El ministro Rogelio Frigerio en el Consejo Interamericano de Comercio y Producción (CICyP)
El ministro Rogelio Frigerio en el Consejo Interamericano de Comercio y Producción (CICyP)

El almuerzo que el capítulo argentino del Consejo Interamericano de Comercio y Producción (CICyP) organizó en el Alvear Palace se había preparado para todo. Fue convocado hace dos meses bajo la consigna de "#QueMomento" y el invitado de honor era Nicolás Dujovne. Las cosas se complicaron todavía más, y el ministro tuvo que viajar de urgencia a Washington a renegociar el acuerdo con el FMI. Así que pasó para una semana después, para este miércoles.

Anoche, cuando el presidente del CICyP, Adrián Werthein, se enteró de que Dujovne había sido internado para un chequeo de urgencia por un fuerte dolor abdominal y torácico, no lo podía creer. Pero ser argentino lo prepara para todo. Llamó al ministro del Interior, Rogelio Frigerio, que no dudó en reemplazar a su colega del Gabinete ante la destacada audiencia.

Es que en el CICyP se concentra lo que en Cambiemos se denomina el "Círculo Rojo" completo, desde la Bolsa de Comercio, hasta la UIA, pasando por la Sociedad Rural, la Cámara de Comercio, la Cámara de la Construcción, la Bolsa de Cereales, la Cámara de Exportadores, el Mercado de Valores y la Cámara Naviera, entre varias instituciones más. Y empresas como Axion, Aeropuertos Argentinas 2000, Acindar, Cabrales, Bagó y los bancos Galicia, Macro, Finansur, Nación, por nombrar solo algunos.

El presidente del CICyP, Adrián Werthein, y el secretario Sergio Bergman
El presidente del CICyP, Adrián Werthein, y el secretario Sergio Bergman

El evento comenzó con la presentación que realizó la directora de comunicaciones del CICyP, Fabiana Ricagno. Minutos más tarde, lo más granado de lo que Mauricio Macri definió este martes en la reunión de Gabinete ampliado como "núcleo de poder que representa el mayor problema de la Argentina" aplaudió enfáticamente el ingreso de Frigerio al salón del Alvear donde ya estaba servida la entrada, un exquisito carpaccio de salmón con caviar que pudo degustarse mientras habló Werthein.

El presidente del CICyP les pidió a los mozos del Alvear "que no vuele una mosca" cuando Frigerio brinde su discurso, mostrando la ansiedad de las mesas por escucharlo. Y, antes de que él mismo diera el suyo, mostró un video con la imagen de Domingo Faustino Sarmiento y puso a todo el salón a cantar el Himno al Maestro. "Gloria y loor, honra sin par, para el grande entre los grandes", se escuchó en las mesas, para satisfacción de Werthein.

El ministro del Interior, Rogelio Frigerio
El ministro del Interior, Rogelio Frigerio

Fue el puntapié perfecto para empezar diciendo "¿cómo no hemos podido resolver ese tema (la educación) pendiente desde hace 150 años?". Expresó su aval al regreso de las retenciones  diciendo que "como hombre de campo que reconoce que (a Cambiemos) le dejaron pocas herramientas, los que podemos tenemos que pagar, es nuestro deber, es lo que tenemos que hacer, es la hora".

Agregó que "es un momento de apoyar, de estar al lado del Gobierno". Y, con determinación, aseguró que "este Presidente no se va a ir, va a cumplir su mandato, y cada uno tendrá la oportunidad de respaldar a quien quiera en las próximas elecciones".

Adrían Werthein, Juan Carlos López Mena y Darío Werthein
Adrían Werthein, Juan Carlos López Mena y Darío Werthein

Sin vueltas, Werthein dijo que "hay muchas cosas que se hicieron mal, el mismo ministro (Frigerio) lo reconoció, pero estamos para apoyar y no para poner el dedo en la llaga". Luego, presentó a Frigerio como "un hombre sabio, sereno y seguro, que tiene la capacidad de hablar sin promover grietas, llegando aún a la gente que no piensa como usted con un mensaje inteligente, razonado, profundo".

El embajador del Reino Unido Mark Kent, Adrián Werthein y el embajador argentino en el Reino Unido Renato Carlos Sersale di Cerisano
El embajador del Reino Unido Mark Kent, Adrián Werthein y el embajador argentino en el Reino Unido Renato Carlos Sersale di Cerisano

El titular de Interior tampoco anduvo con eufemismos. Se refirió al "famoso fin de semana en Olivos" como un pésimo momento del Gobierno. Estos días "estamos mejor", aseguró, "estamos haciendo lo humanamente posible para sostener la calma", buscando "retomar la agenda del crecimiento y el desarrollo".

Daniel Pelegrina, Sergio Bergman, Adrián Werthein, Edward Prado, Miguel Acevedo, Adelmo Gabbi, Gustavo Weiss y Mark Kent
Daniel Pelegrina, Sergio Bergman, Adrián Werthein, Edward Prado, Miguel Acevedo, Adelmo Gabbi, Gustavo Weiss y Mark Kent

Detalló "las bombas" que tuvieron que desarmar desde que llegaron al Gobierno y contó que "en el 2017 logramos poner el país de pie", "lo hicimos en un año normal en el mundo, muy distinto al actual". "Pero estamos demostrando que tenemos el mejor piloto de tormenta en el Presidente, que tiene un respaldo internacional inédito en la historia argentina", dijo. Y aseguró que "la Argentina no va a volver atrás", el momento más aplaudido de su discurso.

Nicolás Caputo, Mauricio Filiberti y Tato Lanusse (Fotos Guille Llamos)
Nicolás Caputo, Mauricio Filiberti y Tato Lanusse (Fotos Guille Llamos)

Frigerio aceptó algunas preguntas para terminar. Infobae le preguntó cuándo se aprobará el Presupuesto 2019 y sólo se animó a decir que el Gobierno esperaba enviarlo el viernes, cumpliendo con el plazo estipulado por la Constitución, que pone como fecha tope el 15 de diciembre. Y dijo que la aprobación de esa ley "será un punto de inflexión, ya que es inédito que en Argentina nos pongamos de acuerdo en un axioma muy claro, que no se puede seguir gastando más de lo que tenemos. La mayoría de los países superaron hace mucho tiempo este aspecto de la administración de los Estados. Aquí, en cambio, sigue siendo tema de debate".

Las mesas siguieron aplaudiendo. El ministro aceptó sacarse fotos con varias mesas femeninas y se volvió a su despacho. Miguel Acevedo, de la UIA; Gustavo Weiss, de la Cámara de la Construcción; Daniel Pelegrina, de la SRA; y Adelmo Gabbi, de la Bolsa de Comercio, que compartieron la cabecera con él, lo despidieron gratificados pero sin ocultar la preocupación por la coyuntura. #QueMomento.