El presidente Mauricio Macri, escoltado por Hernán Lombardi -coordinador general de la Unidad G20- recorrió el predio de Costa Salguero donde se desarrollará la Cumbre de Líderes del G20.

La idea fue que practicara todo el camino que realizará el 30 cuando los mandatarios – Donald Trump, Angela Merkel, Vladimir Putin y Xi Jinping, entre otros- ingresen al lugar. Así repasó el lugar donde se hará el primer saludo y los pasos protocolares que se le exigen para un evento de tamaña envergadura.

Lombardi, lo acompañó en todo el recorrido y le fue explicando por dónde se moverá, en cada uno de los momentos de la Cumbre.

También visitó el salón donde se realizarán las cuatro sesiones plenarias de líderes: la sala tiene una imponente mesa redonda para los mandatarios y en el centro un enorme logo del G20 dispuesto de manera tridimensional.

Todo el salón está rodeado de pantallas gigantes y  de escritorios para los funcionarios de cada país.

Macri probó también cómo funcionan los micrófonos y cómo se activan y desactivan, ya que el mandatario deberá comandar las sesiones: dar y retirar la palabra es una de las tareas más importantes y complicadas de presidir un evento como este.

En este ensayo general, Macri hasta probó el sistema de computación que le permitirá liderar la reunión. Finalmente, también visitó el lugar donde se realizará la conferencia de prensa, el 1 de diciembre, en al que supuestamente comunicará un documento final.

La Argentina preside este año el foro de políticas económicas más importante del mundo. Su mandato culmina este 1 de diciembre cuando finalice la Cumbre de Líderes de Buenos Airespero el foro es mucho más que esta reunión, es un camino que atravesó decenas de reuniones en todo el país y puso a trabajar a miles de funcionarios de los miembros (19 permanentes más la Unión Europea).

El predio de la Cumbre contará con 30.000 metros cuadrados cubiertos, divididos en tres aéreas: una de líderes, con espacios para reuniones plenarias, salas para encuentros bilaterales y área de descanso. Una segunda, con una zona de sherpas-que son los máximos representantes de los jefes de estado-, que también contará con salas reuniones, auditorios y otro espacio común de descanso. En tanto, la tercera zona será el espacio destinado a la organización, donde trabajarán 1.000 personas, con oficinas para la logística.

La decisión de que sea el Centro Costa Salguero llevó meses de estudio. Desde la Unidad G20 explicaron a Infobae que desde el minuto uno siempre se pensó en la Ciudad de Buenos Aires y no en ninguna otra zona del país por dos razones: seguridad y logística.

La decisión fue tomada por el Consejo de Seguridad del G20, que está compuesto por todas las fuerzas y presidido por el ministerio de Seguridad.

Después de un informe técnico de Seguridad se eligió a Costa Salguero por un elemento clave: el Río de la Plata, que funciona como una barrera natural y cubre el 50% del predio.

Además, la zona tiene -según los estudios técnicos- acceso terrestre que sirve para cualquier tipo de vehículos. De hecho, hay espacio para el descenso de helicópteros, Aeroparque está muy próximo y es un sector aislado de la ciudad, fácilmente cercable

Seguí leyendo: