La embajadora Galit Ronen contó cuáles fueron las distintas estrategias de Israel para frenar el coronavirus

En un seminario virtual organizado por la UCEMA, afirmó que el país de Medio Oriente se encuentra “saliendo de la tercera ola” y resaltó: “El COVID nos enseñó cuán chico es el mundo, nadie se salva solo”

Galit Ronen, embajadora de Israel en la Argentina (Crédito: Santiago Saferstein)
Galit Ronen, embajadora de Israel en la Argentina (Crédito: Santiago Saferstein)

En un seminario virtual organizado por la UCEMA, Galit Ronen, la embajadora de Israel en la Argentina, disertó sobre las distintas estrategias utilizadas por el país de Medio Oriente para hacerle frente a la pandemia de coronavirus. En ese marco, afirmó que en la actualidad Israel cuenta con “75% de la población vacunada” y que están “saliendo de la tercera ola”. Asimismo, resaltó que “el COVID nos enseñó cuán chico es el mundo”, porque “nadie se salva solo”.

El evento, denominado “Israel frente al COVID-19: aprendizajes y perspectivas”, fue moderado por el rector de la UCEMA, Edgardo Zablotsky, y por el director de la Licenciatura de Ciencias Políticas, Alejandro Corbacho. “Se puede aprender tanto de lo malo que hemos hecho como de lo bueno que hemos hecho. Pensamos que estamos tres meses o algunos meses adelante de lo que está pasando en Argentina”, comenzó contextualizando Ronen, quien luego realizó un resumen de las distintas etapas de la pandemia.

“Entendimos muy rápido que había un problema con el COVID y cerramos el país bastante rápido. La primera ola la pasamos relativamente bien, con números bajos y abrimos muy rápido, demasiado rápido. Luego llegamos a tener más de 10 mil casos por día, que es mucho para nosotros, y se cerró dos veces mas con cuarentena estricta. Cuando bajó otra vez el número de contagios, abrimos otra vez”, comentó sobre la primera ola de casos positivos.

Posteriormente, en diciembre de 2020, “comenzó la segunda ola y la vacunación al mismo tiempo”. Así, la cifra de contagios recién comenzó a bajar cuando “llegamos al 60% de la población vacunada”, explicó la embajadora.

“Estuvimos bien, sin barbijos ni adentro y afuera, sin problemas, hasta que llegó Delta. No entendíamos cómo pasó con tanto porcentaje de población vacunada. Resulta que con la (vacuna) Pfizer, después de seis meses, la inmunización baja del 90 y pico por ciento al 50. entonces comenzamos a dar la tercera vacuna de Pfizer y pasó lo mismo, demoró tiempo hasta que vimos el efecto del refuerzo”, dijo con respecto a la tercera ola, de la que consideró que “estamos saliendo”.

En esa misma línea, Ronen afirmó: “Más del 75 por ciento está vacunado, sólo faltan los que no quisieron o no se pudieron vacunar, los niños menores de 12 años, que la FDA (Administración de Medicamentos y Alimentos de Estados Unidos) va a decidir la semana que viene. Pero todos los mayores de 12 años que quisieron ser vacunados, están vacunados”.

Recientemente, Galit Ronen fue recibida entre otros embajadores por Santiago Cafiero, a quien ya conocía por una serie de reuniones realizadas con el fin de avanzar en una cooperación conjunta entre Argentina e Israel para la gestión de la pandemia
Recientemente, Galit Ronen fue recibida entre otros embajadores por Santiago Cafiero, a quien ya conocía por una serie de reuniones realizadas con el fin de avanzar en una cooperación conjunta entre Argentina e Israel para la gestión de la pandemia

A su vez, consultada por las perspectivas a corto plazo, la embajadora buscó transmitir cautela: “No sabemos si vamos a necesitar una vacuna cada 6 meses o con la tercera es suficiente. Es una enfermedad nueva y estamos aprendiendo en el camino. Todo lo que hacemos lo compartimos con los demás países. El COVID nos enseño cuán chico es el mundo, nadie se salva solo”.

Asimismo, opinó que “van a aparecer nuevas mutaciones”, pero no se sabe si podrían ser “más o menos contagiosas”. “El asunto es que Delta fue más contagiosa y además bajó la inmunidad de las vacunas”, dijo, pero destacó que hasta ahora las inoculaciones funcionaron contra “todas las cepas que aparecieron”.

Con respecto a la campaña de vacunación, Ronen expuso que “sólo usamos Pfizer y un poquito de moderna” y que para ingresar desde el exterior a Israel, que abrirá sus fronteras el 1° de noviembre “se van a pedir las dos dosis de las vacunas que aprobó la FDA”. “Sólo falta la Sputnik (Rusia) y la de Cuba que nadie está usando, salvo en la propia Cuba”, aclaró.

En relación a la situación en las escuelas, la embajadora explicó que “están abiertas, aunque los niños menores de 12 años no están vacunados”. Y detalló: “Se manda un kit para que se hagan el test rápido diariamente antes de ir e ingresan con el certificado del test o el pasaporte verde los que están vacunados. No solo los niños, tambien profesores y todos”.

Por último, Ronen opinó sobre las causas que convirtieron a Israel en una referencia mundial en la lucha contra el coronavirus: “Somos 9,2 millones de habitantes y tenemos el tamaño de la provincia de Tucumán, entonces somos un buen laboratorio para el mundo”. Y concluyó: “Hay una idea judía que traducida significaría ‘el mejoramiento del mundo’, que la responsabilidad de cada uno de nosotros es dar su apoyo para que el mundo sea mejor. El Estado de Israel está tratando de hacer esto”.

SEGUIR LEYENDO

TE PUEDE INTERESAR