Ricardo Lorenzetti
Ricardo Lorenzetti

El juez de la Corte Suprema de Justicia de la Nación Ricardo Lorenzetti aseguró que "la independencia de los jueces es una política de Estado. Querer eliminar al Poder Judicial o modificar sentencias por medio de una ley afecta seriamente la división de poderes".

Las declaraciones de Lorenzetti llegaron luego de que, pocos días después de haber confirmado que iba a ser el precandidato a presidente en una fórmula con Cristina Kirchner, Alberto Fernández cuestionara decisiones del Poder Judicial y asegurara que "hace falta revisar lo que ha pasado en estos años".

"Nadie debe molestarse porque uno diga que tendremos que revisar lo que los jueces han dicho. Cristina está hoy sentada en el banquillo porque un juez le echa la culpa de haber mandado proyectos de Ley de presupuesto que, previo a ser aprobados por el Congreso, fueron promulgados. Eso lo escribió un juez que se llama Ercolini. En alguno momento seguramente alguien va a tener que revisar esas cosas", agregó Fernández.

También el ex juez de la Corte Eugenio Zaffaroni se había pronunciado por "hacer una revisión" de las causas de los detenidos por corrupción, entre ellos ex funcionarios del gobierno kirchnerista, a los que consideró "presos políticos".

Esas declaraciones del precandidato kirchnerista fueron repudiadas por distintos dirigentes políticos del oficialismo y la oposición, y esta semana dos integrantes de la Corte Suprema de Justicia también lo criticaron.

Primero fue el presidente del máximo tribunal, Carlos Rosenkrantz, quien llamó a "distinguir entre militar y juzgar, entre juzgar y hacer política". En esa línea, el magistrado de la Corte Horacio Rosatti pidió hoy a todo el arco político "que respeten las decisiones judiciales aunque no las compartan".

Alberto Fernández (Foto: Nicolás Stulberg)
Alberto Fernández (Foto: Nicolás Stulberg)

A su turno, en diálogo con Infobae, Lorenzetti sostuvo que "la independencia de los jueces es una política de Estado de la Corte Suprema y de todo el Poder Judicial. Querer eliminar al Poder Judicial o modificar sentencias por medio de una ley afecta seriamente la división de poderes. La Corte ha dado muestras claras en los últimos diez años de que eso no es admisible".

"Es un principio que defenderemos siempre con coherencia en beneficio de los ciudadanos que reclaman una justicia independiente. Sostuvimos esta posición en contextos de enormes presiones sobre los jueces. Defendimos la independencia de los jueces y lo seguiremos haciendo porque es una condición irrenunciable de una democracia sana y una república en serio", concluyó Lorenzetti.

Ayer, Rosatti pidió que los políticos respeten "las decisiones judiciales aunque no las compartan" y advirtió que el Poder Judicial "debe su existencia y su vigencia" a la Constitución Nacional, por lo que "no depende ni de la voluntad ni de opiniones coyunturales". "El legislador crea las leyes, el Ejecutivo las reglamenta y el juez las aplica. Pero todos los poderes tienen su límite en la Constitución Nacional", manifestó el magistrado al hablar ante las XXV Jornadas Científicas de la Magistratura Argentina realizada en el Centro Cultural Kirchner (CCK).

Rosenkrantz se había pronunciado ayer en el mismo sentido al considerar, en la inauguración del encuentro, como "inconstitucional, antirrepublicana y profundamente irrazonables" las expresiones sobre una eventual disolución de la Corte. Aludió al intelectual Mempo Giardinelli, quien propuso "una nueva Constitución" cuyo "punto central es la eliminación del Poder Judicial para que haya en su lugar un servicio de Justicia".

Seguí leyendo: