Quince minutos después de las 18, hora en la que cerraron los comicios, Santiago Cafiero, uno de los dirigentes de mayor confianza de Alberto Fernández, y la diputada nacional de La Cámpora Luana Volnovich, aseguraron que en el Frente de Todos están muy conformes con la elección realizada.

Ambos señalaron que, según los datos que tienen, mejoraron la performance electoral con respecto a las elecciones presidenciales del 2015. En base a esos  primeros datos reina la alegría en el espacio que conducen Alberto Fernández y Cristina Kirchner.

Alberto Fernández votó a media mañana en una escuela de Puerto Madero (Adrian Escandar)
Alberto Fernández votó a media mañana en una escuela de Puerto Madero (Adrian Escandar)

"Millones de argentinos fueron a expresar su voluntad para cambiar el rumbo en el país. Se ha dado un paso importante en estas elecciones primarias. Consolidamos, a lo largo y ancho del país, las expectativas que teníamos", explicó Cafiero durante una conferencia de prensa brindado en el comando de campaña del peronismo.

Cafiero destacó la importante participación que hubo en los comicios y dijo que "la gran mayoría de los argentinos quiere terminar con este Gobierno". En esa línea, sentenció: "Dos tercios de la Argentina le dijeron que no al Gobierno".

La ex presidenta votó en Santa Cruz (REUTERS)
La ex presidenta votó en Santa Cruz (REUTERS)

El dirigente peronista advirtió que "el oficialismo retrocedió con respecto a las elecciones del 2015" y el peronismo superó este domingo lo hecho en esos comicios. "Le estamos respondiendo a la gente que nos pedía que nos juntáramos", sostuvo.

Por otra parte, Vulnovich afirmó que en el búnker están muy conformes por "la gran elección" realizada y contó que tienen un centro de información propia que les proveerá datos. "Nos da la tranquilidad de contar con información de primera mano", indicó.
"Estamos teniendo números muy buenos de Córdoba. Estamos creciendo mucho. Redujimos la diferencia que el PRO había sacado en 2015. También hemos crecido en Santa Fe", sostuvo Cafiero en diálogo con Radio Con Vos

Y agregó: "Estamos haciendo una muy buena elección en la provincia de Buenos Aires, en bastiones que el macrismo pensaba que los había conquistado y les están dando la espalda. La elección a gobernador de Kicillof es muy buena. Muy, muy buena".

Con pocos globos y cautela, el búnker de Juntos por el Cambio espera por los primeros resultados

Personal de seguridad en el centro de campaña del oficialismo guarda globos (Foto: Nicolas Stulberg)
Personal de seguridad en el centro de campaña del oficialismo guarda globos (Foto: Nicolas Stulberg)

Para las 19, el centro de campaña montado por Juntos por el Cambio en Costa Salguero recién empezaba a poblarse. Solo un puñado de asesores de funcionarios nacionales, porteños y bonaerenses que se inclinaban por los sándwiches de jamón y queso o los alfajores de dulce de leche y que intercambiaban información con los periodistas. "No tenemos nada", decían al unísono, frente a los boca de urna que, desde temprano, empezaron a desparramar desde las filas del Frente de Todos.

En el salón VIP, separado del pabellón de prensa, los jefes de campaña de Mauricio Macri, María Eugenia Vidal y Horacio Rodríguez Larreta intercambiaban datos de las dos mil mesas testigo desplegadas en todo el país.

Al mediodía, los funcionarios de la mesa chica de la gobernadora bonaerense, de Casa Rosada y de la ciudad de Buenos Aires almorzaron en Olivos. Recién entrada la tarde empezaron a llegar a Costa Salguero, histórico búnker del oficialismo. Sin globos, y con cautela.

Según pudo reconstruir este medio, Federico Salvai, el jefe de Gabinete bonaerense y jefe de campaña de Vidal, estuvo durante todo el día mucho más "hermético" que de costumbre. Lo mismo Marcos Peña, el jefe de la campaña nacional. A las 19.10, el jefe de ministros encabezó una conferencia de prensa junto a Salvai y Eduardo Machiavelli, jefe de la campaña de la Ciudad.

Marcos Peña y Federico Salvai (Nicolas Stulberg)
Marcos Peña y Federico Salvai (Nicolas Stulberg)

En el pabellón principal, en el lugar asignado para la militancia, los invitados especiales y familiares, todavía pocos, seguían la conferencia por las pantallas gigantes. Nadie escuchaba con atención al jefe de Gabinete, que se esforzaba por mostrar buen semblante, ni hubo aplausos.

Según pudo saber este medio, Jaime Durán Barba, consultor estrella del Gobierno, estaba esta tarde mucho más reservado que durante los días previos.

En los livings armados debajo del escenario, empezaban a aparecer los primeros globos de colores, tirados en el piso. Los empleados de seguridad, con chalecos amarillos, los guardaban en bolsas de consorcio. En teoría, para tirar cuando aparezca el Presidente, casi a la medianoche. O para guardarlos para otra ocasión. Aún es una incógnita.

Seguí leyendo: