Ernesto Clarens, al salir hoy de los tribunales de Comodoro Py (Manu Cortina)
Ernesto Clarens, al salir hoy de los tribunales de Comodoro Py (Manu Cortina)

El financista Ernesto Clarens, imputado en la causa iniciada por las revelaciones del chofer Oscar Centeno, firmó un nuevo acuerdo como arrepentido con el fiscal Carlos Stornelli.

Según informaron fuentes judiciales a Infobae, Clarens se presentó esta mañana en el quinto piso de los tribunales federales de Comodoro Py y solicitó "modificar y ampliar" el convenio de arrepentimiento que el viernes pasado había sido dado de baja por Stornelli. Luego de las 17 se retiró acompañado por su abogado Hugo Pinto.

En el acuerdo anterior el financista había admitido que cambió pesos -provenientes de coimas pagadas por empresarios beneficiados por la obra pública- por dólares. En el nuevo acuerdo, calificado como "superador" por fuentes judiciales, amplió información sobre los movimientos financieros del kirchnerismo. 

Clarens y Stornelli firmaron un nuevo convenio de arrepentimiento que ahora debe ser homologado por el juez del caso, Claudio Bonadio. Ni los términos del acuerdo ni el contenido han trascendido, pero los investigadores lo consideran de gran valor para la investigación iniciada a partir de las anotaciones de Centeno.

El viernes, Stornelli había solicitado retirar del expediente la primera acta que había firmado Clarens como arrepentido. Además, había pedido la detención del financista, medida que nunca fue adoptada por Bonadio. Es por eso que luego de presentarse y ampliar su declaración, Clarens se fue en libertad.

Clartens fue señalado por varios empresarios de obra pública arrepentidos como el articulador de los cobros de coimas. Incluso el empresario de la construcción Juan Chedicak relató que Clarens en persona le fue a cobrar una coima a su casa del Tortugas Country Club. Fue algo más que el que cambiaba pesos por dólares para que luego Daniel Muñoz, ex secretario privado de Néstor Kirchner, retirara bolsos con dinero en efectivo de sus oficinas.

Este no es el primer caso judicial que salpica a este empresario. De hecho, Clarens es considerado por la Justicia como una pieza clave dentro del sistema de lavado de dinero que tuvo como cara visible al empresario santacruceño Lázaro Báez.