"Macri dejó los galpones vacío de alimentos"

“La gente llegó a la asunción de Alberto Fernández sin tiempo”, advierte Juan Carlos Alderete, el referente de la Corriente Clasista y Combativa que asumirá como diputado nacional del Frente de Todos. Será la primera vez que un dirigente del comité central del Partido Comunista Revolucionario (PCR) ingresa a la Cámara Baja. Junto a otros dirigentes sociales, como Daniel Menéndez, de Barrios de Pie, impulsa el Sindicato de la Economía Popular, un proyecto que trabajan junto a Daniel Arroyo, el ministro de Desarrollo Social. Durante una entrevista con Infobae, el “piquetero de La Matanza”, al que se lo valora por haber mantenido sus principios de lucha y reclamos, más allá de los gobiernos de turno; advierte que en los barrios lo único que aumentó fueron los comedores y los prestamistas usureros. “Hay familias que están quebradas”, sostiene y anuncia que el flamante gobierno peronista, tiene apenas unos días para comenzar a hacer llegar los bolsones de alimentos a las zonas más carenciadas para que las protestas no ganen las calles.

Falta de articulación contra el hambre

- ¿Por qué la Corriente Clasista y Combativa (CCC) se acercó a trabajar con Daniel Arroyo, el ministro de Desarrollo Social?

-El mejor proyecto sobre la lucha contra el hambre en la Cámara de Diputados era el de Arroyo, por eso nos acercamos a él y le dimos más elementos, por ejemplo un estudio que hicimos con profesionales de la salud en comedores de distintas provincias. Ahí comenzamos a ver que a los chicos no solo les faltaban nutrientes, sino que había niños con bajo peso. La conclusión fue que se tenía que crear un consejo contra el hambre. Después lo llamaron “observatorio”. La tarea principal será asistir de manera urgente a esos comedores cuando se detecten casos de desnutrición y buscar una solución inmediata. También hicimos modestos aportes para el proyecto Argentina sin hambre.

-Y ya se está trabajando sobre esas carencias?

-Lamentablemente todavía no hay articulación entre nación, las intendencia, las gobernaciones y los dirigentes sociales. Salvo con algunos intendentes del interior, con los cuales hace tiempo trabajamos juntos, como en Chaco, Salta, la Rioja y San Juan. O en el Conurbano con las intendencias como las de San Martín y Malvinas Argentinas. Hay muchos municipios que no nos dan lugar, ni nos prestan atención. Uno de esos casos es La Matanza. Este es un caso único porque es el distrito de la vicegobernadora (por Verónica Magario) donde hay una pobreza extrema, y no pudimos articular nada. En La Matanza las organizaciones sociales somos mala palabra. Estamos muy preocupados por los despedidos que no han cobrado salario ni indemnización. Ellos no tienen ni siquiera un plan social. Sabemos que hay compañeros que en las proximidades de las fiestas la están pasando muy mal.


Piqueteros acampan frente al ministerio de Desarrollo social.
Piqueteros acampan frente al ministerio de Desarrollo social.

- ¿Para Navidad o fin de año puede haber movilizaciones en las calles reclamando por esas urgencias al gobierno que recién llega?

-Si no hay una articulación, una coordinación rápida, puede haber movilizaciones y marchas porque la necesidad es muy grande. Daniel Arroyo nos debe llamar en las próximas horas para empezar a coordinar el trabajo social y atacar las carencias que hay en los barrios y que son muchas y graves. Estoy seguro de que el ministro lo va a hacer porque conoce estas dificultades y desde hace tiempo trabaja en las soluciones.

-A la mesa de notables contra el hambre el ministro Arroyo convocó a Hilda “Chiche” Duhalde por su experiencia con “Las manzaneras” ¿Está de acuerdo?

-Sí. Yo fui muy critico en un momento con Chiche Duhalde y con el gobernador Eduardo Duhalde. Pero me equivoqué. Hay que tomar como ejemplo a Las Manzaneras. Ellas estaban todo el día con la gente el en barrio, le daban leche todos los días a los chicos, conocían las necesidades de cada lugar. Eso fue muy bueno en la provincia de Buenos Aires, llevarlo a la esfera nacional me parece dificultoso.

-El viernes pasado, a menos de tres días de asumir, el ministro Arroyo ya tenía protestas y bombos frente al ministerio.

-Nosotros le pedimos al gobierno que se fue que revisen bien las liquidaciones de la ANSES porque 7.500 compañeros, de varias organizaciones, que venían cobrando normalmente el Salario Social Complementario estaban teniendo problemas. El 5 de diciembre, sin ningún motivo se quedaron sin cobrar lo que les corresponde. El viernes, Arroyo recibió a los delegados de las organizaciones y se comprometió a gestionarla solución ante la ANSES para para los compañeros cobren lo que se les adeuda antes del 24 de diciembre. Si esto no ocurre la CCC estará en la calle reclamando junto a ellos.

Ante una consulta de Infobae, desde el ministerio de Desarrollo Social confirmaron que el problema heredado de la administración anterior existe, pero que ya se está trabajando para solucionar el inconveniente.

Daniel Arroyo trabaja en varias medidas junto a dirigentes sociales.
Daniel Arroyo trabaja en varias medidas junto a dirigentes sociales.

Reconvertir planes en trabajo y doble indemnización.

“Con Arroyo estamos trabajando sobre varios proyectos que le hemos presentado. Por ejemplo las escuelas fábricas tomando como ejemplo el Astillero Río Santiago. Allí tenemos experiencia en capacitar a nuestros jóvenes para convertirlos en obreros industriales. De esa manera podrán tener un trabajo formal cuando se vuelva a industrializar nuestro país”.

- ¿Está de acuerdo con la doble indemnización por 180 días decretara por Alberto Fernández?

-Es muy necesaria para parar los despidos. Pero debe estar complementada con políticas a favor de las empresas Pymes condonando las deudas impositivas que tienen, o alargando los plazos de pago. Alberto Fernández debe generar beneficios para las pequeñas empresas. Si no lo hace, va a ser imposible el pacto o el acuerdo social que pretende.

Galpones vacíos de alimentos.

“El gobierno de (Mauricio) Macri causo un daño que ningún otro gobierno hizo. Ni en el 2001 paso que todos los galpones de alimentos para distribuir alimentos estén vacíos. Solo hay agua y quince colchones. Han dejado vacíos los galpones. Hay que aprobar urgente una ley de emergencia económica y social. Esto permitirá realizar compras de alimentos de manera directa y rápida. Si esto no ocurre, los más necesitados no recibirán los alimentos para Navidad y fin de año, como se hace todos los años. Si esto no pasa, la gente va a salir a las calles.

- ¿Cree que puede haber saqueos?

-No. La gente quiere comer. En los barrios la gente no es violenta.

Economía popular.

- ¿Qué es el Sindicato de la Economía Popular?

-Lo van a componer todos aquellos compañeros que han inventado su propio trabajo y que perdieron todo derecho como trabajador formal. Vía institucional deberá haber una ayuda del estado para potenciar lo que ellos mismos están produciendo. Hablamos de obra social, de jubilación. Se trata de personas que ya no volverán al trabajo formal.

- ¿Cuántas personas están en esta condición?

-Entre cuatro y cinco millones trabajadores de la economía popular, de la economía informal. Algunos están trabajando en cooperativas, otros son remiseros, cartoneros, carreros; otros son feriantes que encontraron la manera de sobrevivir con las tareas que están realizando. Son cuentapropistas que no tienen ningún beneficio como una obra social.

-En la CGT ven a este sindicato con desconfianza. Dicen que sus obras sociales no podrán absorber a estos nuevos afiliados con muy bajos aportes sin que se resienta, por ejemplo, la atención médica.

-En una reunión que hicimos con nuestro presidente Alberto Fernández antes de que asuma, él reconoció explícitamente, la realidad de la economía popular. Nos dijo que no era in problema de coyuntura, sino estructural. Nos dijo que el Estado debería hacer un pequeño aporte para que esos trabajadores puedan tener su obra social, su medicina. Fernández también está de acuerdo en que esos trabajadores se puedan jubilar el día de mañana. Esas cosas hay que articularlas muy bien.

Fuentes del ministerio de Desarrollo Social confirmaron que este es un tema que se está estudiando y que, efectivamente, el Estado, debería colaborar con un aporte que se sumaría al que realizarán los trabajadores de la economía popular para solventar a las obras sociales.

 Alderete reclama una rápida entrega de bolsones de alimentos
Alderete reclama una rápida entrega de bolsones de alimentos

Construcción de viviendas sociales.

“Cuando estuvimos reunidos con Alberto Fernández le presentamos un trabajo dónde mostramos la experiencia que la CCC y otras organizaciones sociales, tenemos en la construcción de viviendas. Si el Estado Nacional anuncia la construcción de cien mil viviendas en todo el país, en una primera etapa, eso significaría unos 160.000 trabajos de manera directa. Estas viviendas, las que construimos nosotros, son más económicas, de mejor calidad, y de mayores dimensiones a la que construyen las empresas privadas”.

-Recuerdo que terminó en escándalo los obradores de la Fundación Madre de Plaza de Mayo que manejaba Sergio Schoklender.

-Este programa debería ser controlado como lo hicieron con nosotros. Hasta con la AFIP nos inspeccionó dos veces. La Corriente Clasista y Combativa, a través de sus cooperativas, construyó 7.700 viviendas en 18 provincias y nunca tuvimos ningún problema, también hicimos redes de agua y cloacas. La CCC siempre cumplió y nunca perdimos una sola matrícula.

Comedores y prestamistas narcos.

-El ministro Arroyo me dijo hace unos días una frase muy fuerte que quiero compartir con usted: “En los barrios lo único que aumentó fueron los comedores y los prestamistas usureros”.

-Exactamente. La gente pide créditos para poder pagar deudas y para alimentarse. Pero los intereses son tan altos que no los pueden pagar. Muchos de esos usureros son narcos que ante la falta de pago, aprietan a las familias para que comiencen a traficar droga a cambio de cancelar la deuda. Es muy triste lo que pasa. La gente la pasa muy mal. Hay familias que están totalmente en quiebra. En promedio, en los comedores barriales la asistencia, después de la última devaluación, aumentó entre un 20 y un 30 por ciento, según los lugares. Antes los padres tenían vergüenza de acercarse al comedor. Hoy vienen con sus hijos, o los hijos traen la vianda para llevarse la comida para sus casas. Los únicos comedores que debería haber es el de los hogares.

Sin tiempo para esperar y la máquina de billetes.

- ¿Cuánto tiempo le da la CCC al gobierno antes de salir con fuerza a reclamar a la calle. Tres meses, cien día?

-La gente llegó sin tiempo a las elecciones. Llegó si tiempo a la asunción presidencial. Pero sí tenemos esperanza. La gente no tiene tiempo de esperar. Necesita alimentos ahora, no dentro de tres semanas. Por eso es importante la articulación. Las necesidades son un caldo de cultivo muy importante.

- ¿A qué tipo de conflicto se refiere?

-Pelear por lo que realmente necesita como ya se venía haciendo. Ante todos los anuncios que hizo Alberto Fernández están esperanzados de que eso se cumpla rápidamente.

- ¿Cree que Fernández va a cumplir rápidamente sus anuncios de campaña, o hay que esperar tres meses?

-Algunas cosas se pueden cumplir rápidamente.

- ¿Por ejemplo?

-Yo creo que va a tener que darle a la maquinita y después ver que política se da para que eso no produzca demasiada inflación. Inflación va a producir dándole a la maquina de hacer billetes, pero Alberto tiene que poner plata en los bolsillos de la gente para que la economía se empiece a reactivar el consumo. Si no se le da a la maquinita, de dónde va a salir el dinero. Macri dejó no solo el país arrasado, sino que dejó un país al borde de la explosión.

- ¿Tiene esperanza?

-Tengo esperanza como todos los compañeros. Esperanza de que algunas cosas cambien con este gobierno. Esperanza de que se creen mejores situaciones para los que venimos luchando por nuestros derechos desde hace mucho tiempo. A nuestro presidente le dijimos también que quienes se han beneficiado estos cuatro años con tremendos privilegios va a ser muy difícil sacarle algo de esos privilegios. Por eso celebro la suba de retenciones al sector del campo que más tiene. Esa plata tiene que ser destinada para resolver cuestiones de emergencia. Hay que recordar que ya se murieron chicos.

Seguí leyendo: