(Nicolás Stulberg)
(Nicolás Stulberg)

El juez federal Ariel Lijo sobreseyó a la vicepresidente Gabriela Michetti en la causa que investigaba el origen de los fondos que le robaron de su casa el 22 de noviembre de 2015. 

Según adelantaron fuentes judiciales a Infobae, la Justicia corroboró que "el origen de los fondos es legal y fácilmente rastreable".

La vicepresidente había denunciado que mientras se llevaron a cabo las elecciones presidenciales fue víctima de un robo en el que le sustrajeron $245.000 y USD 50.000. En esa investigación se encuentra imputado David Juan Pablo Cruzado, en trámite de juicio ante el Tribunal Oral en lo Criminal N° 29.

Según informó el Centro de Información Judicial (CIJ), se realizaron una "gran cantidad de medidas de prueba" como "informes  bancarios, declaraciones juradas, declaraciones testimoniales y libros contables de la Fundación que preside Michetti" y éstas acreditaron el "origen lícito del dinero".

En el fallo, el juez Lijo consideró que se "corroboró la versión expuesta por Gabriela Michetti en las diversas presentaciones efectuadas ante el Tribunal".

Asimismo, el magistrado resolvió que se archive la investigación vinculada al funcionamiento y financiamiento de la fundación SUMA impulsada por diputados del Frente para la Victoria. El juez sostuvo que luego de producir toda la prueba y recopilar gran cantidad de información de cada una de las fundaciones, no se verificó ningún hecho delictivo ni tampoco sustentó la producción de nuevas medidas por encontrarse agotada la investigación.

En la causa también están apuntadas las fundaciones FUNDAR -JUSTICIA y SEGURIDAD-, CREER y CRECER, FORMAR y PERICLES, las cuales tampoco serán investigadas.

Cuando el robo salió a la luz, Michetti rápidamente defendió su inocencia y dejó en claro que no se trataba de un hecho de corrupción: "Soy una de las políticas con menor patrimonio del país. Tengo sólo la mitad de mi casa y nada más. No tengo dinero en el banco, no tengo cuentas en el exterior, no tengo caja fuerte. ¡Ni un auto tengo! Y ahora debo dar explicaciones por este dinero". 

Además, había explicado que la mayor parte de los $245 mil eran donaciones para la cena anual que organiza la fundación SUMA. Y los dólares eran un préstamo que le había solicitado a su pareja, Juan Tonelli, para pagarle una maestría a su hijo Lautaro Cura.

En su momento el caso no había tomado estado público porque, según explicaron en el entorno de la vicepresidente, estaba involucrado uno de los miembros de la custodia, David Juan Pablo Cruzado.

Tras conocer la decisión de Lijo, Michetti destacó que siempre hizo "todo lo que pidió la Justicia". "Cuando las cosas se hacen bien y uno es una persona honesta, no tiene nada que ocultar y la verdad llega", sostuvo la vicepresidenta entrevistada por Eduardo Feinmann por A24.

"El fallo, según me dijo mi abogado, detalla muy bien el proceso y explica que no hay nada irregular, ni en la fundación, donde hay voluntarios, que ayudan a gente con situación de vulnerabilidad", agregó.