El embajador de Israel en la Argentina, Ilan Sztulman
El embajador de Israel en la Argentina, Ilan Sztulman

Fue una verdadera fiesta. Un acto colmado de recuerdos, emociones y alegría. En este clima, la comunidad judía en la Argentina conmemoró hoy la fiesta de la independencia y el 70° aniversario del Estado de Israel.

Más de 5000 personas reunidas en Costa Salguero entonaron a coro el himno de Israel y de la Argentina, levantaron banderas con la estrella de David y disfrutaron durante más de tres horas una gran fiesta con música, show y también de los tiempos de discursos para la reflexión.

"La fundación del Estado de Israel hace 70 años nos costó mucho y también sufrimos por ello pero hoy podemos decir con orgullo que tenemos nuestra tierra y vivimos en democracia. La independencia de Israel fue lo mejor que le pudo suceder al pueblo judío", expresó emocionado el embajador israelí en la Argentina, Ilan Sztulman, que fue aplaudido en varias oportunidades.

Sztulman recordó también que "el pueblo judío fue duramente atacado a lo largo de su historia pero, sin embargo, desde hace 70 años vivimos en un país soberano y democrático". A la vez, mencionó que tras la creación del Estado de Israel, "el desafío no terminó: hay mucho por hacer aún para el mundo y en especial para la comunidad argentina en donde vivimos hoy", dijo.

En este sentido, el embajador de Israel aprovechó la oportunidad para destacar la buena relación que existe entre la Argentina e Israel en estos momentos. Mencionó así, la visita en septiembre del año pasado a la Argentina del primer ministro isrealí, Benjamin Netanyahu; el viaje de la vicepresidenta Gabriela Michetti a Jerusalén en enero pasado y el deseo del gobierno israelí de que Mauricio Macri vaya allí el año que viene.

En tren de bromas, Sztulman mencionó sus deseos de que Israel le gane a la Argentina en el próximo partido amistoso que tendrá lugar en Jerusalén con la selección de fútbol argentina que viajará al Mundial de Rusia.

A lo largo de la fiesta organizada por la Organización Sionista Argentina que dirige aquí Sergio Pikholtz, se pudo ver la alegría y el festejo de muchos jóvenes de colegios, clubes y agrupaciones israelíes en la Argentina que recordaron al artífice del renacer del Estado judío, quien fuera Theodoro Herzl y que avanzó en un proceso irreversible que quedaría plasmado en 1948.

En medio de un imponente show musical, mezclado con efectos electrónicos y la presencia de autoridades del gobierno argentino, la DAIA, la AMIA y referentes del cuerpo diplomático se recordaron los días en que la Asamblea General de Naciones Unidas aprobó el 29 de noviembre de 1947 por mayoría la resolución 181 que instó a Palestina a compartir territorios con un Estado judío y dio lugar así al renacimiento del Estado de Israel en Medio Oriente.

Pikholtz emitió también un sentido mensaje en el que destacó la figura crucial de Herzl, con quien entabló un diálogo virtual en una pantalla electrónica en el escenario, y dijo que "el sionismo es una idea que no tiene fin ya que se trata de un movimiento exitoso". Así, el titular de la Organización Sionista Argentina cerró su discurso con un grito fuerte de "viva Israel, viva la libertad, viva Argentina", que fue aplaudido efusivamente por las 5000 almas presentes.

(Fotos Nicolás Stulberg)
(Fotos Nicolás Stulberg)

En esta fecha especial para el pueblo judío en todo el mundo se recuerda con dolor a los más de 26.000 judíos que murieron en las guerras y también en los atentados terroristas. Pero también es un día de fiesta porque se conmemora la independencia y creación del estado de Israel.

Sobre este punto en especial hizo mención Pikholtz cuando destacó que "los 70 años de gloria sionista han construido un Israel desarrollado, con derechos y que ofrece beneficios al mundo entero".

Lo escuchaban atentos en el salón de Costa Salguero, el secretario de Derechos Humanos, Claudio Avruj; el diputado macrista, Waldo Wolf; el titular de la AMIA, Agustín Zbar; el presidente de la DAIA, Ariel Cohen Sabban; el ex presidente de esa misma entidad, Julio Schlosser; el empresario Eduardo Elsztain, diplomáticos y un público entusiasta que festejó con pasión. Tras el show musical y los discursos, hubo un espacio para el brindis y los cánticos típicos que recuerdan a Israel.