Sandra Oh fue la primera asiática en ganar un Golden Globe. Furor por las mascarillas hidratantes y anti age coreanas. Nuevos estereotipos de belleza y el boom Zico, el fenómeno del K-Pop .
Sandra Oh fue la primera asiática en ganar un Golden Globe. Furor por las mascarillas hidratantes y anti age coreanas. Nuevos estereotipos de belleza y el boom Zico, el fenómeno del K-Pop .

Hace ya unas temporadas que los productos coreanos llevan la delantera en cuanto a belleza. Sus estándares son tales (y tan exigentes) que los surcoreanos se convirtieron en los reyes de la estética. A la hora de hablar de beauty, pocas cosas más buscadas que sus mascarillas (hidratantes, exfoliantes, relajantes). Obsesionados por pieles pálidas y libres de arrugas, su industria no para de generar tendencias. ¿El último fetiche? Su fanatismo por el rubor.

Una forma express de marcar "salud" con solo unos toques en los pómulos. El blush es tendencia. Y para todes, porque los asiáticos son pioneros en la belleza masculina: limpieza de poros, tinturas, maquillaje, ¡cirugías express! Todo vale. O que lo digan los protagonistas del fenómeno musical K-Pop. Personajes como los chicos de BTS (enlistados como multimillonarios por la revista Forbes), Got7 o Zico que arrasan con sus giras. Sus coreografías son imitadas y cada look de estos ídolos genera modas (lo que ellos usan, definitivamente se usa). Esto va desde las gafas -de colores o redondas- a las llamadas statement shirts, hits en Seul y ahora en el mundo. Desde que se convirtió en fenómeno en los '90, este género surcoreano barrió fronteras y no hay mercado que se les resista. A que tarareaste al ver el último video de Super Junior en YouTube, un cover en castellano de "Ahora te puedes marchar" de Luis Miguel. El público ya pide un bis de su última presentación en el Luna Park.

Una industria que no para. Las novelas coreanas lideran con títulos como Let’s Eat 1, Enamorándose de la inocencia o Hello My Twenties en Netflix.
Una industria que no para. Las novelas coreanas lideran con títulos como Let’s Eat 1, Enamorándose de la inocencia o Hello My Twenties en Netflix.

SIN FRONTERAS. En Hollywood, Daniel Dae Kim y Yunjin Kim –los míticos Jin-Soo Kwon y Sun en la serie Lost- ya no son los únicos asian famosos. Canadiense de origen surcoreano, Sandra Oh –Cristina en Grey's Anatomy- plantó bandera al convertirse en la primera mujer de origen asiático en ser nominada a un Emmy y en ganar un Globo de Oro por Killing Eve. Emocionada, Sandra le dedicó el premio a sus padres, los coreanos Joon-Soo y Young-Nam Oh. Lo hizo con una reverencia y en su idioma de origen natal, sorprendiendo al resto del mundo que seguía atento la ceremonia: "papá, mamá, los quiero". La pareja pronto se convirtió en trending topic.

No hay barreras idiomáticas a la hora del entretenimiento, nada que evite que las novelas surcoreanas desbanquen a las brasileras y a las turcas del trono. Basta mirar las sugerencias de Netflix con sus "dramas" (así se les llama) asiáticos, simplemente ¡adictivos!

Kimchi, bolgogui y bibimbap, un nuevo repertorio de platos cuela en la propuesta local. Al paso, Fa-Song-Song en Microcentro.
Kimchi, bolgogui y bibimbap, un nuevo repertorio de platos cuela en la propuesta local. Al paso, Fa-Song-Song en Microcentro.
Movidos por la curiosidad y en busca de nuevas propuestas, los argentinos adoptan los productos coreanos.
Movidos por la curiosidad y en busca de nuevas propuestas, los argentinos adoptan los productos coreanos.

ESOS RAROS SABORES NUEVOS. Y, una vez que te enganchas, no hay novela coreana que no te muestre su cultura y costumbres. Así, muchos argentinos terminan intrigados por sabores como el "kimchi", los "fideos negros" o el "bibimbap" y deciden incorporarlos en su día a día. Ya no solo los encontrás en la zona del Bajo Flores (barrio coreano por demás). Los productos con sello coreano comienzan a copar las góndolas y van más allá de la clásica Melona (ése helado que parece tener hiptonizados a todos por su suave textura). Hoy, los sabores coreanos se cuelan en los menús de lugares como Narda Comedor -su bibimbap es un secreto a voces-, Mercado Kho o Alo's (@alosbistro).

"Incluimos al kimchi -vegetales sazonados con especias y fermentados- en nuestra cocina por su sabor cambiante y porque es un alimento sabroso y súper nutritivo", detalla su cocinero, Pablo Savio. "Comenzamos a hacer pruebas hasta lograr un fermento con personalidad y hoy nos encanta acercarle a nuestros comensales un producto tan simple como son los vegetales de una manera diferente, rica y saludable". Tan familiarizados comenzamos a estar con esta propuesta asiática que protagoniza de algunas de las últimas aperturas gourmet: Na Num (@nanum_bsas) en Palermo y Fa-Song-Song (@fasongsong_ar) en pleno Microcentro donde la comida al paso hoy tiene sello korean. "Así como pasó en el exterior con las cafeterías –antes todas eran más conservadoras-, esta generación que se crió con YouTube, que usa internet, viaja y es activa en redes sociales comenzó a abrirse a nuevas posibilidades y a tener mayor contacto con culturas diferentes. Entendieron que el kimchi es saludable y se acercan a preguntar por bibimbap. La gastronomía coreana es diferente y eso atrae", comenta el coreano Shin Kim mientras prepara uno de sus platos estrella, el "Jeyuk bokkeum" para llevar. Música, beauty y gastronomía, así es esta nueva cultura con K.

Textos: Paula Ikeda
Fotos: Paula Ikeda/ Archivo Atlántida.

SEGUÍ LEYENDO: