El jefe de Gabinete Marcos Peña instó hoy a los empresarios a trabajar juntos, acompañar el esfuerzo que realiza el Gobierno y asumir la responsabilidad del cambio que inició para generar empleo de calidad, al mismo tiempo que cuestionó con dureza al mayor enemigo de las compañías: el sindicalismo que "tiene una actitud negativa y que a veces mezcla los intereses generales con sus problemas en los tribunales", en elíptica crítica a Hugo Moyano.

Ante más de 400 empresarios de la Fundación Mediterránea Peña alentó a los presentes a acompañar las metas encaradas por el presidente Mauricio Macri en paralelo a un duro discurso con los gremios que decidieron ir a un paro nacional para el 25 de junio.

"Las metas productivas requieren el coraje de todos y en cada lugar donde buscamos cambiar las reglas de juego para que llegue la inversión, la inversión llegó", dijo el jefe de Gabinete en el almuerzo de la Fundación Mediterránea en el Hotel Alvear.

Peña destacó también que la inmensa mayoría de los sectores productivos tienen un enorme potencial de crecimiento pero los instó a no cerrarse. "Algunos piensan que el camino es protegerse y encerrarse. Nosotros no queremos eso. Creemos que el mundo es una gran oportunidad y Argentina debe pensar con una cultura exportadora para integrarse al mundo", remarcó el jefe de ministros en un discurso claro para aquellos que impulsan el proteccionismo.

Para esto, Peña dejó en claro que el Gobierno está trabajando en la apertura de mercados y en forma programática con todos los países.

Los empresarios que esperaban definiciones tajantes o anuncios durante el almuerzo de la Fundación Mediterránea se fueron con las manos vacías. Es que el jefe de Gabinete no se salió de su discurso componedor. Solo se salió brevemente del libreto cuando cuestionó a la CGT que ayer acompañó a Moyano en la estrategia de confrontación con paro al Gobierno.

"El sindicalismo tiene contradicciones y en la CGT hay también quienes tienen una actitud negativa. Pero dinamitando el diálogo fomentamos a los que tienen actitud negativa", expreso Peña.

También el jefe de Gabinete apuntó elípticamente contra Moyano al sostener que "a veces se mezcla la agenda personal con los problemas en tribunales en las estrategias de confortación". Ante ello Peña fue tajante: "No existe más la Argentina de la extorsión", dijo.

En el almuerzo del hotel Alvear servido con un plato de salmón y carnes con verduras participaron, entre otros, María Pía Astori, presidenta de la fundación, Cristiano Rattazzi, Eduardo Eurnekian, Gonzalo Verdomar Weiss y Marcos Brito.

De cara a los recientes cimbronazos de la economía, Peña destacó que "las turbulencias no nos deben hacer perder las esperanzas de cambio" porque, a su entender, "el cambio no tiene vuelta atrás en la Argentina".

Allí fue cuando Peña instó a los empresarios a trabajar juntos para que este sector "asuma esa responsabilidad también de cambio para generar empleo privado de calidad".

A la hora de responder algunas preguntas de los empresarios el jefe de Gabinete destacó la decisión del Gobierno de darle mayor independencia al Banco Central, aunque admitió que ello requerirá de una ley del Congreso lograda con "un amplio consenso".