La CGT le reclamará a Alberto Fernández que se reanude la ayuda económica para trabajadores y empresas afectadas por las restricciones

Lo aseguró a Infobae Gerardo Martínez, integrante de la conducción cegetista y líder de la UOCRA, quien reveló que también pedirán que se extiendan la prohibición de despidos y la doble indemnización. Apoyo a las nuevas medidas anunciadas por el Presidente

Alberto Fernández y la CGT, en uno de los encuentros que tuvieron el año pasado en la Quinta de Olivos
Alberto Fernández y la CGT, en uno de los encuentros que tuvieron el año pasado en la Quinta de Olivos

La Confederación General del Trabajo (CGT) respalda las nuevas restricciones dispuestas por Alberto Fernández para el AMBA para frenar la ola de contagios, pero le reclamará que reanude la ayuda económica para trabajadores y empresas afectadas por la paralización de las tareas.

“El Estado va a tener que salir a atender esas actividades que venían teniendo funcionamiento hasta el momento y que ahora se van a ver limitadas”, afirmó a Infobae el secretario de Relaciones Internacionales de la CGT, Gerardo Martínez, quien lidera la Unión Obrera de la Construcción (UOCRA) y aseguró que los 15 días de nuevas restricciones no causarán la paralización de su sector.

“Están vigentes protocolos de trabajo muy estrictos y tanto en Capital como en Provincia está garantizada la continuidad de todas las obras -puntualizó-. Tampoco me quedé con los brazos cruzados y hoy tengo reunión con el ministro (Gabriel) Katopodis, también las tengo con (Matías) Kulfas y no me quedo esperando una decisión de escritorio sin tener la oportunidad de exponer nuestra realidad y lo que hacemos junto con la cámara para mantener la actividad.

¿Piensa que deben reanudarse programas como el IFE o el ATP, que se aplicaron durante la etapa más estricta de la cuarentena y finalizaron el 31 de diciembre? “Con este nombre u otro, van a tener que ser medidas concretas y reales -respondió Martínez. Indudablemente, hay un impacto de los datos estadísticos: se incrementó la pobreza y en el transcurso de un año, en lugar de estar mejor estamos peor, por lo tanto hoy existen justificaciones muy claras como para poner en funcionamiento esos subsidios que se dieron durante la emergencia del año pasado”.

-El Gobierno anunció un bono para monotributistas y beneficiarios de la Asignación Universal por Hijo. ¿La CGT también va a reclamar ayuda para los trabajadores y empresas afectadas?

-De hecho, va a tener que haber una reacción en consonancia con las medidas, atendiendo las actividades que se puedan ver perjudicadas por estas nuevas restricciones. En eso se está trabajando. Por eso el planteo de la CGT es que el Estado va a tener que salir a atender esas actividades que venían teniendo funcionamiento hasta el momento y que ahora se van a ver limitadas.

Gerardo Martínez justificó los nuevos anuncios del Gobierno
Gerardo Martínez justificó los nuevos anuncios del Gobierno

-Antes de fin de mes vencen la prohibición de despidos y la doble indemnización. ¿Van a pedir que se mantengan mientras duren las restricciones que afectarán la economía?

-Sí, pero seguramente con las medidas que se están tomando se van a ratificar. Según el criterio del Gobierno de los últimos tiempos, y aun en situaciones menos graves que la actual, fueron decisiones que se mantuvieron. Hoy no existen fundamentos para que esto se modifique.

-La CGT tenía previsto pedir una audiencia Alberto Fernández. ¿Ya la solicitaron?

-Sí, está pedida, pero recién hoy el Presidente comienza a retomar las actividades. Seguramente en los próximos días tendremos la oportunidad de hablar con él. No sé cuándo nos recibirá. Es que tiene un gran cúmulo de problemas… Por un lado, que no lleguen las vacunas al ritmo que pensaba y, por otro, la ola de contagios. En nuestra actividad, por ejemplo, en este momento es muy grande la cantidad de gente joven internada por coronavirus, a diferencia de lo que sucedía el año pasado, cuando era, sobre todo, gente mayor. El relajamiento de la sociedad produjo este tipo de situaciones.

-¿Usted está de acuerdo con as nuevas restricciones anunciadas por el Presidente?

-Estoy de acuerdo. Son medidas de emergencia ante una situación dramática como la se está viviendo. No entramos en el dilema de trabajo o salud porque la salud es lo primero. Y ante tanta incertidumbre que genera esta nueva ola de contagios son prudentes las decisiones que toma el Poder Ejecutivo, y que son temporarias, para ver si esas restricciones cambian el resultado alarmante que tenemos.

-La semana pasada se habían dispuesto medidas. ¿No había forma de evitar más restricciones que también causan consecuencias económicas, laborales y sociales?

-No hay una formula ni existe un protocolo que pueda estar establecido ni siquiera en la Organización Mundial de la Salud o en la experiencia que se dio en Europa que diga “este es el camino” o “esta es la metodología para controlar los contagios”. En todo el mundo, aun en los países desarrollados, hay improvisaciones sobre la base del impacto que genera esta pandemia y todavía no está determinado el grado de daños colaterales que provoca el COVID-19.

-¿No es más polémica aún la decisión de suspender las clases en el AMBA cuando está demostrado que el índice de contagios en las aulas es bajo?

-Muchos padres no querían llevar a los hijos a las escuelas porque hubo contagios en las burbujas que se organizaban. El problema no son las escuelas que puedan tener cierta contención, como puede suceder en Capital, sino lo que pasa en el Gran Buenos Aires, donde la situación es diferente: hay cursos a los que van 50 pibes sin distancia social y maestros que trabajan en varias escuelas.

Para Gerardo Martínez, no hay suficientes vacunas porque "hay un juego de intereses" y "una actitud egoísta y mercantil por parte de los laboratorios"
Para Gerardo Martínez, no hay suficientes vacunas porque "hay un juego de intereses" y "una actitud egoísta y mercantil por parte de los laboratorios"

-¿No fue consecuencia de la presión de los sindicatos docentes?

-Hay un sector de la sociedad que tiene ciertas condiciones de vida normales y ciertamente protegidas y otro sector importante que está expuesto a vivir en la pobreza y en una situación complicada. Lo que digo es que hay que tener sensatez. Alemania cerró todas las escuelas, lo hizo en forma temporaria y las decisiones están sujetas a la evolución de la enfermedad y los contagios. Aun los países desarrollados están improvisando. Tuve una reunión con el embajador de Alemania y admitió que por más que ellos cierren las fronteras o tengan millones de vacunas para abastecer tres veces a la población, siempre están expuestos a que aparezca una nueva cepa. En su momento, Sabin entregó la vacuna a la comunidad y no hizo negocios, pero esa actitud no la tienen los grandes laboratorios.

-¿No falló el plan de vacunación en la Argentina?

-Podrá estar bien o regularmente diseñado, pero si no tenés las vacunas... Si acá tuviéramos 20 millones de vacunas sería sólo un problema operativo, pero no las tenemos.

-¿No las tenemos por imprevisión del Gobierno?

-No, hay un juego de intereses, con una actitud egoísta y mercantil por parte de los laboratorios. El multilateralismo podría garantizar la distribución equitativa de las vacunas, pero no lo puede hacer porque no tiene las dosis para hacerlo. Es un problema del que fabrica las dosis y está especulando.

SEGUIR LEYENDO: