El ministro del Interior, Rogelio Frigerio. (Nicolás Aboaf)
El ministro del Interior, Rogelio Frigerio. (Nicolás Aboaf)

El Senado votará hoy el proyecto de ley que busca retrotraer la suba de las tarifas de los servicios públicos a noviembre de 2017 y desde el gobierno nacional están haciendo todo lo posible para torcer su inminente aprobación. A horas de que comience el debate, el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, criticó con dureza la iniciativa del PJ y dijo, entre varias cosas, que generaría un alto costo fiscal.

"La oposición quiere mandarnos un mensaje político, pero se olvida de la gente", dijo el ministro en diálogo con radio Mitre y anticipó que el Presidente "no va a dudar un instante" en vetar la ley.

"La paradoja de un proyecto que todos dicen que es muy malo, gobierno y oposición, y hoy podría convertirse en ley. Estas cosas solo pasan en Argentina. Por eso el Presidente adelantó el veto. Tenemos que sostener esa confianza y credibilidad que tiene el mundo en la Argentina. Para los mercados y los inversores. Y tenemos que decirle la verdad a la gente. El verdadero cambio es terminar con el populismo y la demagogia en la Argentina", sostuvo el funcionario.

En ese sentido, el ministro dijo que no es potestad del Congreso definir el esquema tarifario y que las provincias serían las más afectadas por la ley. "Estamos retrocediendo. El Gobierno apostó a la autonomía de las provincias. A construir un verdadero federalismo. Le devolvió recursos a las provincias. Generó previsibilidad y terminó con el látigo y la chequera. Y hoy, los senadores que representan a las provincias, podrían votar una ley que solo beneficia a los porteños y vuelve a concentrar los subsidios en el conurbano. Apelamos a la racionalidad para evitar retroceder en la reconstrucción del verdadero federalismo que impulsó Macri", pidió Frigerio.

En términos económicos, el ministro aseguró que la ley "atenta contra el presupuesto aprobado hace cinco meses por amplia mayoría" y que "genera un altísimo costo fiscal", que ascendería "a unos 75 mil millones de pesos  para este año".  "Es una ley inconstitucional porque el Congreso no fija la política tarifaria. Los aumentos se fijaron en las audiencias públicas después del fallo de la Corte de la Suprema", recordó.

Destacó, asimismo, que desde el oficialismo presentaron un proyecto alternativo pero cuestionó a la oposición al decir que se negaron a discutirlo. "Presentamos un proyecto alternativo. Proponemos bajar impuestos y también traspasar Edenor y Edesur a la órbita metropolitana. No quisieron negociar más. Nos cuesta entender qué hay detrás de esta paradoja", sentenció.

Seguí leyendo