(Maximiliano Luna)
(Maximiliano Luna)

Más de centenar de ciudadanos autoconvocados, entre los cuales figuran intelectuales, abogados, artistas, periodistas, dirigentes políticos, miembros de la sociedad civil y empresarios presentan este miércoles en el Cabildo a las 17 la iniciativa "Argentina Conversa".

Se trata de una invitación a "todos las que tengan la predisposición a escuchar y conversar, sin exclusiones ni limitaciones" para "lograr acuerdos mínimos que apuntalen políticas de estado, una necesidad urgente y prioritaria de la sociedad argentina para alejarnos del abismo", según puede leerse en la convocatoria difundida por redes sociales.

Fundamentan la necesidad de iniciar "una conversación nacional multiplicada a lo largo y ancho del país" con la convicción que "los consensos son imprescindibles para un desarrollo inclusivo y sustentable en el marco esencial de la democracia".

Entre los firmantes de la convocatoria figuran el director del Observatorio de la Deuda Social de la UCA, Agustín Salvia; el filósofo Santiago Kovadloff; la filósofa Diana Cohen Agrest; el director de cine Juan José Campanella; los abogados Daniel Sabsay, Alejandro Fargosi, Alejandro Carrió, Alberto García Lema, Guillermo Lipera, Máximo Fonrouge, Hugo Wortman Jofre, Eduardo Gerome y Alfredo Popritkin; el consultor Sergio Berensztein; el director de editorial Perfil, Jorge Fontevecchia; la periodista y ex senadora Norma Morandini; la ex jueza de la Corte Suprema de Mendoza Aída Kemelmajer, la actriz Soledad Silveyra y Leonor Benedetto; el escritor Federico Andahazi; las ex diputada María Eugenia Estenssoro y María José Lubertino; el productor teatral Carlos Rottemberg; el presidente del Senado, Federico Pinedo; la empresaria Cristina Miguens; el dirigente peronista Julio Bárbaro; el economista, Daniel Marx; los periodistas Carlos Gabetta, Eduardo Fidanza y Jorge Sigal, ente otros.

"Las crisis argentinas son recurrentes desde hace largas décadas y se han producido bajo gobiernos de distinto signo. Son determinantes para ello problemas de indudable gravedad que no logramos resolver como la magnitud de la pobreza, la corrupción sistémica, la imposibilidad de estabilizar un proceso de crecimiento y la de consensuar mínimas políticas de Estado en temas cruciales como la educación, la salud, la seguridad, el trabajo y reglas básicas estables en materia económica que permitan desarrollar las actividades con un razonable grado de previsibilidad", sostiene quienes acompañaron la declaración fundacional de Argentina Conversa.

"Lo habitual es la confrontación, la falta de respeto por la diferencia o, directamente, la descalificación de quien piensa distinto. Esto se acrecienta aún más en años electorales como el presente. Hay, en paralelo, una notable falta de apego a la Ley que nos acerca a una peligrosa anomia. Un elevado porcentaje de la sociedad no confía en los poderes del Estado ni espera de la Justicia una resolución fundada y razonable de situaciones conflictivas. La dirigencia política, económica y social afronta, igualmente, un fuerte desprestigio", se lee en el texto de quienes apoyan la convocatoria.

"Necesitamos generar, cuanto antes, espacios para un encuentro democrático. Ante la crisis las grietas se hacen cada vez más profundas y peligrosas. También se abren espacios para propuestas autoritarias que, sin importar el signo político que invoquen, cuestionan la democracia y la vigencia de la Constitución. Sin reglas claras y consensos en los temas más urgentes, el año electoral sólo puede potenciar las diferencias, ahondar los problemas y alejarnos de las soluciones", advertían ya en marzo cuando se lanzó la declaración fundacional.

"En ese contexto, el resultado de las elecciones, cualquiera que sea, no será suficiente para enfrentar la compleja situación que arrastramos hace décadas. Cada persona, cada institución pueden asumir un rol activo en este desafío que nos interpela y nos demanda ser protagonistas", señalan los adherentes a la propuesta.

Entre los impulsores figuran los promotores de la iniciativa popular en favor de una ley de "Ficha Limpia" para que los condenados por corrupción no puedan presentarse a cargos electivos, como el licenciado en sistemas Gastón Marra, la periodista Fanny Mandelbaum y los abogados Alícia Gallardo Polleri y Alejandro Drucaroff.

Aparecen como firmante también María Angélica Gelli, Marta Oyhanarte, Cristina Calvo, Sonia Abadi, Lourdes Puente, Carolina Biquard, Oscar Oszlak, Inés Sanguinetti, Teresa Anchorena, Facundo Gómez Minujin, Silvia Uranga, Carlos March, Claudio Ferrari, Norberto Rodríguez, Teodoro Kreckler, Daniel Roggero, Mercedes Jones, Ricardo Hara, Ricardo Guibourg, Ezequiel Nino, Gonzalo Argüello, Beby Lacroze, Marcelo Figueroa, Enrique Bencich, María Pagani, Gabriel Griffa, Carlos Reussi Braga, Guillermo Francos, Juan Llach, Silvia Taurozzi, Ezequiel Cassagne, Pedro Friedrich, Teddy Karagozian, Silvia Callegaro, Gastón O´Donnell, Enrique Del Percio, Diego Gorgal, Edgardo Zablotzky, Eduardo Rodríguez, Carlos Rozen, Ruben Rappacena, Felix Borgonovo, Marcelo Casal, José Luis Tobal Cabrera, Edgardo Donato, Gabriela Neme, Damián Caparelli, Mario Elgue, Pedro Del Piero, Alejandro Peyrou, Mario Alberto Perna, Eduardo Lazzari, Alicia Cuñarro, Miguel E. Pellerano, Nidia Irene Burstein, Oscar Muiño, Guillermo Rozenwurcel, Adalberto Bussetto, Claudio Destéfano, Mora Gutiérrez Cullen de Arauz, Marie Louise Martin, Alberto Asseff, Lily Flah, Marta C. Antonelli, Ester Kaufman, Manuel Alvarez Tronge, Victor A. Beker, Diego Cesar Bunge, Juan Pablo Abadie, Diego Pérez Santisteban, Elsa Piumetti, Hugo Oscar Ambrosi, Nicolas Gadda Thompson, Rocio Weil, Francisco Ingouville, Patricia Vasquez, Noemi Pulido, Cledis Candelaresi, Marcelo Vittino Rossi, Shanti Aboitiz, Alejandro Arauz Castex, Celeste Lusetti, Rodolfo Carlos Barra y Raquel Munt, entre otras.