El gobierno bonaerense ajustó su sistema de fases y monitorea con preocupación el contagio en el interior de la provincia

La cepa británica fue hallada fuera del conurbano y hay alarma por la ocupación de camas de terapia intensiva. En base a la normativa nacional, separó del AMBA a cinco distritos que tendrán clases presenciales

Axel Kicillof - berni - Informe sobre la situación epidemiológica de la Provincia
Axel Kicillof - berni - Informe sobre la situación epidemiológica de la Provincia

El gobierno de la provincia de Buenos Aires determinó que finalmente son 35 los municipios con mayores restricciones donde rige la prohibición de varias actividades producto del alto nivel de contagiosidad de coronavirus. Habilitó así la fase 2 para todo el AMBA, pero -en base a lo que había determinado la Nación- corrió de ese conglomerado a los distritos de Brandsen, Campana, Cañuelas, Exaltación de la Cruz y Zárate, donde este lunes, por ejemplo, sí habrá clases presenciales.

Este sábado se publicó la resolución 1.208 de la Jefatura de Gabinete provincial que establece que los municipios que se encuentran en fase 2 son Almirante Brown, Avellaneda, Berazategui, Berisso, Ensenada, Escobar, Esteban Echeverría, Ezeiza, Florencio Varela, General Las Heras, General Rodríguez, General San Martín, Hurlingham, Ituzaingó, José C. Paz, La Matanza, Lanús, La Plata, Lomas de Zamora, Luján, Marcos Paz, Malvinas Argentinas, Moreno, Merlo, Morón, Pilar, Presidente Perón, Quilmes, San Fernando, San Isidro, San Miguel, San Vicente, Tigre, Tres de Febrero y Vicente López. En todos esos distritos quedan suspendidas hasta el 30 de abril “las clases presenciales y las actividades educativas no escolares presenciales en todos los niveles y en todas sus modalidades”. Incluye también a los jardines maternales.

Más allá de lo conocido, un fenómeno que mantiene en alerta al gobierno de Axel Kicillof es el crecimiento de casos en el interior de la provincia de Buenos Aires, sobre todo en lo que respecta a la ocupación de camas de terapia intensiva. En algunos distritos el crecimiento de casos fue exponencial en las últimas semanas.

En General Villegas, en el límite con La Pampa, Córdoba y Santa Fe, los casos tuvieron un aceleramiento continuo. Esta semana hubo más de 1800 personas aisladas y alrededor de 500 casos promedio. La población ronda los 33 mil habitantes, de los cuales 19 mil corresponden a la localidad cabecera. La realización de distintas fiestas patrocinadas por el municipio asoman como uno de los factores en la multiplicación de los contagios. Por quince días, el municipio tendrá fuertes restricciones y en el hospital municipal avanzan con el comité de ética para evaluar, en caso de que sature por completo la situación, a qué paciente se le pone un respirador.

Olavarría es otro de los distritos que tuvo que adelantarse a las fuertes restricciones producto del crecimiento de casos. Fue uno de los primeros municipios que prohibió las reuniones sociales y los encuentros religiosos bajo techo. También había suspendido las visitas a los geriátricos. En Olavarría se hallaron las variantes del virus de Manaos y del Reino Unido y el intendente, Ezequiel Galli, pidió esta semana a la Provincia que el distrito se encuadre dentro de la fase 3. Entre el 22 y el 30 de marzo de este año, el Proyecto Argentino Interinstitucional de Genómica tomó aleatoriamente el 5 por ciento de las 394 muestras positivas registradas en Olavarría. De las 20 muestras analizadas, 11 fueron detectadas como la cepa del Reino Unido y otras tres a la cepa de Manaos.

(Prensa Olavarría)
(Prensa Olavarría)

El Ministerio de Salud que encabeza Daniel Gollan viene trabajando con el sistema de derivación de Unidad de Cuidados Intensivos (UCI). En el interior de la provincia de Buenos Aires, la infraestructura hospitalaria no está tan robustecida como en el conglomerado urbano. En el interior provincial hay un total de 1299 camas de terapia intensiva

Hasta que se conozcan las nuevas mediciones del Ministerio de Salud de la semana que arranca, el promedio de contagios diarios en el mes de abril es de 1.564 casos positivos en el interior bonaerense de un total de 10.032 -promedio diario- en toda la provincia. La ocupación de camas UCI era del 42,4%.

En Bolívar, que se encuentra en fase 3, el intendente Marcos Pisano acordó medidas coordinadas regionalmente con los intendentes Alejandro Acerbo (Daireaux), Luis Pugnaloni (Henderson) y Pablo Zurro (Pehuajó).

Azul, Balcarce, Bolívar, Brandsen, Campana, Cañuelas, Castelli, Chacabuco, Chivilcoy, Daireaux, Exaltación de la Cruz, General Alvarado, General Paz, General Villegas, Lincoln, Mercedes, Monte, Olavarría, Pergamino, Rauch, San Cayetano, Supiacha, Tandil, Trenque Lauquen, Tres Lomas, Villa Gesell y Zárate se encuentran hoy en fase 3. En esos distritos hay restricción horaria para la actividad comercial en general de 20 a 6; restricción horaria para actividad de bares y restaurantes 23 a 6 y restricción horaria para circulación de personas y actividades no esenciales desde las 0 hasta las 6.

Debido a la variada situación epidemiológica hay grandes ciudades del interior provincial donde las restricciones impactan de menor forma que en otras localidades más chicas.

Por ejemplo, en General Pueyrredón (Mar del Plata), las clases presenciales continúan. Lo mismo en Bahía Blanca, San Nicolás o Junín. Es más, en Mar del Plata -que se encuentra en fase 4- está habilitada la actividad de casinos y bingos; al igual que los gimnasios en espacios cerrados con amplia ventilación natural, los cines o los shopping (aunque solo los locales comerciales; los espacios comunes y patios de comidas no pueden funcionar).

En algunos municipios del interior hay mucha presión de padres y madres para que la presencialidad escolar de sostenga. Incluso algunos intendentes -como por ejemplo Olavarría- también sostienen la continuidad presencial como un posicionamiento político y partidario y buscaran resistir la medida en caso de que los contagios crezcan y haya que ir por mayores restricciones.

Al momento de los anuncios, Kicillof había remarcado que los municipios que quisieran aplicar las restricciones que había dictaminado el gobierno nacional podrían hacerlo sin inconvenientes pese a estar en otra fase y que la Provincia iba a adecuar la normativa para que se permita esa disposición administrativa. Es decir que, si en el municipio de San Antonio Areco, San Pedro, Necochea o Ayacucho, el intendente quisiera limitar el horario comercial o volver a la virtualidad escolar podría hacerlo. Hasta el momento, solo el municipio de Castelli realizó el pedido formal de ir por mayores restricciones y pasar a fase 2, que implica la suspensión de clases.

El distrito de Castelli que gobierna el peronista Francisco Echarren registró este viernes su pico máximo de contagios desde que se inició la pandemia con 112 casos positivos sobre una población promedio de 10 mil habitantes. Según fuentes municipales, las camas de terapia intensiva ya estaban todas ocupadas y las derivaciones hacia la ciudad de La Plata estaban suspendidas ante la saturación que se registraba en los centros de salud de la capital provincial.

SEGUIR LEYENDO: