Tras las críticas del Gobierno a la Corte Suprema, el Colegio de Abogados de la Ciudad de Buenos Aires pidió que se respeten las instituciones

El presidente Alberto Fernández aseguró este fin de semana que el máximo tribunal “está mal” y es “muy poco calificado socialmente”. También hubo cuestionamiento por parte de otros referentes del oficialismo

Ricardo Lorenzetti, Elena Highton de Nolasco, Carlos Rosenkrantz, Juan Carlos Maqueda y Horacio Rosatti
Ricardo Lorenzetti, Elena Highton de Nolasco, Carlos Rosenkrantz, Juan Carlos Maqueda y Horacio Rosatti

El Colegio de Abogados de la Ciudad de Buenos Aires planteó este martes que las recientes críticas del presidente Alberto Fernández a la Corte Suprema no pueden catalogarse como un hecho “aislado” y llamó al Ejecutivo y al Congreso a guardar el “debido respeto” al máximo tribunal.

El domingo pasado, Fernández cuestionó muy fuertemente el funcionamiento del Poder Judicial y hasta dijo tener “cierta impotencia porque es un poder autónomo en la República”. “Como yo soy un republicano de verdad, respeto la autonomía judicial, pero no quiere decir que avale lo que ellos hacen”, aclaró en una entrevista con el diario Página 12.

En esa línea, insistió en que cuando plantea que en la Argentina hay que revisar el funcionamiento del máximo tribunal “no es porque los esté presionando”. Y agregó: “La Corte Suprema está mal y lo que era un tribunal prestigioso en los años de Néstor (Kirchner) hoy es un tribunal muy poco calificado socialmente”.

Alberto Fernández
Alberto Fernández

Dos días después, el diputado nacional del Frente de Todos Leopoldo Moreau volvió a fustigar a la Justicia y aseguró que es necesario avanzar con una reforma “desde la cabeza a hacia abajo”.

En ese sentido, precisó: “Hay que reformar la Corte Suprema, hay que ampliarla, hay que reformar la facultad de la Corte de rechazar recursos en queja y hacer algún juicio político a estos jueces”.

Ante esta situación, el Colegio de Abogados de la Ciudad de Buenos Aires emitió un comunicado en el que destacó que la Corte “es la cabeza del Poder Judicial” y su rol como tal “es trascendental, tanto en su condición de intérprete final de la Constitución como en la de guardián de los derechos y garantías de todos los ciudadanos”.

Por otro lado, argumentaron que la alusión del Presidente a la supuesta poca calificación social de la Corte “es en sí misma cuestionable” ya que los jueces del Alto Tribunal “deben intervenir conforme a derecho y no para quedar bien socialmente”.

A su vez, señalaron que de acuerdo con las encuestas, los políticos tampoco gozan de una alta ponderación social que los deje en una posición de criticar al Poder Judicial.

La carta completa
La carta completa

“Las expresiones del Presidente de la Nación, así como las de los demás funcionarios y las de los legisladores que representan el otro poder que conforma nuestra organización institucional, deben guardar el debido respeto cuando se refieran a la Corte Suprema, más allá de que puedan coincidir o no con las decisiones que ésta tome a diario en el ejercicio de su rol constitucional”, concluye el comunicado.

Las declaraciones de esta semana no fueron las primeras críticas lanzadas desde la Casa Rosada contra la Justicia. “La Corte actúa con una discrecionalidad pasmosa”, había dicho Alberto Fernández en otra entrevista, el 11 de diciembre del año pasado. Meses antes, el 30 de julio, también había afirmado: “La Corte Suprema está funcionando mal”.

En su última entrevista, el Presidente se mostró satisfecho por haber instalado este debate: “La crisis de la justicia es un tema que no se debatía, un tema que estaba oculto y que hoy está presente. Y yo lo he puesto en el escenario”.

Seguí leyendo: