Los motivos por los cuales el Presidente no enviará el proyecto de Ley de Aborto Legal al Congreso este año

Fue una promesa de campaña y un anuncio en la apertura de sesiones en la Asamblea Legislativa el 1° de marzo. Sin embargo será postergado. Cómo y con quiénes tomó esa decisión

Alberto Fernández había anunciado su intención de enviar el proyecto de legalización del aborto al Congreso en su discurso de apertura de sesiones, el 1° de marzo pasado
Alberto Fernández había anunciado su intención de enviar el proyecto de legalización del aborto al Congreso en su discurso de apertura de sesiones, el 1° de marzo pasado

El proyecto del aborto legal, seguro y gratuito está listo hace unos meses, pero el Presidente decidió postergar el envío del texto al Congreso por una razón: el crecimiento de los contagios por COVID-19 en el país. Dos fuentes de primer nivel del Gobierno confirmaron a Infobae que la decisión ya está tomada. Y es posible que el proyecto sea tratado recién el año próximo. “No es el momento”, fue la frase que se dijo en una de las reuniones que Alberto Fernández mantuvo en los últimos días en la intimidad de la quinta presidencial de Olivos.

El proyecto para legalizar el aborto fue una promesa de campaña y uno de los grandes anuncios en la Asamblea Legislativa cuando el Presidente abrió, el 1° de marzo pasado, las sesiones ordinarias en el Congreso. Nadie imaginaba que la pandemia cambiaría todos los planes.

La semana pasada, Alberto Fernández recordaba con dos funcionarios de máxima confianza aquel discurso y cómo debió redefinir su propia gestión a poco más de tres meses de asumir, cuando impuso el aislamiento social preventivo y obligatorio por decreto. En esas semanas, el Presidente pensaba enviar el proyecto del aborto.

Anteayer se cumplieron dos años de que el proyecto del aborto legal fuera rechazado por el Senado, pese a que había obtenido media sanción en la Cámara de Diputados. Vilma Ibarra, la poderosa secretaria Legal y Técnica de la Presidencia, es una de las autoras del primer proyecto que se debatió en el Senado, y una de las más comprometidas en que el proyecto sea ley lo antes posible. Apenas asumió, Alberto Fernández le dijo a Ibarra que el eje del proyecto es resolver un problema de salud pública y evitar la muerte de mujeres por abortos clandestinos. El texto redactado y que está en el despacho de Vilma Ibarra incorpora otro proyecto que incluye la garantía por parte del Estado de darle salud y alimentación a la madre y al bebé hasta los tres años, para aquellas mujeres pobres que abortan porque no pueden sostener a su hijo.

Vilma Ibarra, secretaria Legal y Técnica
Vilma Ibarra, secretaria Legal y Técnica

Alberto Fernández quiere enviar los dos proyectos juntos: el del aborto legal seguro y gratuito y el del plan de los 1000 días para ayudar a quienes quieran continuar con el embarazo pero no puedan afrontarlo por su condición económica.

Según pudo reconstruir Infobae, la propia Vilma Ibarra analizó la estrategia con el Presidente en los últimos días. “Estamos con 7500 contagios por día, no podemos plantear ahora el debate del aborto y ponerle más presión al sistema de salud”, dijo Vilma Ibarra, según contó a este medio la fuente que mejor la conoce. La razón por la que acordaron postergar el debate es porque el ministro de Salud, Ginés González García, y la secretaria de acceso a la salud, Carla Vizotti, están solo dedicados a la pandemia y no podrían sumarse al debate del aborto en este contexto. La presentación y la defensa del proyecto del aborto legal necesita “todo el ministerio de Salud activo”, analizan en la Casa Rosada y esto en el contexto actual es imposible, aunque la convicción del Poder Ejecutivo de enviarlo al Congreso esté intacta.

En la mesa chica del poder, que integran Máximo Kirchner (jefe del bloque de diputados oficialistas), Sergio Massa (presidente de la Cámara de Diputados), Santiago Cafiero (jefe de Gabinete) y Eduardo “Wado” de Pedro (ministro del Interior), tienen en claro que no pueden abrir en el Congreso otro debate polémico que, además, implicaría movilizaciones en las calles en tiempo de distanciamiento social, lo que sería de alto riesgo sanitario.

Alberto Fernández decidió avanzar con la reforma judicial, pero no lo hará con el proyecto para que el aborto sea legal en la Argentina. “Tenemos que ir por la mejor estrategia para poder ganar la votación”, le habría dicho la secretaria Legal y Técnica. La pandemia cambió los planes de todos y el escenario que imagina el Gobierno para cuando envíe el proyecto de ley es que Ginés González García y Carla Vizotti visiten las comisiones en el Congreso, se abran debates en las provincias, mientras Massa y Máximo Kirchner buscan consensos para conseguir los votos necesarios para convertir en ley el aborto legal, seguro y gratuito.

El ministro de Salud de la Nación, Ginés González García, y Carla Vizotti, secretaria de Acceso a la Salud, serían los defensores del proyecto de legalización del aborto en el Congreso. Foto: Osvaldo Fanton/telam/
El ministro de Salud de la Nación, Ginés González García, y Carla Vizotti, secretaria de Acceso a la Salud, serían los defensores del proyecto de legalización del aborto en el Congreso. Foto: Osvaldo Fanton/telam/

Hoy en el gobierno están convencidos de que pueden lograr la media sanción en Diputados, y que en el Senado van a tener que dar más pelea. También por esa razón, el momento político para negociar la sanción de la ley debería ser cuando el sistema de salud esté “desestresado”. El Presidente se convenció de que no era “razonable” hacerlo en este momento. Sin embargo, mantiene la convicción del proyecto. “Alberto nos ayuda mucho en todo lo que es la lucha de las mujeres. Pese a su formación, él ha tomado nuestros reclamos y le estamos agradecidas”, ha dicho alguna vez Vilma Ibarra en su despacho en la planta baja de la Casa Rosada. Ella es quien le cuida la firma al Presidente. Por sus manos pasan todos los decretos, resoluciones y proyectos de ley.

Fue la secretaria Legal y Técnica la que le marcó al Presidente, apenas asumió, que debía dejar de sacarse fotos en las que no haya mujeres. La semana pasada eso se convirtió en una nueva norma que trabajó el secretario general de la Presidencia, Julio Vitobello: de ahora en más el protocolo con perspectiva de género marca que en las audiencias con cuatro o más personas debe haber mujeres y personas LGTBI+ en al menos 33 por ciento. Así se pretende garantizar la participación equitativa en todas las reuniones relacionadas con la agenda diaria del Presidente. Esa agenda la arma todos los días Vitobello, amigo íntimo de Alberto Fernández de hace muchos años y quien, hoy, es una de las personas de máxima confianza y con entrada a Olivos.

Esta medida se inscribe en la políticas de igualdad de género que asumió el Gobierno y en las que tiene una gran influencia Vilma Ibarra. Fue a ella a la primera que llamó Alberto Fernández después de que Cristina Kirchner le ofreciera ser el candidato a presidente. “Vilma, vos tenés que venir conmigo al gobierno”. En ese momento ella estaba decidida a no volver a la política, la había pasado mal. Pero aceptó porque iba a ser la Secretaria Legal y Técnica. Para ella, según relataron sus allegados, el tema de legalizar el aborto es clave. Pero hoy es una de las defensoras de postergar el proyecto para otro momento en el que esté menos comprometido el sistema de salud. “Nosotros queremos ganar ese debate y que sea ley. Por eso tenemos que garantizar la mejor estrategia y eso es hacerlo cuando los contagios bajen”, dijo la funcionaria, según explicó a Infobae uno de sus colaboradores más cercanos.

infobae-image

El Gobierno trabaja en estos días en definir iniciativas destinadas a empezar a reconstruir la economía con un paquete de 60 medidas que se irán anunciando en los próximos días, como el plan de obras públicas para generar fuentes de trabajo genuinas. En Olivos también se analizó el fin de semana la crítica situación económica en medio de la crisis sanitaria por el crecimiento de los contagios en el país. “Que no se equivoquen. Hemos hecho mucho para asistir a la gente con el IFE y los ATP, entre tantas medidas. Arreglamos la deuda y ahora viene la etapa de la post-pandemia”, dijo Alberto Fernández durante un almuerzo en la quinta presidencial.

El Presidente no quiere hablar de las internas con el kirchnerismo o las versiones que indican que su vicepresidenta Cristina Kirchner cuestiona algunas de las medidas del gobierno y digita otras. Un funcionario de alto nivel contó que Alberto Fernández dijo, apenas la ex presidenta le ofreció encabezar la fórmula, que él tenía muy claro que hay algo que jamás podría pasar en su gobierno y eso era pelearse con Cristina Kirchner. Esa es la premisa del Presidente. Tienen personalidades y formas de ejercer el poder muy distintas. En ese contexto, hoy conviven en el gobierno en el peor escenario político económico y sanitario que tuvo que atravesar la Argentina. El Presidente va armando sobre la marcha el gobierno con la pandemia encima. Por eso, hoy la ley del aborto no está entre en sus prioridades. El deseo es que pronto toda esta “pesadilla” pase y pueda retomar el plan que en ese discurso del 1° de marzo de este año le planteó a la Asamblea Legislativa. Mientras tanto, la prioridad sigue siendo que el sistema sanitario no colapse y cómo reactivar la economía.

Seguí leyendo:

El Gobierno pondrá en marcha cuatro nuevos gabinetes para discutir la etapa post pandemia

Ginés González García: “La vacuna contra el COVID-19 podría estar a principios del año que viene”


MAS NOTICIAS

Te Recomendamos