El papa Francisco pronunció este lunes un rotundo rechazo al aborto, que comenzará a ser debatido mañana en el Congreso argentino.

"La defensa del inocente que no ha nacido, por ejemplo, debe ser clara, firme y apasionada, porque allí está en juego la dignidad de la vida humana, siempre sagrada, y lo exige el amor a cada persona más allá de su desarrollo", aseguró el Pontífice en la exhortación apostólica Gaudete et Exsultate publicada este lunes por el Vaticano. 

El escrito, que en español se traduce como "Alegraos y regocijaos", aborda la idea de la "santidad en el mundo contemporáneo" y convoca a los cristianos a reflexionar sobre cómo se comportan frente a nuevos desafíos como el avance de la tecnología, el consumismo o las redes sociales.

En el párrafo 101, cuando el Pontífice aborda la cuestión del aborto, también señala que "igualmente sagrada es la vida de los pobres que ya han nacido, que se debaten en la miseria, el abandono, la postergación, la trata de personas, la eutanasia encubierta en los enfermos y ancianos privados de atención, las nuevas formas de esclavitud, y en toda forma de descarte".

"No podemos plantearnos un ideal de santidad que ignore la injusticia de este mundo, donde unos festejan, gastan alegremente y reducen su vida a las novedades del consumo, al mismo tiempo que otros solo miran desde afuera mientras su vida pasa y se acaba miserablemente", completó.

Gaudete et exsultate es la tercera exhortación apostólica de Francisco. Su mirada sobre el aborto adquiere relevancia en la Argentina, donde mañana comenzarán a debatirse cambios en el Código Penal para habilitar la interrupción voluntaria del embarazo. La discusión se iniciará con una ronda de expositores que representarán las diversas posturas y proyectos que hay sobre el tema.