Viene de un largo silencio en los medios de prensa. Hace casi 6 meses que no se le escucha la voz en público y hoy decidió conversar con Infobae. Daniel Scioli utiliza su tradicional modo de responder las preguntas: no usa el blanco o el negro. No concede ni rechaza tajantemente. Hay que hacer un segundo esfuerzo de relectura de lo que expresa para obtener una conclusión sobre lo dicho. Salvo, cuando habla de deportes.

Es que el ex gobernador de Buenos Aires  acaba de asumir la presidencia de la comisión de deportes de la Cámara de Diputados desde donde algunos ven su relanzamiento a la política nacional. "¿Terminó el sueño Scioli presidente?, le preguntó Infobae. "Yo tengo los pies en la tierra, en mi realidad. Mi realidad es esta, la comisión de deportes. No hago esto porque tengo aspiraciones. No, no lo planteo así. De ninguna manera", contestó.

Habla de Cristina, de los dos años de gestión de Macri (evita toda crítica directa), del peronismo, de las sociedades anónimas en el deporte  y parece definirse a favor de la despenalización del aborto.   Aquí, algunas de sus definiciones:

– "El tema de las sociedades anónimas en el fútbol no está en agenda. Es decir, han querido instalarlo. Pero  no es un tema que esté en agenda".

– "Hay blancos y negros en la gestión de Macri. Hay una diplomacia presidencial muy interesante para generar las condiciones para que se pueda traducir luego en beneficios para nuestro país".

– "Veo avances y veo problemas que inquietan y preocupan hasta al propio gobierno".

– "¿Lo peor ya pasó? El tiempo lo dirá".

– "En los países en donde se despenalizó el aborto, bajó la mortalidad materno infantil".

– "Yo no planteo el tema Scioli Presidente".

– "¿Sigue militando desde Unidad ciudadana? Mi pertenencia es al peronismo".

– "No me gusta plantear mi relación con la expresidente Kirchner en términos personales. Con ella y con todos soy respetuoso".

La entrevista completa: 

— ¿Cómo fue volver a la Cámara de Diputados?
— Fue una motivación muy especial en este momento de mi vida, de mi carrera política, de decir bueno, cómo puedo volcar mi experiencia, influir positivamente en este momento de la Argentina. Y encontré en el deporte y en la visión moderna que tengo del deporte, hoy en día desde lo social, hasta lo económico, desde lo inclusivo, para especialmente los problemas que muchas veces hay aquí en Argentina, que tienen que ver con el estrés, que tienen que ver con la ansiedad, que tienen que ver con la obesidad, con el sedentarismo. Usted tengo entendido que también hace de su tiempo al día para hacer deporte…

— Trato
— Como lo hago yo todos los días. Y cuando algunos me preguntan: "¿Cómo hiciste?, ¿de dónde sacás fuerza, ganas?"… El deporte es una fuente de energía maravillosa.

Es la vuelta al comienzo de su carrera, de alguna manera. O sea, el deporte, que lo llevó a la política y ahora de vuelta ahí.
— Pero no lo hago con melancolía, lo hago con gratitud, con renovado compromiso. Y lo hago mirando el presente y hacia el futuro. Digo, ¿cómo puedo ser útil? Y el deporte marcó mi vida para siempre. Ya desde muy chico cuando mi primer deporte había sido la natación, cuando mi padre había sido un dirigente de un club de barrio donde empecé casualmente, mi primera disciplina deportiva en el barrio donde yo nací –acá cerca, en Villa Crespo-.

Y yo sé el esfuerzo que hace un dirigente de un club de barrio sacando tiempo a su familia, a su trabajo, para volcarlo a la comunidad -por eso defiendo tanto a los clubes del barrio-. Hoy mismo tuvimos a la tarde una reunión de trabajo con Mac Allister, con el Colo Mac Allister, que es el Secretario de deportes de la Nación y el presidente de la Comisión del Senado, con un espíritu que da el deporte… Bueno, unamos esfuerzos. Mire lo que acaba de pasar en los últimos Juegos Olímpicos, Luis. Lo que no pudo la política, las dos Coreas desfilando bajo la misma camiseta. Mire lo que hizo Mandela en su momento con el deporte. El espíritu fundacional de los Juegos Olímpicos: los cinco aros, los cinco continentes que se unen.

— Recién usted mencionaba que estuvo con Mac Allister, extrapolando lo del deporte a la política nacional, ¿hay posibilidad de colaborar desde el peronismo, desde el kirchnerismo con el gobierno?
— A ver, mi espíritu es ese. Es decir, yo busco siempre de dónde puedo ayudar a la Argentina. Es decir, me tocó la circunstancia de perder una elección presidencial por escaso margen pero siempre –cosa que aprendí también del deporte- las derrotas hay que tomarlas con grandeza y las victorias con humildad.

Usted recordará que fui a la Asamblea Legislativa en la cual el Presidente asumió el cargo, fui a la primera entrevista que me convocó como uno de los opositores que después él recibió. Defendiendo también mis ideas y mi visión de la Argentina, que puede haber un camino distinto para resolver los problemas pendientes que hay, pero respetando la voluntad popular y la democracia. Y diciendo que desde el deporte tenemos que construir políticas de Estado y puede ser uno de los grandes temas porque hemos visto los resultados.

— ¿Las sociedades anónimas en el fútbol tienen sentido?
— Es un tema, mire, hoy casualmente hablamos de eso. No es un tema que esté en agenda. Es decir, han querido… Pasa que yo con la experiencia que tengo no ando contestando cada cosa que se tira así. No es un tema que esté en agenda. ¿Hoy sabe de qué hablamos? De la tarifa social de los clubes de barrio que les están llegando aumento de la luz, el gas, el agua, que muchos socios se le borran por el tema del presupuesto, que tienen el sponsor, el patrocinante. Entonces bueno, ver cómo se puede agilizar porque esta ley salió, después se reglamentó, pero hay problemas a veces burocráticos para hacer accesible inmediatamente a esta voluntad de decisión que hay de hacer un reintegro a las tarifas.

— Defíname estos dos años de Mauricio Macri.
— Yo veo en la política internacional una diplomacia presidencial muy interesante para generar las condiciones para que se pueda traducir luego en beneficios para nuestro país. Creo que se avanzó en las reuniones que hubo con otros líderes, también que nos han visitado. Y ahora es importante que todo eso se traduzca en inversiones productivas.

En energías renovables me parece muy interesante haber puesto ese tema en la agenda. ¿Asignaturas pendientes? Sí, yo creo que hay que poner todo el esfuerzo en hacer crecer el mercado interno. Y eso viene de la mano del salario, de cuidar más la industria nacional. Es decir, una Argentina integrada al mundo, no una Argentina cerrada, pero también, como vemos que está ocurriendo en otros países, cuidar el trabajo argentino y la industria nacional.

— Lo veo con una mirada positiva. ¿Le parecen buenos dos años de gestión de Macri?
— Veo avances y veo problemas que inquietan y preocupan hasta al propio gobierno. Cuando han dicho que no van a salir a tomar más deuda porque evidentemente ven la escalada del condicionamiento de esa deuda. Entonces es muy importante que si la Argentina es endeudada, los créditos o el financiamiento se vuelquen a modernizar cada vez más, por ejemplo, la infraestructura del país necesaria para mejorar los costos de logística.

Tenemos que tener una sustentabilidad social y económica del país que viene de la mano de un mercado interno que no tengamos que depender de los vaivenes externos, que si suben la tasa de interés, si Brasil tose, que si el otro nos deja de comprar tal cosa y tal otra. Es decir, me parece que hay que poner todo el esfuerzo allí. Rever también temas como las estructuras impositivas para darle más competitividad. Muchas veces hay superposición de impuestos municipales, de impuestos provinciales, impuestos nacionales.

Entonces creo que si bien el gobierno permanentemente nos plantea expectativas ojalá lleguen por el bien del país.

— ¿Lo peor ya pasó?
— El tiempo lo dirá.  Es muy difícil, no soy meteorólogo para andar pronosticando, no quiero. Todos tienen muy presente aquel famoso debate. Yo planteé una posición, el Presidente planteó otra. La elección ya pasó y no es momento de andar recordado cuestiones porque a mí, como bien deportista también, no me gusta renegar con lo que pasó, me gusta mirar para adelante.

Yo lo que creo, sinceramente, es que hay que… Bueno, hemos escuchado en las últimas horas algunas inquietudes por parte de industriales, por partes de Pymes. Así que hay que atender esto. Si logramos poner todo el esfuerzo allí, de la mano del crecimiento, de la mano de la inversión, viene el crecimiento. Y con el crecimiento viene el desarrollo. Y allí vienen los puestos de trabajo genuinos. Esto para mí es la gran posibilidad de Argentina de cara al futuro.

— El proyecto Scioli presidente, ¿terminó en el 2015 o está vigente?
— Hoy mi realidad es la que le acabo de decir. No es un tema que… Es decir, yo cuando asumo la responsabilidad en la Cámara de Diputados y después en el bloque se conversa y son los bloques los que proponen digo: "Bueno, este es el lugar donde puedo ayudar al país". Uno puede ayudar al país desde distintos lugares, usted ayuda desde su lugar, el presidente tiene la máxima responsabilidad institucional, y la señora que nos puede estar mirando desde su trabajo, desde su casa. Es cuestión de decir bueno, desde dónde puedo hacer bien, desde dónde puedo ayudar. Y yo siento que desde este lugar puedo ayudar mucho. Como en su momento ayudé mucho, humildemente lo digo, cuando fui Secretario de Turismo y Deporte del país. Era el peor momento de la Argentina, ¿se acuerda?

— Pero para que me quede claro, ¿el sueño de ser presidente sigue vigente?
— A ver, yo tengo los pies en la tierra, en mi realidad. Mi realidad es esta. No hago esto porque tengo aspiraciones. No, no lo planteo así. De ninguna manera.  Mire, siempre que las cosas sean como consecuencia de un buen trabajo, los escenarios de política se van conformando. Yo siento que cuando veo mi carrera política para atrás, digo bueno: en mi primer período como diputado creé la Comisión Pyme, trabajé por los clubes de barrio. Después tuve reconocimiento, fui Secretario de Turismo y de Deportes, después me convocan para ser vicepresidente.

Después, soy gobernador porque había hecho un trabajo muy innovador en la Vicepresidencia. Después me reeligen como gobernador con más votos que los que había sacado en el primer período porque evidentemente la gente veía que, bueno, estábamos avanzando en la provincia. Y todo viene como consecuencia.

Ahora, como usted seguramente cuando repasa su carrera profesional, dice bueno, por qué hice bien ese trabajo, porque tuve la responsabilidad. Pero no lo hace bien para ver si el día de mañana llega a otro lado, lo hace bien porque es la obligación, es la responsabilidad focalizarse en eso. Y hoy mi responsabilidad es esta, acabo de asumir como diputado, ayer como presidente de la Comisión. Y me voy a juntar con todos los referentes del deporte, con la Secretaria de Deporte, con las federaciones, con los atletas, autoridades de otros países, con el Comité Olímpico, para decir bueno, abrí la cabeza, abrí la cabeza, la educación y el deporte van de la mano. Y de la mano de la educación vienen las soluciones de fondo para el país. Un mundo tan competitivo, un mundo tan exigente.

— Hay un debate que le va a tocar enfrentar que es la despenalización del aborto. ¿Tiene una posición tomada al respecto?

— Estoy estudiando el tema, siguiendo muy de cerca a los especialistas, las distintas opiniones. Y he visto en los últimos días que a partir que la pregunta inicial, si estás a favor o en contra del aborto, no representa esa síntesis lo que está en discusión. Porque la discusión es está a favor del aborto ilegal o estás a favor de la interrupción voluntaria…

— Despenalizar o no, me parece que el debate es despenalizar o no. Yo no estoy, nadie está a favor del aborto, nadie, seriamente.
— Claro. Todos los que dicen "estoy a favor de la vida", obvio, todos estamos a favor de la vida. El tema es hacerlo con una educación sexual y con una cobertura sanitaria y sincerar una situación que está trayendo evidentemente muchas consecuencias de todo tipo. Y cuando uno ve los países que han avanzado en la implementación de la despenalización ha bajado sustancialmente la mortalidad materno-infantil. Es un debate muy interesante y esta es en estos momentos la reflexión que yo le puedo hacer.

— ¿Hay 2019 para el peronismo?
— Ojalá haya un 2019 para el país, y después de ahí será cada fuerza política. Evidentemente las construcciones políticas hoy son desde un partido pero con un espíritu frentista, ¿no? Porque Cambiemos tuvo la inteligencia estratégica y una campaña muy profesional e interpretando seguramente una demanda de la sociedad de un cambio superador a lo que se presentaba en ese momento y bueno, unieron distintas fuerzas políticas. Y creo que hoy la autocrítica que hay que hacer de interpretar las nuevas demandas de la sociedad hay distintos grupos que se están reuniendo en búsqueda de una unidad que derive después en otra cosa.

Yo estoy en esto que le acabo de decir, en el poder ayudar como le he dicho a distintos dirigentes en sus lugares, a los clubes de barrio, a poder lograr transmitir esto. Que también tiene que ver con mi visión de la vida, no es que al otro le vaya mal a ver si me va bien, algunos veo que están esperando tratando de decir: "Bueno, ojalá que haya problemas de este tipo, del otro, a ver si aumentan las chances".

Yo creo que lo que hay que hacer en éste momento es interpretar muy bien y hacer una alternativa y la gente luego evaluará si sigue con el cambio o busca una alternativa. Y dependerá mucho del escenario económico social que se llegue a la elección el año próximo. Ojalá que las cosas estén mejor.
Y fundamentalmente cuidar algo que yo le decía al principio, cuidar el trabajo, cuidar el salario. Y también que haya un abordaje lo más gradual posible de determinados temas.

Tema tarifas, por ejemplo, que a la gente se le hace un desbarajuste en su presupuesto porque aumenta la tarifa, la prepaga, el colegio de los chicos, el peaje, el transporte. Es decir, eso es lo que uno empieza a escuchar. Fundamentalmente no solamente los trabajadores si no una clase media muy exigente, una clase media que hay que escucharla y que es decisiva en cada una de las elecciones, como hemos visto ese centro Luis que se va moviendo hacia una fuerza política o hacia otra. Así que ahí va a estar. Pero falta mucho, estamos recién en marzo.

— ¿Pero hay un peronismo unido? ¿Scioli, Massa, Randazzo, Cristina? ¿Esto es posible?
— Yo creo, a ver, esto me lo enseñó Alfonsín -el padre de la democracia-, discutí ideas, no es cuestión que se unan los dirigentes por unirse. El tema es: ¿detrás de qué propuesta? Bueno, hoy hay nuevos problemas que hay que arreglar, ¿cómo los vamos a encarar? ¿Con qué nos vamos a comprometer? ¿Cómo recuperamos sentimientos de confianza y de esperanza en la gente a un espacio político? ¿Que la gente crea que le puede dar soluciones? Y es eso, será eso en su momento. No es cuestión de que porque se junten todos los dirigentes que están del otro lado, ya por eso entonces la gente le va a dar apoyo. No es así, es más profundo el tema. Y lo que se trata es de poner las mejores ideas, los mejores profesionales. Interpretar, el mundo va cambiando, nuestro país va cambiando. Fíjese el cambio climático lo que está ocurriendo. El mundo del empleo cómo se va transformando. Muchos de los empleos que hay hoy van a desaparecer, entonces tenés que educar con las nuevas tecnologías y con la sociedad del conocimiento para las nuevas demandas que van a haber.

Un país no puede depender de las materias primas. Eso es en un momento determinado, tenemos que dar un salto cualitativo. ¿Y eso de qué viene de la mano? De la inteligencia aplicada, de las universidades, viene de la mano de mejorar la calidad educativa de nuestras escuelas técnicas, de la inversión orientada precisamente al capital humano. Los grandes países que se han desarrollado lo han hecho de la mano de la inteligencia aplicada. Y hay mucha inteligencia en la Argentina, es una cuestión que la pongamos en la misma dirección todos y dejar de lado muchas veces las mezquindades, los egoísmos y ver un poco más allá.

A mí los dos años de estar en el llano, éste momento me ha dado más espacio, más tiempo para reflexionar, para pensar, para hacer autocrítica y para reubicarme en un lugar donde yo siento que yo puedo ser útil. Que es lo que yo sé, donde tengo mi experiencia de vida y política. Digo bueno, si yo tengo que elegir digo bueno, voy de la mano del deporte a buscar ayudar a transformaciones sociales, económicas, a gente que se va a sentir mejor en cada deporte. Como se siente mejor usted después de que hace el programa a la mañana me siento yo a los 61 años después de que hago deporte porque tengo tanta gente que le hace bien. Y el desafío es ese, llegar a antes, que el Estado llegue antes, no después.

— ¿Cuál es su relación con Cristina?
— Los temas en términos personales, esa vinculación de dirigentes de decir cómo te llevas con uno o con otro sinceramente yo me focalicé en esto que le acabo de decir, yo sigo siendo una persona con todos, desde el presidente hasta Cristina o hasta quien sea, respetuoso. Nunca basé mi carrera política en base a agresiones, ofensas o descalificaciones ni nada. La gente le puede gustar o no pero bueno, he tratado de darle una impronta personal a eso.
Hoy yo estoy focalizado en esto que es la responsabilidad que la gente me ha confiado de una persona que tiene también la responsabilidad de haber encabezado una propuesta presidencial que sacó nada más y nada menos que el 49 por ciento de los votos. Entonces yo de cara a eso tengo que ser una persona con los movimientos institucionales que haga y las posiciones que tome tienen que ser para colaborar pensando de dónde puedo ayudar y para el bien del país ¿no?

— ¿Desde Unidad Ciudadana?
— Mi pertenencia es al peronismo. Y ojalá en un momento determinado pueda ver las circunstancias, las dinámicas lo darán, determinado punto de encuentro. La gente, seguramente a muchos les decían bueno, "únanse para enfrentar y ganar a éste proyecto anterior". Ahora del otro lado van a decir "únanse para defendernos porque no nos gusta esto, no nos gusta lo otro". Entonces se verá en su momento más allá de los nombres de los frentes. Es decir, yo ingresé a la política como peronista, cada una de las etapas, inclusive en este tema del deporte, el deporte es una bandera histórica del peronismo. Fue Perón el que puso en marcha los juegos Evita en su momento y que previno de enfermedades cuando les hacían a los chicos la libreta sanitaria. Fue Perón el que creó los primeros clubes de barrio. Fue Perón el que trajo los Juegos Panamericanos e hizo el Circuito KDT. Entonces tenemos no que vivir esa melancolía sino traer a nuestro nuevo tiempo una visión más moderna del deporte. Entonces mi pertenencia es allí al peronismo tratando de tener la mejor relación posible con todos los dirigentes.

La entrevista completa: