El ex jefe de la barrabrava de Independiente, Pablo "Bebote" Alvarez, dio una entrevista televisiva en la que denunció que fue contratado por Hugo y Pablo Moyano para sacar al ex presidente del club de Avellaneda, Javier Cantero. Además reveló que padre e hijo defraudaron a la institución al quedarse con 30 millones de dólares del fideicomiso Arístides.

Según Álvarez, esos 30 millones de dólares que no entraron a las arcas del club se acumularon a través de la "venta de jugadores, entradas no declaradas, publicidades que no se blanquearon ni se informaron" a la AFA, "entre otros chanchullos más", agregó en diálogo con el programa periodístico La Cornisa.

"Bebote" Alvarez está preso en Melchor Romero desde octubre de 2017 cuando se lo encontró responsable de una asociación ilícita que, entre otras operaciones, estaba señalada por amenazar a jugadores e inclusive al técnico de club, Ariel Holan. En uno de los pasajes de la entrevista aseguró que los Moyano "inventaron la extorsión a Holan" cuando comprendieron que les había dejado de responder.

Pablo “Bebote” Álvarez (NA)
Pablo “Bebote” Álvarez (NA)

La semana pasada el fiscal Sebastián Scalera ordenó allanar 12 inmuebles, entre otros, las sedes del sindicato, la federación y la mutual de Camioneros, la empresa Integradores, de la que se sospecha, sería propiedad del clan Moyano y la oficina de Christian Bragarnik, un representante de jugadores a quien acusó de pagarle a los barras para subir o bajar su cotización a través de aplausos o abucheos.

Según Álvarez lo usaron a él para apretar a Cantero y amenazar a su familia, para lograr que renunciara a la presidencia. También explicó que Pablo Moyano organizaba a la barra y facilitaba "los micros, la entrega de entradas, las banderas, los globos y los viajes al exterior".

Pablo “Bebote” Álvarez, líder de la barra de Independiente
Pablo “Bebote” Álvarez, líder de la barra de Independiente

Entre las irregularidades el ex barra explicó que "las mil entradas" que le daban a su agrupación y otras "80 o 100 de procotolo" no pasaban por la contabilidad del club, sino que las rendían de manera paralela, para simular operaciones y usarlas para beneficio propio. "Eran mil socios que no pagaban sus cuotas a Independiente sino que iban directo al bolso de la familia Moyano", aseguró.

Entre las acusaciones Alvarez agregó que además los Moyano extorsionaron a las empresas Loma Negra y Acíndar. A la primera, exigiéndole el cemento por tres millones de pesos para hacer el nuevo estadio. Y a la segunda, exigiéndole "una tonelada y media de acero".

 

En la misma línea aseguró que los Moyano "lo usaron para garantizar la salida de Cantero" y los acusó de "financiar a la barra". Inclusive precisó que al jugador Victor "Cuesta lo compraron a dos millones y medio de dólares. Y el club los hizo figurar en 600 mil dólares más (…) los Moyano se quedaron con el dinero del club".

SEGUÍ LEYENDO