El día que Calabrese volvió al programa.
El día que Calabrese volvió al programa.

Mauricio Macri aprovechó el envión que le produjo el acuerdo con el FMI y se animó a zanjar la grieta con el programa Cocineros Argentinos, que este año está en su octava temporada por la TV Pública. Con la ayuda de su mujer, Juliana Awada, que fue la verdadera protagonista en la escena, grabó con Guillermo Calabrese y Pedro Lambertini un tramo del episodio que será emitido el  domingo.

Según trascendió, Awada preparó una tarta con verduras de la huerta que cultiva en Olivos junto a los cocineros.

Además, explicó alguno de sus secretos de cocina y mostró el clima de distensión que se vive en la residencia presidencial.

"Mauricio la miraba embobado", dijo una persona de la producción. Al terminar la media hora de filmación, que será incorporada al vivo del programa, Macri no quiso que nadie comiera la tarta que había preparado la primera dama y se apuró a llevársela, para comerla en el chalet presidencial durante el almuerzo, el último que tendría antes de partir a Canadá para participar de la Cumbre del G-7.

Hay que recordar que el domingo 4 de marzo una banda interpretó en vivo varios temas y un acorde de la música que acompañaba la frase "Mauricio Macri, la p…. que te parió", que muy probablemente la mayoría de la gente que estaba mirando el programa no comprendió, aunque Calabrese lo definió al aire como "el hit del verano".

El asunto parecía que iba a pasar inadvertido, pero alguien lo puso en Twitter y en pocas horas se viralizó, lo que provocó que en las redes sociales se pidiera la renuncia del cocinero y hasta el levantamiento del programa.

Por Twitter, dos días después, Calabrese se disculpó y comentó que "fue una fallida alusión a una música" en un programa en vivo, en medio de "un grado de susceptibilidad que no supimos medir". En efecto, por entonces trascendió que el Presidente se había ofendido por el episodio y le había pedido una explicación al titular del Sistema de Medios Públicos, Hernán Lombardi, y hasta se creyó que podrían levantar el programa.

Luego de varias semanas de licencia por una operación que tenía programada, el cocinero volvió al piso, y reiteró sus disculpas. Y nunca más se habló del tema.

El jueves, en el brindis del Día del Periodista que ofreció a los acreditados en la Casa Rosada, también se lo vio especialmente distendido al Presidente, de excelente buen humor, y sin el impulso de querer huir del contacto con la prensa. Se quedó 10 o 15 minutos, que es mucho más de los dos o tres minutos que suele tomarse para ocasiones del estilo.

El cocinero Guillermo Calabrese
El cocinero Guillermo Calabrese

Claro, cinco horas después, el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, y el presidente del Banco Central, Federico Sturzenegger, anunciaban el crédito stand by por 50.000 millones de dólares, mucho más y más rápido de lo que suponía la opinión pública. Esas seguridades que le dieron en el FMI desde que tomó la decisión de acudir en busca de ese respaldo fueron las que cambiaron su humor, fortalecieron su paciencia y lo dispusieron a empatizar con nuevos modos fuera de su círculo más estrecho.

En efecto, cerca de él analizaron varios focus group donde persistía la imagen de lejanía que Macri tiene en la opinión pública, un asunto que no era prioridad de su equipo con la situación económica tambaleante. Una vez resueltas, en opinión del Gobierno, las bases de sustentabilidad del modelo de gestión, la mesa chica se dispuso a trabajar para aceitar los vínculos del Presidente en su tarea diaria.

En los últimos días, el equipo presidencial distribuyó entre sus principales espadas los resultados de las encuestas de Isonomía y Poliarquía, dos encuestadoras que trabajan estrechamente con el Gobierno, donde se muestra una mejora de la imagen de Macri y también del Gobierno desde que tomaron la decisión de vetar el proyecto de tarifas votado por el Congreso de la Nación.

Seguí leyendo: