Axel Kicillof y Alberto Fernández
Axel Kicillof y Alberto Fernández

Juan Debandi es licenciado en Administración Pública, dirigente de La Cámpora, la agrupación fundada por Máximo Kirchner que volvió a tener injerencia en el Estado, y estuvo a punto de ser intendente de Tres de Febrero, el municipio bonaerense que al final pudo retener el macrista Diego Valenzuela con un fenomenal corte de boleta.

Debandi es, por ahora, el último candidato a intendente del Gran Buenos Aires que fue recompensado por el Gobierno: el martes fue oficializada en el Boletín Oficial su designación como vicepresidente de la Agencia de Administración de Bienes del Estado (AABE), el organismo que se encarga de gestionar los inmuebles pertenecientes al Estado nacional. Como titular quedó al frente Martín Cosentino Moreto, un ex sciolista. Ese lugar estaba reservado, según había trascendido, a Ariel Sujarchuk, el intendente de Escobar.

Aunque los jefes comunales del conurbano bonaerense no pueden poner el grito en el cielo: tuvieron un buen reconocimiento en la estructura de la administración nacional. El caso de Gabriel Katopodis al frente del Ministerio de Obras Públicas es el caso más emblemático.

Edgardo Depetri, ex candidato en Lanús, trabaja en Obras Públicas (Adrián Escandar)
Edgardo Depetri, ex candidato en Lanús, trabaja en Obras Públicas (Adrián Escandar)

La primera en tener su premio por parte de Alberto Fernández había sido Victoria Tolosa Paz, ex precandidata a intendenta de la ciudad de La Plata. Fue presentada al frente del Consejo Federal de Políticas Sociales como parte del gabinete anunciado por el Presidente el pasado 6 de diciembre en las oficinas que el Frente de Todos alquiló para la campaña en Puerto Madero, cuatro días antes de asumir el Gobierno.

Tolosa Paz perdió las internas platenses del Frente de Todos por escasos votos en manos de Florencia Saintout, la candidata del kirchnerismo que trató, en vano, de sepultar la reelección de Julio Garro.

Saintout, de mala relación con Tolosa Paz, también tuvo su recompensa, pero por parte de Axel Kicillof: anunció en las primeras horas de la gestión que crearía un Consejo de Universidades y que pondría a la dirigente a la cabeza, que desde hace años maneja con mano de hierro la Universidad de La Plata. Ya está en funciones.

María Fernanda Raverta, que compitió en Mar del Plata, también tuvo su reconocimiento: fue nombrada por el gobernador como ministra de Desarrollo de la Comunidad bonaerense. Alberto Fernández, Cristina Kirchner y el ex ministro de Economía habían elegido esa ciudad balnearia para cerrar la campaña, en octubre del año pasado, como un último respaldo a la dirigente en el sprint final.

Juan Debandi -junto a Axel Kicillof y Verónica Magario- fue nombrado en la AABE
Juan Debandi -junto a Axel Kicillof y Verónica Magario- fue nombrado en la AABE

Hubo otro platense que también tuvo su trofeo pero que decidió devolverlo -o se lo quitaron- en estos días. Se trata de Federico Martelli, también ex precandidato a intendente de esa ciudad, que dejó la Secretaría de Energía que conduce Sergio Lanziani -la segunda renuncia en 10 días- por “fuego amigo”.

En el entorno de Martelli aseguran que Enrique “Pepe” Albistur, la pareja de Tolosa Paz, tuvo relación con la desvinculación. El publicista pasó en las últimas horas por la Casa Rosada cuando su amigo el Presidente ya estaba en viaje a Israel.

Edgardo Depetri había perdido las elecciones de octubre en Lanús después de imponerse en las PASO de agosto por más de 14 puntos. El candidato del Frente de Todos cayó, como en Tres de Febrero, por el operativo de corte implementado por Néstor Grindetti. Derrotado, el dirigente también tuvo su recompensa: fue nombrado subsecretario de Obras Públicas en el ministerio conducido por Katopodis.

Seguí leyendo: