Alberto Fernández quiere que su gabinete tenga una impronta femenina fuerte.
Alberto Fernández quiere que su gabinete tenga una impronta femenina fuerte.

Alberto Fernández quiere que su gobierno tenga una impronta femenina fuerte. Por eso, su equipo incluirá a varias mujeres que tendrán poder y, más allá del cargo que ocupen, llevarán adelante políticas que representen las demandas femeninas. El presidente electo ya les ofreció un cargo en su gabinete a cuatro mujeres que respeta profesionalmente y que le generan confianza: Vilma Ibarra, Marcela Losardo, Cecilia Todesca y María Eugenia Bielsa, según le confirmaron a Infobae fuentes allegadas al entorno de Alberto Fernández.

Por estas horas se definirá a quién designará en el Ministerio de la mujer, la igualdad de género y la diversidad, que quiere crear para impulsar desde allí todas las políticas que atiendan las demandas de las mujeres y combatir además el flagelo del femicidio con políticas concretas. Las cifras son alarmantes: una mujer muere cada 26 horas en la Argentina a manos de un hombre que la mata por odio de género. Para ese puesto, se analizan varios nombres, entre ellos el de Malena Galmarini, dirigente política y esposa de Sergio Massa.

Antes de ganar las elecciones presidenciales, Alberto Fernández expresó: “Vamos a abrir las puertas a las mujeres para que, a la par de los hombres, hagan la Argentina que nos merecemos”.

Una de las primeras medidas que tomará cuando asuma será enviar al Congreso el proyecto para despenalizar y legalizar el aborto, según anunció él mismo en los últimos días. “Quiero mandarlo yo”, afirmó. Una de las personas que lo asesoró en el tema es Vilma Ibarra, una defensora del proyecto y de todos los derechos de las mujeres.

Será quien ocupará la Secretaría Legal y Técnica de la presidencia. Alberto Fernández confía en ella y en su capacidad profesional. Es abogada y tendrá la responsabilidad de cuidarle la firma al futuro presidente. Ibarra pidió licencia en su actual trabajo en la Corporación América y renunciará cuando asuma su cargo el próximo 10 de diciembre. Hoy trabaja en el equipo de transición que el presidente electo designó luego de reunirse con Mauricio Macri. Ella cumple con la orden de mantener estricta reserva sobre ese trabajo y en tal caso le deja la tarea de informar, si así lo decide Alberto Fernández, a Santiago Cafiero, quien será el futuro jefe de Gabinete.

Vilma Ibarra es una crítica severa de Cristina Kirchner: en 2015 la ex legisladora publicó el libro “Cristina vs Cristina”, en el que recopiló todas las contradicciones de la ex presidenta en diversos temas como medios, inflación y corrupción.

Hay quienes creen que la llegada de Vilma Ibarra a un lugar de tanto poder significa también una muestra de la independencia del presidente electo frente a la supuesta influencia de Cristina Kirchner en su futuro gobierno. La ex legisladora, que además fue pareja de Alberto Fernández, considera su vuelta a la política ligada a un gobierno que incorporará mujeres para que defiendan sus propios derechos, según confió Ibarra en una conversación informal.

 Vilma Ibarra
Vilma Ibarra

Otra de las mujeres que conoce hace muchos años a Alberto Fernández es Marcela Losardo, quien es su histórica asesora en temas legales y será la nueva ministra de Justicia. Es un nombre muy importante porque siempre la eligió como su mano derecha en tema judiciales. Se conocen desde hace muchos años, cuando ambos eran estudiantes de derecho en la UBA, y lo acompañó como asesora en todos los cargos públicos en los que el ahora presidente electo se desempeñó. Cuando fue jefe de Gabinete de Néstor Kirchner, era habitual ver en el despacho de Alberto Fernández a la discreta Marcela Losardo. Ella tiene su propio estudio jurídico, Losardo & Asociados, en el que el presidente electo es su socio, y mantiene buenas relaciones con quienes fueron los jueces federales y los miembros de la Corte Suprema de Justicia durante la era kirchnerista.

Losardo, al igual que Ibarra, cultiva un bajísimo perfil en estos días en los que Alberto Fernández diseña el armado de su gobierno, urgido además por las cuestiones que debe resolver apenas asuma. La única declaración que hizo Losardo fue en una radio y sólo se animó a decir que siempre acompañó a Alberto y que lo hará “nuevamente en este desafío tan grande”.

La abogada Marcela Losardo
La abogada Marcela Losardo

En tanto, Cecilia Todesca es una de las economistas preferidas de Alberto Fernández y, si bien no será la ministra de Economía en la primera etapa, ocupará un lugar privilegiado como asesora del presidente electo, aunque aún no se definió el cargo específico. “Cecilia va a estar. Alberto la respeta mucho, la escucha y formará parte del gabinete”, le dijo anoche a Infobae una fuente calificada que trabaja con Alberto Fernández.

Fue una de las que participó en uno de los hechos más trascendentales desde que Alberto Fernández ganó las elecciones: estuvo presente en el primer diálogo telefónico que tuvo el presidente electo con Kristalina Georgiev, la nueva directora del FMI. El tema central fue la deuda externa y cómo se renegociará el préstamo que el organismo le otorgó a nuestro país el año pasado por 57.000 millones de dólares.

Cecilia Todesca, hija del titular del INDEC, Jorge Todesca, es licenciada en Economía de la UBA, integra el “grupo Callao” (el grupo que desarrolló la ideas que quiere llevar adelante el presidente electo) y hace más de un año que trabaja con Alberto Fernández planteando varias salidas económicas para la Argentina. No le gusta que la mencionen en futuros cargos porque suele decir que lo suyo es un “compromiso militante”. Sea como sea, es otra de las mujeres que tendrá un rol central en el futuro gobierno y que Alberto Fernández quiere en su equipo.

Cecilia Todesca (Maximiliano Luna)
Cecilia Todesca (Maximiliano Luna)

María Eugenia Bielsa será otra de las mujeres del Gabinete: ocupará el Ministerio de Vivienda, cargo que ya le ofreció el futuro presidente, quien además aseguró antes de ganar las elecciones que la arquitecta y docente santafecina lo estaba ayudando mucho en la resolución del problema del hábitat y la vivienda.

La ex vicegobernadora de Santa Fe se especializa en planes de vivienda. Justamente, una de las preocupaciones del presidente electo es el déficit habitacional que traviesa el país y será una de las cuestiones que intentará resolver cuando llegue a la Casa Rosada. Por esa razón, tiene la decisión de crear el ministerio de Vivienda y ubicar allí a María Eugenia Bielsa. Al igual que las demás, Bielsa mantiene un estricto silencio sobre su futuro porque cumple con el pedido del presidente electo de no adelantar nombres ni medidas. Ella, de todos modos, ya trabaja en planes de construcción de viviendas, organiza reuniones con intendentes de todo el país y buscar cómo reactivar el sector en un contexto económico adverso.

María Eugenia Bielsa
María Eugenia Bielsa

Habrá más mujeres en el equipo de gobierno, según le confiaron anoche a Infobae fuentes de confianza del presidente electo, aunque aclararon que no sería en la primera línea.

Además de las mencionadas, ya hay otros nombres confirmados del gabinete: Santiago Cafiero (jefe de Gabinete), Felipe Solá (Canciller), Diego Gorgal (Seguridad), Eduardo Wado de Pedro (Interior), Gabriel Katopodis (Infraestructura), Daniel Arroyo (Desarrollo Social), Claudio Moroni (Trabajo), Agustín Rossi (Defensa) y Nicolas Trotta (Educación). El ministerio de Economía tiene a Guillermo Nielsen, Matías Kulfas y Emanuel Álvarez Agis, además de Cecilia Todesca. Algunas fuentes señalan que Álvarez Agis será el elegido, pero aún la estructura del Ministerio está en horas de definición.

El presidente electo dio una orden a su equipo: mantener la más estricta reserva sobre el futuro gabinete. Quiere anunciarlo lo más cerca posible de su llegada al poder.

Pero ya hizo casi todos los ofrecimientos. Habló del tema con Cristina Kirchner en la reunión de casi tres horas que mantuvieron apenas ella volvió de Cuba y de la que participaron su hijo Máximo y Wado de Pedro. La vicepresidenta electa acordó con Alberto Fernández que ella manejará con Máximo todo lo que ocurra en el Congreso.

Ya existen equipos armados, aunque Alberto Fernández les advirtió a todos que el que habla y cuenta algo puede llegar a perder su puesto. Alguna sorpresa quiere guardarse. Algunos que lo conocen bien y que también trabajaron con Néstor Kirchner empiezan a reconocer en el presidente electo muchas cosas del estilo del ex presidente a la hora de ejercer el poder. Una de ellas: odiaba que los medios dieran a conocer nombres o medidas antes de que él las revelara. Alberto Fernández quiere lo mismo para cuando anuncie los nombres de su equipo en los próximos días.

Seguí leyendo