, estado civil, posición económica, condición social, caracteres físicos, discapacidad, residencia, responsabilidades familiares o antecedentes penales de quienes hayan cumplido la totalidad de su condena y cualquier otro dato que no fuera imprescindible para el trabajo que se ofrece”, dispone.

Y agrega que “en las ofertas de empleo tampoco se podrá requerir de manera obligatoria y excluyente la remisión de videos, fotografías, imágenes, audios, nombre y apellido completo o cualquier otro dato que permita su identificación en redes sociales”.

(iStock)
(iStock)

“La búsqueda laboral equitativa minimiza la probabilidad de discriminación, al menos durante las primeras fases del proceso de selección de personal, de esta forma los aspirantes pueden competir en igualdad de trato y oportunidades”, indicó García Vilas.

Además, desde su cuenta en Twitter, el legislador agregó: “Solo la capacidad para realizar una tarea debe ser relevante frente a una búsqueda laboral. El Currículum Equitativo busca evitar la discriminación e igualar oportunidades”.

“Creemos en serio en la igualdad de oportunidades. Sesgos discriminatorios por edad, sexo, procedencia o estado civil no pueden obturar las posibilidades de quienes se esfuerzan y quieren vivir mejor. Por eso impulsamos una búsqueda laboral equitativa”, insistió García Vilas.

Respecto a cuál es el objetivo de esta iniciativa, el legislador precisó: “Queremos instrumentar un mecanismo de búsqueda laboral ecuánime en la Ciudad, que promueva un cambio cultural más profundo. Nos parece fundamental erradicar cualquier dato personal que no sea imprescindible para el trabajo solicitado y que pueda resultar discriminatorio. Creemos que la creación de empleo es el camino para recuperar la economía, pero esto no puede darse a costa de discriminaciones etarias, de género o de cualquier otro tipo. Todos los vecinos merecemos las mismas oportunidades”.

También en declaraciones al portal de la legislatura porteña, indicó cuáles son los estándares que se modifican para las ofertas laborales: “Se busca que en la oferta laboral no se incluyan requisitos, que aparten gente que puede desarrollar la tarea, por ejemplo la edad. Muchos anuncios establecen que se requiere alguien de 25 a 40 años. Creemos que este tema o también el de excluir el nombre y apellido, permite evitar una discriminación por género o por edad, y facilita que se pueda elegir un hombre o una mujer. Asimismo con la dirección. Si quien solicita el empleo vive en un barrio considerado peligroso, puede resultar una causal de exclusión de la posibilidad del empleo”.

El proyecto de ley

SEGUIR LEYENDO

TE PUEDE INTERESAR