(Franco Fafasuli)
(Franco Fafasuli)

La Legislatura porteña aprobó este jueves una ley que obligará a todos los taxis a utilizar una aplicación digital para la contratación de viajes. Esta también permitirá a los usuarios evaluar la calidad del servicio con un sistema de puntuación y garantizará la posibilidad de pagar con tarjeta de crédito o débito.

Al igual que con otras plataformas de transporte privadas como Uber o Cabify, los usuarios también podrán conocer y elegir de antemano al chofer, tendrán detalles de las rutas más convenientes y contarán con un historial de los viajes realizados.

La ley fue aprobada con 42 votos afirmativos de los bloques Vamos Juntos, Evolución, Socialismo y Mejor Ciudad, 13 negativos de Unidad Ciudadana, Frente de Izquierda y Autodeterminación y Libertad y 5 abstenciones (del Bloque Peronista y GEN).

Según el oficialismo, los taxistas se beneficiarán al contar con una app de gestión ya que recibirán más solicitudes de viaje "en forma ágil y sencilla". Además, aseguran que se hará "más eficiente el servicio bajando los kilómetros de circulación vacíos, con la consecuente reducción del consumo de combustible, la congestión y la contaminación". Los choferes podrán elegir entre BA Taxis -ya existente- u otras app que sean homologadas, pero estarán obligados a utilizar al menos una.

Tal vez la novedad más saliente sea que el clásico reloj taxímetro será reemplazado por una tablet -o dispositivo similar- conectada al Sistema de Gestión Integral de Taxis, sin la cual no podrán operar, ya que el chofer deberá estar "logueado" en el sistema para poder operar. Este validará que el taxi tenga la licencia y la VTV al día, que el chofer esté habilitado y que no haya superado la cantidad de horas máximas permitidas por jornada.

El hecho de que el Gobierno cuente con los datos de ubicación de cada taxi, viajes, facturación y choferes fue señalado con preocupación por algunos legisladores durante el debate en el recinto.

(Getty)
(Getty)

Por otro lado, para solventar los gastos de instalación de los nuevos dispositivos y su mantenimiento mensual (paquete de datos), la ley aumenta la bajada de bandera de 10 a 11 fichas. El oficialismo calculó que con esta ficha adicional de cada viaje los taxistas podrán cubrir los costos sin mayores problemas.

La legisladora oficialista Cristina García, autora del proyecto junto a Natalia Fidel, aseguró que el proyecto viene a garantizar un transporte "eficaz y seguro". También argumentó que "la tecnología no precariza el servicio sino que lo jerarquiza" y que estar en contra de esta ley es "ser funcional a Uber".

"Hoy existen herramientas que pueden ayudar a elevar el nivel de seguridad de los choferes y pasajeros, y si están disponibles hay que aprovecharlas", señaló Fidel.

Desde las oposición las principales críticas giraron en torno a los costos extras que el sistema genera para los choferes y los usuarios. En primer lugar cuestionaron los cálculos hechos por el oficialismo y negaron que una ficha por viaje alcance para solventar los gastos (por ejemplo, la adquisición de una tablet o dispositivo). "Con esta recesión no es momento de andar votando esta ley", resumió Silvia Gottero del Bloque Peronista.

(Nicolás Aboaf)
(Nicolás Aboaf)

En la misma línea, Sergio Abrevaya, del GEN, planteó que "no hay que cargar más costos a los taxis porque los hacen menos competitivos" en el marco de una "competencia desleal". No obstante, reconoció que la ley "no está mal motivada".

"En un contexto de recesión económica, el costo no va a ser abordable. Los $1.300 por mes no son dos monedas. Y el único que aporta es el taxista, a lo sumo se lo traslada al usuario", dijo Paula Penacca en representación del bloque de Unidad Ciudadana. En ese sentido, pidió que se considere algún tipo de subsidio para implementar el cambio tecnológico.

El Gobierno porteño estima que para mediados de 2020 todos los taxis contarán con el nuevo sistema. 

Seguí leyendo: