Peligran las sesiones virtuales en el Congreso tras el desplante de Cristina Kirchner a Esteban Bullrich

El senador de Juntos por el Cambio aseguró que la ex presidenta dirige la Cámara Alta con "rencor y odio" y reclamó que haya sesiones presenciales. "Así no podemos funcionar", afirmó

En las últimas sesiones del Senado, que tienen lugar bajo modalidad virtual, la vicepresidenta Cristina Kirchner mantuvo cruces con varios referentes de la oposición, como Luis Naidenoff, Martín Lousteau y Esteban Bullrich. El contexto fueron las discusiones de temas como la creación de una bicameral para estudiar el caso Vicentin, o el proyecto para reestructurar la deuda argentina bajo legislación local, entre otros.

El enfrentamiento con el ex Ministro de Educación durante la gestión de Mauricio Macri, de manera particular, ocurrió el pasado viernes, cuando Cristina Kirchner pidió “cortarle el micrófono” cuando el senador de la oposición buscaba realizar un descargo frente a las críticas del jefe del bloque del Frente de Todos, José Mayans.

A raíz de esta cadena de episodios, Bullrich abrió la incertidumbre sobre la continuidad de las sesiones on line del Senado. “Así no podemos seguir”, consideró el dirigente de Juntos por el Cambio.

Esteban Bullrich, en una reunión de la comisión de Presupuesto y Hacienda, previo a las restricciones impuestas por el coronavirus (Comunicación Senado)
Esteban Bullrich, en una reunión de la comisión de Presupuesto y Hacienda, previo a las restricciones impuestas por el coronavirus (Comunicación Senado)

“No tiene que ver con un senador al que se le quita la palabra erróneamente, porque Mayans había hecho consideraciones que yo creí equivocadas y no me dejaron construir mi argumento en 30 segundos, cuando nosotros hemos escuchado discursos de la ex presidenta de más de 40 minutos; lo más grave es el clima, y estamos sacando malas leyes por ese clima, eso es lo más grave de lo que está pasando “, aseguró Bullrich en diálogo con radio Con Vos.

Con estos argumentos, el senador opositor retomó el pedido para que haya sesiones presenciales y puso como ejemplo lo que sucede en Paraguay. “El Senado funciona en Diputados para poder mantener la distancia. Acá, serían 72 personas sentados en 257 bancas. Hay formas de buscar (alternativas), pero no se pueden tratar temas tan trascendentes de esta manera”, indicó Bullrich.

Y agregó: “Algunos creen que la mayoría te da la razón, que es justificativo para todo, y eso no es una democracia, es un hecho circunstancial. El que tiene el oficialismo tiene derecho a utilizarla, pero eso no te da el derecho a callar a otro”.

En este sentido, recordó que en la Cámara Alta se deben discutir temas como “la pandemia, la reforma de la justicia o la situación económica”, y preguntó si la expresión opositora no opina igual que el oficialismo, “¿va a ser apagada?”.

Por otro lado, con relación al incidente con Cristina Kirchner, Esteban Bullrich aseguró que la ex mandataria dirige el Senado con “rencor y con odio” y que eso repercute en la actitud de senadores oficialistas.

“Me parece que están cayendo presos del clima que generaron otros. Rencor, odio, venganza, que está impidiendo que trabajemos bien. Si ves las comisiones, la interacción con Mayans es cordial, de aceptación de que el otro te sugiera cosas, pero tiene que ver con el clima. Si el que dirige tiene rencor y odio, eso puede permear en quienes está dirigiendo”, finalizó el senador.

El cruce del viernes pasado comenzó a partir de las críticas que hizo el legislador nacional de Formosa hacia una parte de la oposición, que él consideró que tiene como modelo de país el lema “la libertad de morirse de hambre”.

Durante su discurso, Mayans calificó a la gestión de Cambiemos como una administración dedicada “al robo, la especulación y la usura”, y le recriminó a Bullrich las medidas que tomó cuando fue presidente de la comisión de Presupuesto durante el Gobierno anterior.

Fue entonces cuando el ex ministro de Educación solicitó tomar la palabra: “La pedí porque fui mencionado específicamente por el jefe de la bancada oficialista, quien me acusó de no haber tenido intención de diálogo ni haber sido republicano”, explicó.

“Son un montón de acusaciones que caen en estas diatribas a las que nos tiene acostumbrados, lamentablemente, que hace que algunos senadores se rían. No sé de qué se ríen. Entre las barbaridades que se dijeron, dijo que la pobreza era culpa del Gobierno de Mauricio Macri. Ah, mirá...”, siguió.

En ese momento, Cristina Kirchner lo interrumpió, pidió que le “corten el micrófono” y le aclaró a Bullrich que en este caso solamente tenía derecho a hablar para responder “en los términos en los que ha sido mencionado” y “no para reiniciar un debate” sobre otro asunto.

Seguí leyendo:

Avanza la comisión que revisará a la Corte Suprema: grupo de WhatsApp, ideas en marcha y malestar por las críticas

Reforma judicial: el Gobierno designará casi 300 magistrados y deberá pagar más de $1300 millones en sueldos

MAS NOTICIAS

Te Recomendamos