Mauricio Macri durante el acto por el Día del Ejército. La restricción británica funcionaba desde 2012 (Maximiliano Luna)
Mauricio Macri durante el acto por el Día del Ejército. La restricción británica funcionaba desde 2012 (Maximiliano Luna)

La decisión del gobierno británico de levantar las restricciones en la venta de repuestos y equipamiento militar para la Argentina implicará en lo inmediato la posibilidad de devolver a las Fuerzas Armadas la operatividad plena de dos componentes básicos para los militares: los buques de navegación y los aviones de despliegue.

Como adelantó ayer Infobae en exclusiva, por medio de un comunicado oficial del vicecanciller británico Alan Duncan, Londres anunció el levantamiento de las trabas que desde 2012 se habían impuesto a la Argentina para comprar repuestos y equipos militares británicos. Esta decisión fue aprobada por el Parlamento británico.

De esta manera, la Argentina podrán reestablecer el funcionamiento del buque Heroína, que es la segunda flota más grande de la Armada y los aviones Pampa, además de los buques menores de superficie que también llevan repuestos británicos para su reparación.

Sir Alan Duncan, vicecanciller británico
Sir Alan Duncan, vicecanciller británico

El buque ARA Heroína D-12 es un destructor misilístico de la Armada argentina que desde 2012 estaba en reparaciones por la avería de una rueda lenta de componente británico y que tras las sanciones de prohibición de venta de equipos que impuso Gran Bretaña al gobierno de Cristina Kirchner quedó varado en puerto. Ahora, con la decisión de Londres de levantar esta restricción, se podrá reparar definitivamente el buque ARA Heroína y traer de Inglaterra los repuestos correspondientes. Este buque esta varado en puerto y espera su reparación.

Algo similar ocurrirá con muchos aviones Pampa que estaban en reparación y varados por la falta de equipamiento británico o los buques de superficie que llevan turbinas Rolls-Royce.

Consultados por Infobae, fuentes calificadas del gobierno destacaron que las negociaciones para destrabar el embargo británico estuvieron encabezadas por el subsecretario de Asuntos Internacionales del Ministerio de Defensa, José Luis Vila y el embajador argentino en Londres Carlos Sersale di Cerisano.

Estos empezaron hace más de un año con las gestiones en Gran Bretaña con el Foreign Office, el Ministerio de Defensa y el Ministerio de Industria británico. Este era el estamento que había instrumentado las sanciones. El que también habría tenido una gran influencia para destrabar este espinoso tema fue el embajador británico en Buenos Aires Mark Kent.

"Con el levantamiento de las restricciones de compra de equipamiento británico la Argentina no sólo recuperará el segundo buque de la Armada como es el Heroína sino que también podrá empezar a llevar adelante el proceso de venta de aviones Pampa al mundo que estaba detenido por la falta de equipos", afirmó un funcionario del gobierno.

Mauricio Macri y Theresa May durante la Cumbre del G7 en Canadá
Mauricio Macri y Theresa May durante la Cumbre del G7 en Canadá

Tanto en la Cancillería como en el Ministerio de Defensa y en la Casa Rosada aclararon a este medio que todas estas gestiones se hicieron bajo el paraguas del debate de reclamo argentino de la soberanía en las islas Malvinas.

El gobierno del Reino Unido había impuesto restricciones a la exportación de armamentos y bienes de uso dual (militar y civil) para uso de las Fuerzas Armadas de Argentina en 2012, en medio de una escalada de tensiones con la entonces presidente Cristina Kirchner.

En el texto que el vicecanciller Duncan emitió al Parlamento británico señaló que "habrá un cambio en la política de exportaciones de armas del Gobierno en relación con Argentina. Este cambio levantará las restricciones adicionales que se impusieron en 2012, en un momento en que el gobierno argentino estaba intensificando las acciones destinadas a dañar los intereses económicos de los habitantes de las Islas Falkland [Malvinas]".

A la vez, Duncan remarcó que "desde la elección del presidente Macri en diciembre de 2015, la relación del Reino Unido con Argentina ha ido mejorando". Luego informó al Parlamento británico que visitó Buenos Aires en septiembre de 2016, la primera visita de un ministro de Relaciones Exteriores desde 2009, y allí se acordó un Comunicado Conjunto "histórico" entre el Reino Unido y Argentina que estableció una cooperación más estrecha en nuestra relación bilateral (incluso en defensa) y garantizó "beneficios importantes" para los habitantes de las islas Malvinas.

El vicecanciller Duncan también remarcó en su comunicado al Parlamento que "tras estos acontecimientos positivos, el Gobierno cree que es apropiado levantar ahora las restricciones adicionales de 2012".

En virtud de esas restricciones, la política del Gobierno británico ha sido no otorgar una licencia de exportación para ningún producto o tecnología militar o de doble uso que se suministre a los usuarios finales militares en la Argentina, salvo en circunstancias excepcionales.

"Nuestra posición general ahora será continuar denegando las licencias de exportación y comercio de bienes considerados para mejorar la capacidad militar argentina. Sin embargo, cuando el equipo similar no esté disponible, podemos otorgar licencias cuando juzguemos que no van en detrimento de los intereses de defensa y seguridad del Reino Unido", dijo Duncan.

Para el vicecanciller británico "el Reino Unido toma muy en serio sus responsabilidades de control de exportaciones y opera uno de los regímenes de control de exportaciones más sólidos del mundo. Examinamos rigurosamente cada aplicación caso por caso en comparación con los criterios consolidados de licencias de exportación de armas de la UE y nacionales, y permanecemos preparados para suspender o revocar licencias en caso de que el nivel de riesgo aumente".

Seguí leyendo: