Industria del cannabis: el Gobierno presentará el proyecto de ley que regulará la producción de derivados de la planta

El ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, expondrá el contenido de la regulación ante el Consejo Económico y Social este miércoles en el Museo del Bicentenario

El miércoles 2 de junio el ministro Matías Kulfas presentará el proyecto de ley que regulará la producción industrial de la planta de cannabis (REUTERS)
El miércoles 2 de junio el ministro Matías Kulfas presentará el proyecto de ley que regulará la producción industrial de la planta de cannabis (REUTERS)

A la par que muchos países comenzaron a revisar los prejuicios y posiciones que durante el siglo XX tuvieron sobre la planta de cannabis -un recurso que fue clave durante siglos para el desarrollo de las economías de naciones e imperios del planeta-, el Estado nacional hace su parte. El ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, presentará mañana ante el Consejo Económico y Social el proyecto de ley que buscará la aprobación en el Congreso y activar todas las aristas de la industria del cannabis, no sólo para uso medicinal.

La actividad será a partir de las 17 en el Museo del Bicentenario. Kulfas estará junto al presidente del Consejo Económico y Social, Gustavo Béliz, más la ministra de Salud, Carla Vizzotti y sus pares de Ciencia, Tecnología e Innovación de la Nación, Roberto Salvarezza; y el de Agricultura, Ganadería y Pesca, Luis Basterra. Los funcionarios del Gobierno presentarán a consejeros, académicos, legisladores, gobernadores y referentes del incipiente sector del cannabis el proyecto “Marco regulatorio para el desarrollo de la industria del cannabis medicinal y el cáñamo industrial”. Desde allí será enviado directamente al Palacio Legislativo para su tratamiento.

Según anunciaron en el Gobierno, el proyecto comprende las etapas de producción y comercialización nacional de la planta de cannabis, sus semillas y sus productos derivados afectados al uso medicinal, incluyendo la investigación científica, y al uso industrial, y también la posibilidad de exportación de materias primas y productos terminados. El objetivo es “el desarrollo nacional de la cadena productiva”, aclararon.

Si bien no se filtró ni una línea del proyecto de ley, desde Casa Rosada adelantaron que en el proyecto “cooperativas del sector y PyMEs tendrán un espacio importante para fomentar el desarrollo de la industria”. Este dato no es menor porque la novedad genera inquietud en una parte importante del negocio del cannabis que ya existe y está comprendida por los grow shops, las distribuidoras de productos que se comercializan en estos locales y también, cultivadores que hoy trabajan en la clandestinidad.

Con la planta de cannabis y sus componentes se pueden producir infinidad de alimentos: desde aceites ricos en Omega 3 a bebidas con CBD para aliviar los dolores en los deportistas (REUTERS)
Con la planta de cannabis y sus componentes se pueden producir infinidad de alimentos: desde aceites ricos en Omega 3 a bebidas con CBD para aliviar los dolores en los deportistas (REUTERS)

Tal como confirmó la diputada del Frente de Todos Mara Brawer, creadora de un proyecto de ley similar presentado a fines del año pasado, el borrador de mañana contempla la creación de una Agencia Nacional. “Será un ente autárquito, que unirá lo medicinal y lo industrial con independencia financiera económica y funcional integrado por distintos ministerios. Va a regular la importación, la producción, la exportación y dará los permisos. El recorrido en esa agencia será mucho más simple que el del cannabis medicinal. No es lo mismo construir un anteojo, una silla, un ladrillo o una tela que un producto medicinal”, explicó Brawer a Diputados TV.

El Ministerio de Desarrollo Productivo trabajó en este proyecto desde el año pasado. De hecho, Kulfas encargó durante 2020 la confección de un informe dentro de la serie “Documentos para el Desarrollo Estructural” a los especialistas del Conicet Andrés López y Sebastián Gómez Roca, que mañana estarán en la presentación.

En Argentina ya existen varios proyectos productivos relacionados exclusivamente a la industria del cannabis para uso medicinal. El caso más difundido es el de Cannava, la empresa estatal jujeña creada por el gobernador de esa provincia, Gerardo Morales, y comandada por su hijo Gastón.

La planta de cannabis sirve también para hacer jabones, cremas y todo tipo de productos cosméticos saludables (REUTERS)
La planta de cannabis sirve también para hacer jabones, cremas y todo tipo de productos cosméticos saludables (REUTERS)

También existen otros emprendimientos 100% públicos, como los que llevan adelante las provincias de Misiones y San Juan; empresas mixtas, como la del gobierno de La Rioja o la Municipalidad de San Pedro (provincia de Buenos Aires), iniciativas como las de la agrupación cannábica Ciencia Sativa en conjunto con el INTA Río Negro; o totalmente privadas, como las de la Droguería ABP o Pampa Hemp. El sector privado seguramente “invada” el mercado una vez que la ley se apruebe y es una de las expectativas de las organizaciones solidarias, que también estén incluidas.

Por eso de la presentación de este miércoles también participarán, de manera virtual, el gobernador de La Rioja, Ricardo Quintela; el gobernador de Jujuy, Gerardo Morales; las diputadas nacionales Mara Brawer y la entrerriana Carolina Gaillard, que también hizo un aporte clave para la redacción del proyecto, como la senadora de la Nación Anabel Fernández Sagasti.

Se estima que el proyecto de ley que presentará Kulfas contemplará el cultivo, procesamiento, transporte, venta y utilización (incluyendo fines de investigación) con variedades producidas que tengan un contenido de THC por debajo de un cierto umbral que no habilite el consumo adulto o “recreativo”, directamente ligado a la ley de drogas vigente y cuya modificación sigue siendo una deuda de todos los gobiernos. En Estados Unidos, por caso, se permite a nivel federal el desarrollo de esta industria pero con hasta 0,3% de THC.

Un cultivo de cannabis industrial en Peruwelz, Bélgica, similar a los que podrán establecerse en el país con la nueva ley (REUTERS)
Un cultivo de cannabis industrial en Peruwelz, Bélgica, similar a los que podrán establecerse en el país con la nueva ley (REUTERS)

Una ley de estas características habilitaría a emprendedores privados, empresas y organismos públicos, instituciones del sistema de salud y universidades y centros de investigación a que puedan explorar las posibilidades tecnológicas, productivas y comerciales de la planta (prohibida en 1936 en Estados Unidos y luego en el mundo, pero con un uso ancestral) para desarrollos innovadores y el mercado nacional e internacional.

El uso del cannabis “no recreativo” en Argentina es cada más más expansivo. Con una regulación de la industria, podrían fabricarse y comercializarse todo tipo de productos hechos a base de esta planta: desde cremas y jabones hasta textiles (incluida ropa), bebidas, alimentos, autopartes, cosméticos, materiales de construcción, bioplástico o biocombustibles, entre muchos otros.

Según una estimación básica contemplada en el trabajo hecho por López y Gómez Roca, el negocio de la industria del cannabis podría tener un movimiento solo dentro del mercado interno de 450 millones de dólares en el corto o mediano plazo.

Material aislante para la construcción de viviendas hecho con la fibra del cannabis, o cáñamo (REUTERS)
Material aislante para la construcción de viviendas hecho con la fibra del cannabis, o cáñamo (REUTERS)

Desde el Gobierno, en especial con la iniciativa de Gaillard, se piensa en una nueva ley de uso medicinal que reemplace a la actual 27.350, que no cubre todas las necesidades de los usuarios y productores. Esta podría ser la oportunidad de acercarse a una legislación integral, que contemple el acceso no sólo al producto por parte de los pacientes (algo que recién empieza a funcionar en Argentina, y con cierta dificultad todavía para que los médicos indiquen formalmente la sustancia) sino de emprendedores y el resto de la cadena productiva.

“Este proyecto busca posicionar a la Argentina como uno de los países productores de cáñamo industrial, aprovechando sus múltiples utilidades para producir bienes textiles, aceites con alto contenido en ácidos grasos esenciales como omega 3, 6 y 9, bioetanol y celulosa de papel entre otras. Esta industria tiene la capacidad de adicionar valor agregado en diferentes eslabones productivos y generar empleo genuino en el ámbito agropecuario”, comentó Brawer cuando presentó su proyecto de ley, que mañana quedará “incluido” en el que presente el ministro Kulfas en nombre del Poder Ejecutivo nacional.

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR