(Foto: Juntos por el Cambio)
(Foto: Juntos por el Cambio)

Argentina sin el Mercosur y sin Brasil corre grandes riesgos”. La frase la pronunció Miguel Ángel Pichetto en un diálogo exclusivo con Infobae, poco después de una entrevista que mantuvo este viernes con el presidente de Brasil Jair Bolsonaro en el Palacio del Planalto, en Brasilia.

En media hora de conversación con el jefe de Estado brasileño, Pichetto le aseguró que en las elecciones de octubre la fórmula encabezada por Mauricio Macri entrará en el balotaje. Además, le manifestó su confianza de alcanzar la victoria en la segunda vuelta. El senador confirmó que al jefe de Estado brasileño le preocupa, y mucho, la sucesión presidencial argentina. Y dijo que recibió su “apoyo incondicional”.

Para Pichetto, la intranquilidad del gobierno brasileño se justificaría a partir de hechos protagonizados por la oposición. “Fue un error que Alberto Fernández visitara al ex presidente Lula da Silva. Eso fue interpretado como un descuido en el respeto a las autoridades del Estado brasileño; más allá de las solidaridades que podrían justificar el caso”. El candidato del Frente de Todos estuvo con Lula el 4 de julio último para manifestarle su apoyo y calificó su detención como “arbitraria”. Según Pichetto, es preciso “mantener una relación cordial con Brasil, por los vínculos que unen a las dos naciones". “Me parece que lo importante es preservar los acuerdos históricos que se iniciaron en 1985 con Raúl Alfonsín y José Sarney. Todo esto, claro está, en el marco de la preservación de los intereses nacionales”, agregó.

El senador contó a este medio cómo se gestó su visita a Brasilia. Y comentó, en ese sentido, el papel cumplido por el embajador brasileño en Buenos Aires Sergio Danese. “Lo importante es que esta entrevista con Bolsonaro se mantuvo intacta inclusive después de los resultados electorales de las PASO”, reveló el candidato a vice. Pichetto estuvo reunido, el jueves por la tarde, con el ministro de Seguridad Institucional, el general Augusto Heleno. Es un hombre clave dentro del gobierno de Bolsonaro, al punto de que lo consideran su “monje negro”.

(Foto: Juntos por el Cambio)
(Foto: Juntos por el Cambio)

—¿Le transmitió sus temores al triunfo opositor?

—Él es un “argentinista”. Conoce muy bien nuestro país. Y fue muy prudente en ese tema. Por otro lado, reconocen el papel que tuvo el presidente Macri en la firma del acuerdo con la Unión Europea. Para las autoridades brasileñas, América Latina consolidó su vocación democrática y su interés de integración y apertura con el mundo. Y en ese sentido, compartimos la visión de Brasil.

—¿Qué les dijo sobre las elecciones de octubre próximo?

—Que vamos a revertir el resultado de las PASO. Vamos a ganar. En función de eso, vamos a controlar mejor los comicios, especialmente en las fragilidades que ya demostraron. Estamos convencidos de que competiremos en la segunda vuelta.

Exactamente eso fue lo que le dijo Pichetto a la prensa brasileña que lo esperaba a la salida del encuentro. Los periodistas indagaron si pensaba en la posibilidad de un triunfo del oficialismo. El senador les replicó: “¡Claro que sí!”

El deseo de Bolsonaro de ver triunfante a Macri está en directa relación con la política externa que el presidente brasileño pretende desarrollar. Para él, Argentina es una pieza clave dentro del tablero regional, y no es lo mismo contar con un colega que comulgue con sus ideas de apertura comercial, que tener como socio a un futuro presidente más consustanciado con defender el mercado interno. Según juzga el prestigioso diario Valor Económico, las relaciones de Brasil con Argentina y a su vez con terceros países puede verse influenciada de forma directa por “el retorno del kirchnerismo al poder, lo que daría una tendencia proteccionista al Mercosur. En ese caso, el gobierno (de Bolsonaro) está seriamente pensando en rehacer el pacto del bloque”. Esto le permitiría a Brasil cerrar por separado sus propios acuerdos con otras naciones. Cuenta ese medio brasileño que el presidente norteamericano Donald Trump mantuvo una charla de 15 minutos con Bolsonaro en Nueva York durante un cocktail ofrecido a los jefes de Estado. Y aprovechó ese breve espacio para sugerir a Brasil que “firme un acuerdo con Estados Unidos”. Los diplomáticos subrayaron que Trump había sólo mencionado a Brasil y no al Mercosur.

Seguí leyendo: