Encontraron restos humanos en una base militar uruguaya y no descartan que sean de la nuera de Juan Gelman

El Grupo de Investigación en Arqueología Forense de Uruguay encontró en la tarde del martes restos óseos en el Batallón 13, una base militar ubicada en la ciudad de Montevideo que funcionó como un centro clandestino de detención durante la díctadura que tuvo lugar en ese país entre 1973 y 1985.

El hallazgo implica la posibilidad de que los restos pertenezcan a María Iruretagoyena de Gelman, la nuera del reconocido poeta argentino y ya fallecido Juan Gelman. María fue secuestrada junto a su esposo Marcelo  -periodista e hijo del poeta-  en 1976 y llevada a Uruguay, donde se cree que asesinada y luego enterrada en el Batallón 13.

Una delegación del Gobierno uruguayo liderada por el ministro de Defensa, José Bayardi, concurrió al lugar del hallazgo pero evitó dar precisiones hasta contar con más información.

"Para la sociedad en su conjunto y para los familiares (de los desaparecidos) esto tiene una sensibilidad muy particular, por lo que cualquier información que demos es acotada a lo que la jueza determina. Lo peor que hay en esto es generar expectativa", indicó el ministro a la prensa local. En concreto, los antropólogos hallaron un cráneo y una clavícula. Se estima que el primer informe oficial se emitirá en los próximos 10 o 15 días.

El caso de María Iruretagoyena Gelman es emblemático por distintos motivos: porque fue secuestrada en Argentina y luego trasladada a Uruguay -la suya es una de las muertes de más alto perfil en el país vecino- y por la incesante búsqueda de sus familiares que Juan Gelman emprendió luego de la desaparición de su hijo y su nuera.

El hecho sucedió el 24 de agosto de 1976. Entonces, un comando de la SIDE secuestró a María Iruretagoyena y a su esposo Marcelo Gelman, quien trabajaba como periodista. También fueron abducidos por agentes de la dictadura la hermana de Marcelo, Nora Eva, y un amigo de Ambos. Luis Eduardo pereda. María se encontraba embarazada de siete meses al momento del hecho.

Todos ellos fueron llevados al centro clandestino de detención conocido como "Automotores Orletti". Días despúes Nora Gelman y Luis Pereda fueron liberados. Marcelo, no obstante, continuó siendo torturado y fue posteriormente asesinado junto a otros tres detenidos. En enero de 1990, el Equipo Argentino de Antropología Forense identificó los restos de Marcelo. Fue encontrado dentro de un tambor de grasa lleno de cemento con un tiro en la nuca.

María, por su parte, fue trasladada -siempre de manera clandestina- a Montevideo en un avión de la Fuerza Aérea uruguaya en octubre del mismo año. Luego de dar a luz en un hospital militar, a la mujer le quitaron el bebé y la tras llevarla distintas locaciones, la asesinaron y enterraron en un predio conocido como Batallón 14.

Se cree que años después sus restos fueron llevados al Batallón 13, y por ello se especula con la posibilidad de que los huesos encontrados sean suyos. El lugar del hallazgo, de hecho, fue cercano a donde en 2005 se encontraron los huesos de Fernando Miranda, un escribano y militante del Partido Comunista y el Frente Amplio desaparecido durante la dictadura uruguaya.

La búsqueda de los restos de desaparecidos en Uruguay comenzó con el retorno a la democracia en 1985. Pero a la par, Gelman llevó a cabo una minuciosa investigación paralela, a través de la cual logró recabar la mayoría de los datos que le permitieron dar con su nieta, identificada como Macarena.

Uno de los momentos más emblemáticos tuvo lugar en 1998, cuando antes de conocer la identidad, el poeta publicó una "carta abierta a mi nieto", donde narraba la historia de su hijo y su esposa -los padres de su nieta- y articulaba sus sentimientos por ella.

Otro aspecto notorio de su búsqueda fue el hecho de que el poeta protagonizó un contrapunto a través de una serie de cartas con el entonces presidente uruguayo, Julio María Sanguinetti.

Gelman solicitaba colaboración con la búsqueda en el suelo del país vecino, mientras que el Presidente negaba que se hubieran dado robos de bebés durante la dictadura en su país. Como consecuencia de su reticencia, Sanguinetti comenzó a recibir cartas de personalidades de distintos ámbitos, entre ellos varios premios Nóbel.

Finalmente, pocos meses después de la asunción del sucesor de Sanguinetti, Jorge Battle, Gelman logró reencontrarse con su nieta. Tras el descubrimiento, Macarena cambió su apellido al de sus padres biológicos y se dedicó a militar por temas relacionados a los derechos humanos durante las dictaduras sudamericanas y la identidad de personas que no conocen a sus familias de origen. Desde el 2015, Macarena Gelman es diputada del Frente Amplio por Montevideo.

Juan Gelman, por su parte, murió el 14 de enero de 2014 en la Ciudad de México, a los 83 años. Como consecuencia, la entonces presidente de la Nación Cristina Kirchner decretó tres días de duelo nacional.

 Seguí leyendo: