Luis D’Elía sería detenido de inmediato
Luis D’Elía sería detenido de inmediato

La Cámara Federal de Casación Penal ordenó hoy el inmediato cumplimiento de la condena a tres años y nueve meses contra Luis D'Elía por la toma de la Comisaría 24 de La Boca, lo que implicaría que el tribunal oral no puede dilatar la detención.

La defensa del militante kirchnerista había pedido el beneficio de prisión domiciliaria y estaban diligenciándose las actuaciones para verificar su estado de salud. Sin embargo, la Sala III de Casación resolvió hoy rechazar una "nueva e improcedente" presentación formulada por los abogados de D'Elía.

Con la decisión de Casación, los jueces Liliana Catucci, Eduardo Riggi y Carlos Mahiques dispusieron devolver las actuaciones al Tribunal Oral Federal 6 para que se cumpla de inmediato la pena impuesta contra el dirigente piquetero.

Este mediodía, el TOF 6 recibió el fallo de Casación y los jueces decidieron no tomar ninguna medida. Es porque aún tienen que resolver un pedido de D'Elia para cumplir la condena bajo el régimen de prisión domiciliaria por problemas de salud. Este trámite está abierto desde fines del año pasado ya que el dirigente social fue sometido a estudios y pericias médicas que están bajo análisis.

Con los informes que presenten los médicos el Tribunal Oral resolverá. Por eso todavía no se decidió la ejecución de la condena. La decisión sobre la prisión domiciliaria podría dictarse la semana que viene.

El titular de la Federación de Tierra y Vivienda estuvo a punto de lograr la impunidad favorecido por los camaristas más cercanos al kirchnerismo en aquel momento. El presidente del partido Miles había sido beneficiado por la Sala I de la Cámara Federal integrada por el destituido Eduardo Freiler, Eduardo Farah y Jorge Ballestero, que cambió la calificación y lo sobreseyó por prescripción. Ese fallo fue recurrido por el fiscal Germán Moldes ante la Cámara de Casación que revocó el sobreseimiento de D'Elía.

La toma de la Comisaría 24

En 2004 el líder piquetero era funcionario del gobierno de Néstor Kirchner, a cargo de la Subsecretaría de Tierras para el Hábitat Social, e irrumpió junto a un grupo de seguidores en la seccional policial para reclamar por el crimen de uno de sus compañeros.

Todo ocurrió en la madrugada del 26 de junio en la comisaría 24 de La Boca. Ese día, se cumplían dos años del asesinato de Maximiliano Kosteki y Darío Santillán. D'Elía y un grupo de militantes y vecinos del barrio ocuparon las instalaciones de la comisaría 24. Habían matado al dirigente comunitario Martín "Oso" Cisneros y el entonces funcionario aseguraba que el asesino, un dealer de la zona, estaba siendo protegido por la policía de esa seccional.

Según la acusación fiscal, los manifestantes entraron a los gritos de "Rati puto, abrí la puerta", "Si no traen al asesino, te quemo toda la comisaría", dijo uno. "Orinaron la gorra del comisario" y los agentes debieron "huir por los techos", se sostuvo. También golpearon al cabo primero Rubén Darío Braga. Se afirmó que fue D'Elía el que llamó a sus compañeros a romper y prender fuego los bienes, incluido los patrulleros.

Al ingresar en la comisaría, se encontraron con destrozos y roturas de muebles, computadoras y hasta la moto de un agente. Se denunció además que faltó un cuadro donado de Benito Quinquela, junto a expedientes y sumarios. Además, una mujer embarazada que había llegado para hacer una denuncia quedó retenida adentro de la seccional junto a su esposo y un menor de edad. No la dejaban irse.

En el juicio oral, D'Elia rechazó las acusaciones, pero fue condenado a cuatro años de prisión. Al revisar el fallo, Casación redujo la condena a tres años y nueve meses.

Seguí leyendo: