No recuerda la cantidad de libros que ha publicado. Cree que va por los 30. En esta Mafia del bien (Sudamericana) que acaba de lanzar, analiza los dos años de gestión de Cambiemos, que se empeña en definir como el tercer gobierno radical. Ironiza con Ricardo Lorenzetti como candidato a presidente ("¿Por qué partido? ¿La unión  cívica de calvos?"); y bucea en el peronismo que no logra rearmarse.

Aquí las 14 principales definiciones de Jorge Asís y la entrevista completa:

1. "Sin dudas el de Macri es el tercer gobierno radical".

2. "Los radicales están incómodos. Ellos pusieron más de lo que se llevan".

3. "Macri estaba muy ganador hasta diciembre. A partir de diciembre esa sensación empieza ya a tomar un poquito de distancia".

4. "Alberto Rodríguez Saá, con una frase que lo que sintetizaba, es el sentir de mucha gente: 'Hay 2019, no hay certeza de que hasta el 2023 estos muchachos sigan'"

5. "Hoy te diría no hay ni siquiera certeza de que Mauricio Macri sea el candidato en el 2019″.

6. "Este país está a punto caramelo para el ingreso de Domingo Cavallo. Desde el punto de vista de la economía no tienen la menor idea de cómo combatir lo que más preocupa, que es la cuestión de la inflación".

7. "Las escuchas de Cristina y Parrilli son conversaciones de sexagenarios enojados que tratan de encontrar alguna explicación a la pérdida de su poder".

8. "Urtubey, Uñac y Manzur son posibles candidatos".

9. "La CGT sin Moyano es una ONG".

10. "Me gustó el discurso de Ricardo Lorenzetti. Que tenga una visión autocrítica. Que tenga un concepto, si vos querés, de hombre de Estado; porque el tipo te habla como un hombre de Estado".

11. "Me parece inconcebible que pueda pensarse que hoy en la Argentina simplemente por hablar de corrido, por mantener un discurso durante más de una hora, Lorenzetti deba ser mirado como candidato a presidente".

12. "¿Lorenzetti candidato a presidente? ¿De qué partido es? ¿Unión Cívica de Calvos? ¿De dónde? Dame un partido. Digamos, cuál es el sector político que lo puede empujar".

13. "Macri es un excelente producto de exportación lamentablemente desperdiciado".

14. "Macri, ingeniero, bien parado, buena familia, por el libre mercado, podés sinceramente con un poco más de política haber hecho algo un poco más interesante".

— ¿Libro número?

— No sé (risas). No, no los tengo contados. Debe ser veintiocho, treinta más o menos. Sí, es el cuarto, quinto libro político. Que yo digo que son libros de autoayuda para entender más o menos los últimos años de la Argentina, que arranqué con La marroquinería política. Es el primer libro de los dos años del tercer gobierno radical, ¿no? Mío. Que se llama La mafia del bien, que es el título de uno de los trabajos. Es por supuesto una colección de los artículos publicados en el portal pero trabajados con un lenguaje más para libro, porque una cosa es el lenguaje casi te diría de conocedor, con apelaciones a artículos anteriores, con mucho "cliquear", que yo de pronto pongo en las notas que remiten a artículos publicados anteriormente, a estos que están trabajados ya directamente para libro. Tratando de, bueno, reducir las repeticiones y todas esas cosas características de las notas que se publican en el portal, donde de pronto decís el apodo que yo le puedo poner, que son bastante singulares, y en un libro no podés poner permanentemente ese apodo. Están trabajados. Y yo creo que es un buen ayudamemoria y también un libro de autoayuda, para tratar de interpretar los últimos años de la Argentina.

— Quiero tomar algo que vos dijiste primero que nadie, que fue el tercer gobierno radical y que te costó que se irritaran unos cuantos y hoy los radicales se quejan de que están afuera de éste Gobierno, que no toman decisiones. ¿Cómo balanceas esas dos situaciones?

— Digamos, siempre se quejaron. Lo que pasa es que acá cuesta asumir algo. El gran impulsor, creador y casi inventor del triunfo de Macri en 2015 fue la Unión Cívica Radical. ¿Por qué yo le digo el tercer gobierno radical? Porque es en Gualeguaychú cuando verdaderamente el proyecto presidencial de Macri adquiere cierta fuerza. Los radicales saben que pusieron mucho más de lo que se llevan, es decir, tienen cargos y tienen cargos muy pero muy importantes. Ellos lo que quisieran es participar de las decisiones políticas. Ellos te dicen que no gobierna Cambiemos, gobierna el PRO. Y los muchachos quisieran participar de esa decisión. De pronto el radical que está mejor posicionado hoy es Negri, que lo privilegian mucho porque aparte es el mejor orador que tiene todo el colectivo Cambiemos. Pero ellos están incómodos.

Pero es una incomodidad que tiene más que ver con la cuestión cultural y con la cuestión histórica de lo que es la Unión Cívica Radical, ellos se ven a sí mismos como progresistas. No en vano forman parte de la Internacional Socialista también y que tuvieron una excelente relación con el socialismo francés que era el caso del radicalismo. Alfonsín, en los años que yo estaba en Francia, ya tenía un prestigio extraordinario; Pierre Moreau, François Mitterrand, todos lo tenían en un altísimo nivel. Y este radical, que es menos pragmático, que no tiene una lectura tan pragmática de la realidad, se ve a sí mismo como "progresista"; que impulsó un gobierno conservador, para ellos de derecha, que tampoco los representa en el fondo. Aunque tengan muchos cargos. Vos hablás con Sanz por ejemplo y, junto a todos aquellos que le señalaban las críticas que hacían los radicales, decía 'queremos doscientos ochenta cargos en el Poder Ejecutivo'. Tienen embajadas importantes, les dieron ministerios importantes. ¿Qué es lo quisieran para mí? Mayor consulta.

Ahora, cuando yo digo tercer gobierno radical es porque es la tercera vez que los radicales le ganan en elecciones al peronismo. No es una chicana, ¿entendés? Porque lo querían entender como que yo hacía una chicana… Y esto no es así. Es una interpretación, es una descripción. Podés estar de acuerdo o no. Yo sé que a algunos radicales no le gusta y a otros casi lo toman como si fuera un arrebato de ingenio.

— Cuando comenzó Macri se dijo hasta la primera elección, hasta la elección intermedia, no vamos a conocer tal cual es. Gana la elección intermedia, con toda la prevención de la expresión gana, pero digo, sale airoso de la elección. ¿Hoy Macri es el verdadero Macri o todavía no?

— Yo creo que siempre fue el Macri real. Esas son ya interpretaciones nuestras, o como interpretaciones de los que quizás quieren justifica todavía. No te diría el fracaso, que es una palabra muy fuerte, pero que las cosas todavía no funcionen querer atribuirlo a que no dijeron en su momento cuando recibieron qué es lo que recibieron. Mentira, se dijo por todas partes lo que recibían y demás. Este Macri yo creo que estaba muy ganador. Este Macri hasta diciembre del año pasado prácticamente otorgaba la certeza, sobre todo para toda la oposición, de que existía por lo menos un Macri hasta el 2023 y lo que había que discutir es quién iba a ser el sucesor, si Marcos "el pibe de oro", como yo lo llamo en mis artículos; María Eugenia Vidal, la chica de flores de Girondo, y menos porque tienen una relación un poquito tirante con el pelado Rodríguez Larreta. Pero estaban todos seguros que miraban como con esa mirada del que sabe que tiene un horizonte casi asegurado. A partir de diciembre esa sensación en el opositor peronista, en el opositor que ahora busca la gestación de un frente progresista, bastante vinculado a tu provincia, a Santa Fe, empiezan ya a tomar un poquito de distancia. Hasta que acierta Alberto Rodríguez Saá con una frase que sintetiza el sentir de mucha gente: "Hay 2019, no hay certeza de que hasta el 2023 estos muchachos sigan." Y hoy te diría no hay ni siquiera certeza de que Mauricio Macri sea el candidato en el 2019. Pero esto no es porque te lo diga yo, que es una chicana; son discusiones que por supuesto tienen lugar en el interior de PRO, que no trascienden, y que las podés decir hasta en off, ¿no es cierto?

— Vos marcás diciembre, y con toda razón, hay un clímax que es la ley jubilatoria y después viene el episodio Triaca. Digamos, me parece que Cambiemos tenía como una expectativa de mejorar la situación económica y de transparentar la institucionalidad y fueron dos misiles esos episodios.

— Yo creo que fueron dos cosas fundamentales y simultáneas: primero el no acertar con la economía. Yo creo que éste país está a punto caramelo para el ingreso de Domingo Cavallo. Desde el punto de vista de la economía no tienen la menor idea de cómo combatir lo que más preocupa que es la cuestión de la inflación. La inflación más el endeudamiento, más aumento hasta en la gente que te votó, y que te volvería a votar, porque esto es lo verdaderamente curioso: lo volvería a votar porque inmediatamente surge la imagen de lo que puede ser la oposición e inmediatamente viene el tráfico, la doctora y todo lo que pudo haber sido cuestionable y demás. Pero ese no acierto de la economía, esa muy mala sensación de pérdida de rumbo, de que no le ven el agujero al mate como dirían popularmente, viene acompañado del quiebre de la supremacía moral. Cuando vos tenés a estos muchachos que no aciertan en la economía y todos estos episodios (que vos sabés que yo no hago periodismo patrullero como decimos con Ignacio Zuleta), cuando viene una suma de episodios de protagonistas cuestionables aparece el descenso de la supremacía, de la moral. Porque a vos te dicen "quieren hacer creer que nosotros somos iguales que los anteriores". En realidad algunos son peores, ¿entendés? Algunos son directamente peores porque son tipos con mejor educación, con mayor capacidad de llegada, con más astucia incluso para hacer los negocios. Y cuando vos ves, que aparte es lógico, qué es lo que no explican bien, no es que no explican bien los actos de gobierno, no explican bien los sujetos que componen ese gobierno, porque son muchos de ellos. Por supuesto que todos vienen del ámbito privado; tenemos que interpretar que son todos patriotas que dejan el ámbito privado donde hicieron mucho dinero para ofrendarse por el país. Por supuesto que es un riesgo. Y hay muchos casos que yo no tengo ninguna duda que puede ser así. Pero surgen conflictos de intereses, que es lo que en otro gobierno sería un escándalo, ¿entendés? Selectivamente en la interpretación, hay una sucesión de conflictos de intereses que producen el quiebre de esa idea de reproductores de agua bendita.

— ¿El cuco de la doctora funciona todavía?

— Y mirá, todavía lo trafican por supuesto. Lo que pasa es que aquí también me parece que es lo que tienen que explicar y les falta explicar a la oposición. El cuco de la doctora son los últimos tres años de la doctora. Son esa deriva, que te diría un tanto demencial cuando vos lo recordás, que arranca con el ir por todo, sigue con la expropiación de YPF, la pelea con los grandes medios, simultáneamente con el tema de los holdouts. Digamos, demasiados conflictos juntos que generaron lo que hoy se cree que es el peronismo. Porque eso no es directamente una visión del cristinismo, es del peronismo; porque el peronismo estuvo a sus pies, estuvo a los pies de la doctora. Digamos, el peronista, el dirigente peronista que ahora quiere tomar distancia también tiene que hacer una autocrítica como la que hizo Lorenzetti ayer, ¿entendés? Y decir nosotros estuvimos hasta último momento ahí, ¿no es cierto? Una vez que eso se termina viene la nueva interpretación y demás.

Yo creo que está agotada la legitimación de un posible fracaso o el no acierto para ser menos duro de algunas cuestiones y atribuirlo otra vez a la doctora. Hay un texto en mi portal que te lo recomiendo, les digo: "Muchachos, el pasado ya les pertenece". El pasado no es algo más que vos se lo atribuís a la otredad, al otro que es el malo y vos sos el bueno; el puro y el límpido que viene a cambiar y como no puede cambiar seguís con la culpabilidad. No muchachos, eso se acabó. Ahora te tenés que hacer cargo porque ya llevas más de dos años. Si vos me decís, y si medís algo peor como se alza bastante como pretexto que Macri debió haber dicho en los primeros días lo que recibía. Hermano, si no estabas a la altura de los problemas que tenés que heredar esto no es la fábrica de tu papá, esto es un país. Que tiene una historia, que tiene problemas, que tiene temas que te diría que hay que resolver.

— ¿Te dice algo la difusión de las escuchas entre Parrilli y la doctora?

— Yo te soy muy sincero; para mí son -esto creo que lo escribí en algún lugar- conversaciones de sexagenarios enojados que tratan de encontrar alguna explicación a la pérdida de su poder y que hablan de una forma muy imprudente como nunca hablaríamos vos y yo telefónicamente. Jamás en un diálogo nuestro, un diálogo veloz, con afecto, con conocimiento, diríamos esas barbaridades. Y me extraña mucho sobre todo en la doctora, que era tan cuidadosa según mi información de sus comunicaciones. Que se haya lanzado así y yo no sé hasta qué punto de pronto puede despertar cierta curiosidad algunas de las cosas que dice. Pero yo no le daría una catadura, una interpretación. Intuyo sí que a ella la debe afectar porque hay un machaque permanente sobre esas cuestiones. Que me parece que habría que explicar también, esto también es consecuencia de la hegemonía de Comodoro Py en el periodismo argentino. Cuando hay tanto Comodoro Py en el periodismo argentino, donde cualquier periodista tiene que saber de indagatorias, de Ercolini, de Martínez de Giorgi, citar todos los jueces como si fueran los equipos de fútbol, que vos te sepas la delantera de Newells de los años 80, ¿entendés? Es un exceso porque eso hace que el hallazgo, la primicia sea cualquier amigo de una fiscalía que te adelante una grabación. Digamos, hay un abuso de Comodoro Py en el periodismo argentino, eso me preocupa también.

— Dijo Alberto Rodríguez Saá "Hay 2019." Hubo una reunión en la UMET donde se vieron a algunos dirigentes justicialistas pero también está la doctora que, cito a Felipe Solá, "es la mancha venenosa para algunos, es más venenosa para muchos peronistas Cristina que el propio Macri". ¿Cómo resuelve el peronismo esto?

— Me parece que es una mercadería ya vieja y bastante asimilada. Si yo tengo que sugerir yo te sugiero la lectura de un texto que está en mi portal que se llama "La meticulosa preparación del ballotage". Cualquier estratega de la política hoy lo que tiene que hacer es una estrategia de ballotage. En este momento, lo que yo le sugeriría a cualquiera de los que intente proyectarse es que se olvide de la doctora y que construya. Que construya por su cuenta. Y se juntan acá los gobernadores del peronismo; porque el peronismo, tema que te interesa, en el peronismo se produjo un gran desplazamiento. La columna vertebral ya no son más los sindicatos, ¿no es cierto? Ya la columna vertebral son los gobernadores del peronismo. Por eso a mí criterio pronto el peronismo, el peronismo de los gobernadores, tiene que tener un candidato a presidente y un candidato a gobernador de la provincia de Buenos Aires.

— Pronto.

— Pronto. Pronto para directamente trabajar de otro modo. Como estoy diciendo quiénes son esos candidatos. Mirá, entre esos candidatos vos tenés tres gobernadores desde el punto de vista generacional; vos sabés que la edad del poder es de los 40, 45 a 55 años, que es para hacer un trabajo astrológico y cronológico que yo lo tengo bastante armado. Vos tenés a Urtubey; Sergio Uñac, de San Juan, que es el que está de moda y no se marea porque sabe que todos hablan de él, pero es un tipo sensato que te puede llegar a decir "sé que hablan de mí porque yo gané las legislativas, Urtubey perdió"; pero bueno, Urtubey no tiene reelección y Urtubey es uno. Otro de los candidatos que podría ser es una especie de bocetito de Menem en potencia, que nadie descubrió, que es el gobernador de Tucumán, Manzur. Los tres tienen 48, 49 años a lo sumo. De mi generación los que todavía creen que tienen alguna bala más en la recámara para tirar son dos: Alberto Rodríguez Saá, que perfectamente puede ser el hermano también, Adolfo Rodríguez Saá, que siempre tienen esa cuestión pendiente con todas las dificultades que tiene San Luis para la proyección nacional. Y el otro es José Manuel de la Sota. Que son muchachos que en el 2019 van a tener 70 años y que tienen todavía una buena posibilidad.

A cualquiera de ellos yo les sugiero muchachos, construyan desde ya y olvídense de la doctora. Porque en realidad caen en una trampa, que es una trampa que por supuesto que el Gobierno aprovecha, de identificar todo lo que sea oposición con Cristina. Vos vas a cualquier mesa donde hables, almuerzo cordial, de amigos, de empresarios y demás, todos critican al Gobierno, ¿en qué se ponen de acuerdo?

— En Cristina.

— En que "yo lo volvería a votar. Igualmente sabemos, hablamos entre nosotros los desastrosos que son" y te identifican, o de pronto ahora lo quieren reemplazar como representación del mal a Moyano, ¿no es cierto? A propósito hoy le dije a un amigo que sin Moyano la CGT es una ONG.

— Lo cual es cierto.

— Es una ONG, sin Moyano muchachos, que algunos se jacten de eso, perdón, es la representación de los trabajadores, no es una ONG de beneficencia.

— De defensa del ambiente, claro.

— Escuchame, estamos hablando de representación de los trabajadores, de poder. Y me parece que hay una enorme frivolidad interpretativa cuando tan fácilmente dicen "el Gobierno celebra que la imagen de la oposición sea Moyano". Y de pronto analizan la cuestión Moyano porque están absolutamente convencidos de que el origen de todo y en el fondo de todo el asunto son los problemas judiciales. Muchachos, no entienden nada. Ni siquiera se dan cuenta el festival de sociología en vivo que se dio en ese episodio a partir de Moyano como pretexto incluso de Moyano; la unión de lo que fueron los Camioneros, precarios, no precisamente todos analistas políticos, sino que son como corresponde camioneros fuertes, con gremios blancos, docentes, judiciales, bancarios, que tienen un dirigente muy importante también que es Palazzo. Si a eso le sumas la izquierda de Yasky, el apoyo trotskista, el apoyo de algunos sectores pro chinos que también estaban ahí en el medio, más lo que son las organizaciones sociales que buscan también ser clase obrera y ser considerados como clase obrera ahí tenés un festival de sociología en gestación. Aparte, algunos con el encanto del enigma que puede ser esa presencia misteriosa, a la distancia, del papa. Toda esa mezcla extraña la reducís a un Moyano que tiene problemas judiciales. O lo peor, decir el Gobierno salta de alegría al ver a todos esos muchachos enfrente. Tienen una visión de la perfección que verdaderamente es cuestionable. Ellos creen como si la Argentina no se pareciera más a Moyano que a cualquiera de los muchachos que tienen ellos con conflictos de intereses.

— Ayer después del discurso muy interesante de Ricardo Lorenzetti, digo, yo no recuerdo un presidente de la Corte haciendo autocrítica, diciéndole a los jueces: "salgan de los escritorios, no podemos seguir cosiendo". Entre otras cosas, un funcionario del Gobierno me dijo: "se lanzó como candidato a presidente Lorenzetti."

— Yo también escucho eso. Sinceramente, sinceramente, la verdad casi me parece inconcebible que pueda pensarse que hoy en la Argentina simplemente por hablar de corrido, por mantener un discurso durante más de una hora -yo a la hora me tuve que ir lamentablemente no lo escuché todo el discurso pero estuve y lo vi-, de tener esa capacidad; vos sabés lo que te cuesta encontrar a alguien que te hable una hora. Alguien que te hable una hora delante de toda esa gente. Que tenga una visión autocrítica. Que tenga un concepto de hombre de Estado, porque el tipo te habla como un hombre de Estado, inmediatamente le ponemos estampilla es candidato a presidente. A ver, ¿de qué partido es? ¿Unión Cívica de Calvos? ¿De dónde? Dame un partido. Digamos, ¿cuál es el sector político que lo puede empujar? Tiene que ser a lo sumo… Cualquiera que conozca historia de la política reciente de América Latin,a es el caso de Paniagua en Perú, que fue un tipo que se quedó tres, cuatro meses. Pero nada más. Sinceramente yo tengo mucho respeto por Lorenzetti y me parece valiente lo que dijo, pese a que algunos lo quieren subestimar por decir "pero hace once años que estás en la Corte, cómo decís eso". Lo que me parece importante es que lo haya dicho y que haya presentado ante sus pares una serie de ideas, que yo sinceramente no creo que alguien pueda pensar que quiere ser candidato a presidente. Sinceramente no creo que el frente progresista, con los mormones del socialismo de Santa Fe, lo vaya a llevar a Lorenzetti.

— No, claro.

— No creo sinceramente que Pitrola lo tenga a Lorenzetti pensado como su candidato. La Unión Cívica Radical sinceramente menos. El Partido Demócrata Progresista salvo que haya surgido…

— Que esté todavía en actividad.

— La verdad díganme de dónde, porque perfectamente yo hablo también de corrido, a lo mejor que me pongan a mí en ese bolillero, ¿no?

— ¿Por qué es "la mafia del bien"?

— Porque hay una especie… Hubo. Ese fue el título de un artículo y que tiene que ver con una alianza tácita entre un sector de la Justicia, entre la política y entre el periodismo, ¿entendés? Perfectamente es una mafia del bien que puede destruir a cualquiera. Con las mejores intenciones, ciertamente en nombre del bien tenés que identificar el mal. Yo creo que está un poco más mezclado todo en la Argentina, ¿sabés? Ahora, es una concordancia. Una concordancia que fue en los años '30 un fenómeno político destinado, qué sé yo, a evitar el triunfo o el regreso de Hipólito Yrigoyen; casi lo justificaban en aquel momento. Pero es una concordancia de poderes dignos que se ven a sí mismos con una transparencia ejemplar y si vos raspás un poco tal vez no tanto.

— El propio presidente dicen que, en las conversaciones privadas, pregunta "por qué a mí me piden tanto y se bancaron doce años de kirchnerismo". ¿Es un síntoma de algo que diga eso?

— Yo no sé, yo no se lo escuché, yo no hablo con él como para escucharlo. Por supuesto él levantó mucho la vara de la transparencia. La levantó tanto que se le fue el barrilete ese de la transparencia. ¿Qué es lo que le exigen de pronto? Mirá, es un gobierno de empresarios, es un gobierno… Si vos me preguntas a mí, que aunque no me lo preguntes lo digo yo, para mí Macri es un excelente producto de exportación lamentablemente desperdiciado, ¿entendés? Si vos a un tipo como Macri, con lo que es Macri, ingeniero, bien parado, buena familia, por el libre mercado, podés con un poco más de política haber hecho algo un poco más interesante. Lo ves con tres o cuatro ideas básicas y trata de incorporarse a un mundo que no entiende y un mundo que ya no existe. Abrirse como se abre él, con intenciones, y creer que está abierto al mundo porque se fotografía con líderes y demás, casi te diría que es un error perdonable. Me parece que tiene que percibir bien que hoy muchos de los grandes países están en otra cosa, no están para que te abras tanto. Quizás como otros países, tal vez, también te tenés que defender. Y la gran pregunta que me parece que tendría que hacerse él que tiene un equipo supuestamente brillante, es: qué tenemos para vender, a qué precio y a quién.

Yo estaba en Europa durante el último viaje que todos creen que fue muy bueno, y a mí me parece que ese viaje fue bastante, bastante deplorable desde el punto de vista político porque era una especie de construcción de un mundo ideal que no existía. Hasta último momento yo no sé si estaba mal asesorado pero bastaba con preguntarle a Archibaldo Lanús, a cualquier diplomático que haya pasado por Francia, que le podía contar qué es lo que pasaba. Yo estaba en ese momento en París y leía prensa argentina y que él iba a anunciar…

— El acuerdo.

— El acuerdo con la Unión Europea. Y tenías en los diarios de Francia un Macron, que no es ningún tonto, que recitaba prácticamente ante todos los supuestamente afectados por el tema de la paisanerie.

— Claro.

— La cuestión agrícola, la cuestión ganadera, no es un problema económico en Francia, es un problema cultural. Tiene que ver con ellos. Y él, mientras Macri decía y hablaba con todos los asesores geniales que tiene que íbamos a ese encuentro, estaba diciendo que no. Después qué fue, una invitación a comer y por supuesto vamos a seguir hablando y demás. Pero la gran pregunta es qué tenemos que hacer, qué queremos vender. Qué tipo de país querés hacer. Y también preguntarte si tus productos están para ser exportables, aparte de los que ya conocemos. En la Argentina hay dos grandes negocios: por supuesto la cuestión agraria, que tal vez la Argentina tiene que retomar su idea de país…

— Agroexportador.

— Agroexportador. Se enojarán los industriales, que está bien que de pronto los industriales pataleen un poco pero los basurean, los basurean mal. Alguien le tiene que decir "mire Mauricio, presidente de la República, ya está en una pelea más bien insustancial con el Papa". Así no existe ninguna, pelea desde el otro lado ni siquiera la reconozcan como pelea tenés en todos los medios de comunicación, y tipos que directamente dependen de él con artículos, con declaraciones. Ya tenés ahí un problema. Ya querés convertir la CGT en una ONG, a lo mejor lo van a conseguir, pero hay un componente que me parece no entiende Mauricio, así como la doctora en su momento no entendía: el componente del hartazgo, el hartazgo de la clase media que le hacía esas movilizaciones. No se entiende hoy el componente de la bronca. Hay bronca. Si no es por la bronca no prende ese cantito que yo jamás voy a utilizar, ¿entendés? Hay un componente de bronca que es lo que quizás subvaluaron y exponían por ejemplo a dirigentes sindicales que no estaban con Moyano, los exponían tanto en la vitrina que los descalificaban ante sus representados. Pero bueno, te digo que es un líder en éste campo desperdiciado y me parece que todavía si le dan política puede recuperar unos puntos importantes.

— Siempre y cuando acierte en la economía.

— Pero en la economía no se puede acertar. Mirá, quizás fue muy cruel la imagen mía, es un esquema Ponzi institucional. Yo vengo de Portugal donde asistí, consecuencias del grupo Espíritu Santo, que por supuesto era el grupo de los más importantes de Europa y Portugal, que vivía de los créditos del Banco de Portugal. En cuanto apareció un tipo sensato de centroderecha, Passos Coelho, dijo por qué tenemos que seguir dándole plata y se cortó ese crédito y se desbarrancó absolutamente todo, ¿no es cierto? Los esquemas que están inspirados en el ingreso de dinero que genera un endeudamiento, en tanto no crezca tu economía y no tengas consumo y, en el que estás atado a que no haya ningún conflicto internacional que sea muy serio; no te lo van a decir con esta crudeza los economistas, pero vos hablás con cualquier economista serio y te lo dicen de otro modo; yo te digo esquema Ponzi institucional porque en cuanto se te corta desde arriba…

— Colapsa.

— Muchachos. Y acá hay un solo tipo que te lo puede evitar. Por supuesto vos sabés que yo tengo mucho respeto por Domingo Cavallo, como te digo, están a punto caramelo. Jamás lo van a poner a Cavallo, pero es el único que puede llegar a tener una política antiinflacionaria con cierto respeto. Por supuesto si yo te digo Cavallo van a decir: "es un regreso a de la Rúa"· Comparar la espalda política que tenía Menem, al que salva Cavallo en los 90, con la espalda política deteriorada que tenía De la Rúa en el 2001 me parece ya un exceso. Pero todavía creo que Macri tiene una espalda política como para tratar de recuperar un poco de confianza en materia económica y no que te digan todos en off o no en off que la economía…

— No arranca.
—… no arranca.