(Franco Fafasuli)
(Franco Fafasuli)

Pese a la prohibición de marchar en auto por parte de la policía y la intimidación del municipio, los vecinos de Tigre realizaron la segunda caravana en forma de protesta pacífica en contra la extensión de la cuarentena y su impacto en la economía, y pidiendo una cuarentena inteligente.

La caravana de autos comenzó su trayecto a las cuatro de la tarde en el Barrio San Isidro Labrador, circularon por la avenida Ubieto, finalizando en la Estación de Tigre. A lo largo de esos casi 7 kilómetros se fueron sumando vecinos de distintas zonas del municipio.

Al igual que el lunes 25 de mayo, la movilización se realizó a bordo de los vehículos, con los conductores y sus acompañantes flameando banderas argentinas, tocando bocina y manteniendo la distancia social. “Con barbijo sí, pero nunca con mordaza”, destacaron los Vecinos de Tigre en Acción.

Tenemos derecho a manifestarnos, no nos pueden impedir ni amedrentarnos”, explicó Julián Pettinato, integrante de Vecinos de Tigre en Acción.

“Somos ciudadanos, somos vecinos, solo queremos que todos los argentinos podamos salir a trabajar, cuidándonos, y poner la economía en marcha”, fue el eje del reclamo realizado por comerciantes, trabajadores y autónomos.

Algunos residentes de la zona se acercaron a pie hasta la rotonda principal de la estación ferroviaria para unirse a la protesta.

En esta segunda jornada se registró un mayor convocatoria que en la del lunes 25 de mayo.

Durante la marcha los vecinos coincidieron en que no están en contra de la cuarentena. “Proponemos que quienes nos gobiernan declaren una cuarentena inteligente y responsable. La tasa de incidencia de contagio de Tigre cada 100.000 habitantes es una de las más bajas de la zona y las restricciones son mayores a las de los municipios vecinos”.


“Queremos volver a trabajar, queremos hacer una cuarentena inteligente, respetando las normas de seguridad, usando barbijo, manteniendo la distancia social. Hay mucha gente que la está pasando muy mal, que no puede trabajar, por eso la protesta. Suponemos que vamos a poder llegar a un acuerdo con el intendente, esto se soluciona trabajando en conjunto. El intendente cambió, antes nos amenazó, ahora está dialogando, que es la forma para solucionar esto", aseguró uno de los manifestantes.

Hace unos días, tras la primera protesta, el intendente del partido bonaerense Julio Zamora, lamentó las movilización en contra de la extensión de la cuarentena por la pandemia de coronavirus y consideró que los vecinos que se manifestaron así “han puesto en riesgo todo el esfuerzo” para evitar la propagación de la enfermedad. “Hay muchas formas de expresarse y los vecinos podían tener otras formas de hacerlo. Han puesto en riesgo todo el esfuerzo que ha puesto la comunidad de Tigre para lograr que al día de hoy tengamos un número de infectados que es bastante bajo”, sostuvo el jefe comunal.

En declaraciones radiales, el referente del Frente Renovador pidió “no estigmatizar a la gente por el lugar en que vive” y destacó que apela “a la racionalidad” de la ciudadanía. De todos modos, Zamora señaló que el distrito puso “a disposición de la Justicia todos los elementos probatorios de este rompimiento de la cuarentena” por parte de vecinos de algunos barrios cerrados tigrenses. “No tengo facultades para permitir las salidas recreativas y tengo que respetar la mirada de mi jurisdicción superior”, indicó.

Seguí leyendo: