Tal como pidió el Presidente en la Asamblea Legislativa y a pesar de los cruces con la oposición, el Congreso inicia el debate sobre Ganancias

Representantes de la CGT se reunirán con Sergio Massa. Malestar en Juntos por el Cambio tras el duro discurso de Alberto Fernández. De todos modos participarán de los debates

El discurso de Alberto Fernández en la Asamblea Legislativa agitó los ánimos de la oposición
El discurso de Alberto Fernández en la Asamblea Legislativa agitó los ánimos de la oposición

La ley de Ganancias no corre peligro. Al menos esa ley, con bastante consenso, seguirá su curso en Diputados y después pasará al Senado de la Nación a pesar de que la principal oposición quedó muy disconforme con el discurso del presidente Alberto Fernández, con su tono y con sus anuncios respecto a la Justicia y la denuncia contra el endeudamiento tomado por la administración de Mauricio Macri con el FMI.

La mayoría de los bloques pide algunas modificaciones al proyecto original de Ganancias e intentarán ampliar los márgenes para beneficiar a más trabajadores. De todos modos coinciden las fuentes consultadas en intentar dictaminar la próxima semana para que se vote rápido en ambas cámaras y se ponga en vigencia en abril.

“El dice que no hay que judicializar la política y anuncia que va a denunciar penalmente al ex Presidente”, señaló a Infobae el diputado por San Luis Alejandro Cacace. Aún así el diputado, integrante de la comisión de Presupuesto por el radicalismo, espera la pronta convocatoria a un plenario con la comisión de Legislación Penal para iniciar el tratamiento de la ley que sube a $ 150.000 el mínimo para el pago del impuesto para solteros.

“Somos responsables”, señalaron cerca de Alfredo Cornejo, presidente del Comité Nacional de la UCR y diputado nacional. En el interbloque de Juntos por el Cambio separan el proyecto de ley que presentó Sergio Massa del discurso de Alberto Fernández que los enojó sobremanera. El alivio fiscal para más de dos millones de trabajadores seguirá un curso rápido y será prioridad.

La agenda del 139 periodo de sesiones ordinarias arranca esta tarde a las 17 con una visita de los integrantes de la CGT al despacho de Massa a quien ya una docena de legisladores de origen sindical presentaron una lista de modificaciones como exceptuar al Aguinaldo, plus por zona, rotación de horarios, francos trabajados, y viáticos, entre otros ítems. Incluso Facundo Moyano presentó una iniciativa complementaria la semana pasada. Después podría haber una reunión informativa ya que en Diputados venció el protocolo de funcionamiento remoto.

El senador Luis Naidenoff junto al diputado Ricardo Burayaile, ambos formoseños y radicales (Comunicación Senado)
El senador Luis Naidenoff junto al diputado Ricardo Burayaile, ambos formoseños y radicales (Comunicación Senado)

Efectivamente la próxima batalla entre oficialismo y oposición será por la presencialidad. Varios legisladores consultados aseguran que podrían acordar un protocolo como el vigente en los últimos meses según el cual se prioriza la presencialidad mientras se habilita la conexión remota para quienes tienen dificultades para viajar o integran los grupos de riesgo. Ayer hubo 97 diputados y senadores en el recinto y el resto se conectó desde sus despachos o desde sus respectivas provincias, entre ellos Máximo Kirchner, jefe del bloque del Frente de Todos que sigue en Río Gallegos, Santa Cruz. No es la primera sesión que sigue a distancia, aunque sí es la primera en que está en la provincia donde viven sus hijos a quienes visita desde hace dos semanas.

“En los temas que hay consenso seguirá el consenso”, aseguraron voceros importantes aún cuando se refirieron en duros términos al discurso presidencial. En la lista figuran Ganancias, quizás Monotributo, la desdolarización de las tarifas y el cannabis medicinal.

Humberto Schiavoni, presidente de senadores del bloque del PRO, marcó “el contraste” entre lo que dijo ayer Alberto Fernández, que “profundizó la grieta” , con su presentación de un año atrás. Esta vez la oposición no sólo no aplaudió sino que además hubo gritos y malestar. El oficialismo vivó al Presidente y lo aplaudió de pie.

Diputados y senadores de Juntos por el Cambio delegan la responsabilidad del funcionamiento en el oficialismo que preside la mayoría de las comisiones. En Diputados son la segunda minoría y en el Senado no tienen el número suficiente para frenar el avance del Frente de Todos.

Justamente en el Senado señalaban anoche que la agenda depende del envío de proyectos por parte del Presidente de la Nación. De lo que anunció, ya en la cámara alta se votó la media sanción de la Reforma Judicial y de la reforma del Ministerio Público Fiscal. El pliego del juez Daniel Rafecas, candidato presidencial para jefe de los fiscales, seguirá demorado a la espera de la aprobación de la ley que habilita su designación con una mayoría especial de la mitad más uno del pleno de los senadores. Esa ley, como la reforma judicial, hoy son imposibles de votar: el Frente de Todos saca cuentas y en ningún caso los números les dan para su aprobación. La oposición no facilitará esos dos temas y tampoco los nuevos proyectos vinculados con el Poder Judicial en tanto los partidos más chicos están en duda (y más inclinados a oponerse) lo que obtura la posibilidad de avance para el oficialismo.

José Mayans y Anabel Fernández Sagasti, presidente y vice del bloque de sendores del Frente de Todos (Comunicación Senado)
José Mayans y Anabel Fernández Sagasti, presidente y vice del bloque de sendores del Frente de Todos (Comunicación Senado)

En la bancada oficialista de ambas cámaras, había clima optimista. El tono firme, enojado por momentos y con denuncias hacia el macrismo y la Justicia cayó bien en gran parte del Frente de Todos. Y que reivindicara “nuestra agenda propia” y “al peronismo”, también. Otro tema que generó optimismo fue el anuncio de la orden para denunciar e investigar el endeudamiento reciente en línea justamente con la carta que días atrás escribieron senadores kirchneristas y que enviaron al Fondo Monetario Internacional. Algunos reconocieron en esa misiva que distribuyeron José Mayans y Oscar Parrilli la génesis de parte del discurso presidencial.

En ese contexto podría haber novedades con varios temas como el avance sobre el procurador interino Eduardo Casal en la comisión de seguimiento del Ministerio Púbico Fiscal que preside un diputado muy cercano a Máximo Kirchner, el santafesino Marcos Cleri.

También podría retomar su tarea la Bicameral de Seguimiento de la Deuda Externa que es presidida por José Mayans, jefe del bloque de senadores del Frente de Todos. Mayans volvió a Buenos Aires por primera vez en diez meses desde Formosa, donde el protocolo de aislamiento es más restrictivo que en el resto del país. Este lunes se mostró optimista con el discurso del Presidente: Si Dios quiere nos recuperamos este año y empezamos a trabajar con una esperanza de tener una visión distinta de lo que fue el gobierno de Mauricio Macri dedicado a la especulación y a la usura y dejó al país prácticamente en bancarrota y en quiebra y la expectativa es cambiar por un esquema de producción y trabajo”.

¿Rompió los puentes el Presidente? En general en la principal oposición aseguran que no los sorprendió su virulencia y que su palabra “está devaluada” desde antes. Otros en cambio indicaron que Juntos por el Cambio le envió tres cartas poniéndose a disposición pero que no hubo acuse de recibo ni se los invitó a integrar el Consejo Económico Social. Ese organismo fue creado por decreto presidencial pero el jefe de Estado enviará un proyecto de ley al Congreso. Para los más escépticos, este lunes empeoró todo.

Mario Negri, uno de los principales interlocutores, se retiró molesto del Parlamento. “Pensamos que vendría a hablarle a la Patria pero vino a hacer un discurso para el Instituto Patria”, remarcó el cordobés que dio una conferencia de prensa junto con su par del Senado, Luis Naidenoff, los diputados Juan Manuel López (CC) y Cristian Ritondo (PRO) y el senador Schiavoni.

Una de las cosas que más enojó al cordobés fue que le dijeran que el Presidente lo habría señalado como el diputado que le gritó. El había guardado silencio y tomaba notas cuando se oyeron gritos desde el fondo del recinto.

El caso del formoseño Naidenoff indicó a Infobae que “lo más alarmante es que no anunció un plan de vacunación y certezas” además de que “el país continúa sin plan, a la deriva, sin hoja de ruta”. El senador radical reprochó que fuera “un discurso como si recién asumieran cuando hace un año que gobiernan” e insistió en que no hubo “sanciones ejemplificadoras para lo que sucedió con las vacunas”. Y destacó que Fernández “habló para satisfacer a facciones internas sin medidas para el pueblo argentino”.

En el Senado la oposición recuerda que no tiene posibilidad de frenar ninguna ley excepto aquellas que requieran una mayoría de los dos tercios. “Ojalá se discuta algún programa en el contexto de la crisis enorme que tiene la Argentina” apuntó Naidenoff sobre la posibilidad de que el Congreso debata leyes más allá de las diferencias entre las fuerzas mayoritarias y más allá de que éste es un año electoral.

En el caso del Senado el funcionamiento seguiría siendo remoto con un sistema de senadores presentes en el recinto pero con la posibilidad de rotar entre ellos. Muchos legisladores, de las distintas fuerzas, prefieren sesionar desde sus provincias por integrar grupos de riesgo mientras que el resto ya en las últimas sesiones estuvo participando. Cristina Kirchner se anticipó y la semana pasada firmó un decreto para extender el funcionamiento remoto por otros 60 días. Será el primer tema a votar en la primera sesión ordinaria que aún no tiene fecha.


Seguí leyendo: