“En mi casa yo no soy la protagonista de Soy Luna ni nada de eso: soy Karol, una chica que, como cualquier otra, colabora con los quehaceres del hogar le guste o no”.
“En mi casa yo no soy la protagonista de Soy Luna ni nada de eso: soy Karol, una chica que, como cualquier otra, colabora con los quehaceres del hogar le guste o no”.

Cuatro años pasaron desde que Karol Sevilla (19) pisó por primera vez suelo argentino para convertirse en la protagonista de Soy Luna, la serie teen de Disney Channel que comenzó a emitirse el 14 de marzo de 2016. A pocos días de haber concluido la gira –que llevó al elenco de la exitosa tira a recorrer 12 países de Latinoamérica y realizar más de 77 shows– y luego del cierre y despedida en el Luna Park donde la vieron 400.000 espectadores, la actriz y cantante mexicana admite estar en "modo nostalgia".

"El otro día me puse a mirar la primera temporada de Soy Luna en Netflix y terminé el primer capítulo llorando. Fue muy fuerte volver a verme así, tan chiquita, ¡si apenas parecía una niña de 6 años! Bueno, ahora soy como una de 8, pero no importa", confiesa Karol entre risas.

-¿Recordás qué sentías en aquel momento, cuando llegaste a la Argentina acompañada sólo por tu madre y sin saber que te convertirías en la ídola de muchos niños?

-Sí, claro: estaba asustada, pero también muy ilusionada. Ahora, cuando me miro al espejo, pienso: "Cuánto ha crecido Karol Sevilla". Y me refiero a mi desarrollo como actriz y cantante, pero también a mis cambios personales. Ya no soy esa niña que tuvo que habituarse de golpe a costumbres completamente distintas, a comidas que no le gustaban…

-Sé que la comida es todo un tema para vos: nunca lograste adaptarte a nuestros sabores, ¿no?

-Bueno, hoy puedo decirte que me adapté, ¡pero me sigue faltando el picante! La comida argentina es riquísima, pero cuando voy a un asado, siempre pregunto: "¿No tienes algún chilito para agregarle a mi plato?" (Se ríe). ¡Yo siento que a todo le falta un poco de gusto! Lo que hice la última vez que viajé a México fue traerme unas semillas de chile que planté en casa y preparo mi mole para llevar a todos lados (N. de la R.: una salsa típica mexicana hecha, principalmente, a base de chiles y especias).

“Hasta ahora no tuve tiempo de enamorarme, ¡llevo muchos años trabajando sin parar! (Se ríe). Siento que estoy tan abocada a mi carrera que me cuesta imaginarme enamorada”
“Hasta ahora no tuve tiempo de enamorarme, ¡llevo muchos años trabajando sin parar! (Se ríe). Siento que estoy tan abocada a mi carrera que me cuesta imaginarme enamorada”

-¿Tenés amigas o sos una chica solitaria?

-Tengo un grupo de amigas en Navarro –una ciudad de la provincia de Buenos Aires que está a 125 Km de CABA– con las que nos juntamos todos los fines de semana, salimos, vamos al cine, y ahora que hemos terminado con los shows de Soy Luna, pienso festejar mi cumpleaños –que fue el 9 de noviembre– allí. Será algo tranquilo: asado, amigos, música y un rico pastel. No mucho más que eso.

-¿Por qué tu grupo de amigas es de Navarro?

-La historia es así: cuando nos instalamos en la Argentina con mi madre, un amigo nuestro llamado Darío Coronel nos llevó a pasar el fin de semana a su ciudad, Navarro, y nos encantó. La verdad es que estábamos las dos muy solas y allí me hice un grupo de amigas que de inmediato me integraron e hicieron sentir cómoda, por ello amo pasar mi tiempo libre con ellas.

-Tu mamá, Carolina Cisneros, es también quien maneja tu agenda y te acompaña a todos lados, ¿son muy unidas?

-Total. La verdad es que yo no hubiera podido cumplir este gran sueño profesional sin ella: me hubiese vuelto loca en la Argentina. A veces me preguntan si ahora que tengo 19 quiero vivir sola y yo siempre contesto que no está en mis planes independizarme. Amo vivir con ella, compartir las tareas del hogar, cocinar juntas…

-¿Te llevás bien con las tareas domésticas?

-Muy bien. ¿Sabes algo? En mi casa yo no soy la artista, la protagonista de Soy Luna ni nada de eso: soy Karol, una chica que, como cualquier otra, colabora con los quehaceres del hogar, le guste o no. Ayer, por ejemplo, mi madre se puso a cocinar. Me tocó, luego, limpiar todo, barrer y trapear y lo hice sin ningún problema.

Durante los últimos shows de Soy Luna en el Luna Park.
Durante los últimos shows de Soy Luna en el Luna Park.

-Nunca te conocimos un novio, Karol, ¿te enamoraste alguna vez?

-Hasta ahora no tuve tiempo de enamorarme, ¡llevo muchos años trabajando sin parar! (Se ríe). Siento que estoy tan abocada a mi carrera que me cuesta imaginarme enamorada; pienso: "¿en qué momento podría ver a mi novio?" Ya llegará el tiempo de relajarme y, tal vez, será ahí cuando conozca a alguien que me conquiste.

-¿Te gusta algún estilo de chico en particular?

-(Piensa en silencio). No tengo un estilo específico, pero sí creo que deberíamos conectar por el lado de la risa, la locura y la energía. Porque yo soy así. Me gustaría un chico que disfrute de estar en su casa (o la mía) mirando películas porque yo soy muy hogareña: me aburre muchísimo ir a bailar.

Desde que llegó a nuestro país la comida es su gran complicación, extraña como loca el picante mexicano.
Desde que llegó a nuestro país la comida es su gran complicación, extraña como loca el picante mexicano.

-¿Y te imaginás como una novia muy celosa?

-Ufff, ni me lo digas, soy escorpiana y creo que podría ser la presidenta de la Asociación de Celosos del Mundo Entero. Soy extremadamente celosa.

-¿Sí? ¿Tanto?

-Ni te lo imaginas. Enloquezco a las personas de mi entorno: mi madre, mi padre, mi prima… Para graficártelo mejor: hace poco se casó mi hermano y yo estoy en todas las fotos de su boda con una cara larga de enojada que ahora las veo y me arrepiento. Porque no es que tengo problemas con mi cuñada, es sólo que pienso que él ya no vivirá conmigo, que lo veré menos, y sufro. No puedo evitarlo, es más fuerte que yo.

Con su mamá, Carolina Cisneros, son súper unidas.
Con su mamá, Carolina Cisneros, son súper unidas.

-O sea que no sos una celosa que esconde su sentimiento…

-Yo no escondo nada. Cuando me entero que mi peinador o mi maquillador están trabajando con otra artista y no me contaron que lo iban a hacer, les mando mensajes del tipo: "¡Ah! No sabía que ibas a maquillar a…". Creo que no debería estar haciéndote estas confesiones porque terminaré espantando a cualquier chico interesado en conocerme, ¿no? (suelta una carcajada).

-¿No será que te molesta que maquillen a Lali Espósito (27), por ejemplo?

-¡No! ¡Por favor! A Lali la amo con todo mi ser, ¡es mi ídola! La adoro y admiro profundamente porque es una guerrera: Lali lucha por lo que quiere y yo creo que no va a parar hasta conquistar el mundo entero. Y se lo merece porque es una gran estrella.

-Cuando te pedí que nombraras un galán argentino elegiste a Franco Masini (24) , ¿te imaginás protagonizando una tira con él?

-¡Pero claro! ¡Qué linda idea has tenido! Que tomen nota los productores, por favor. Él se comunicó conmigo hace poco vía Instagram para decirme que le encantaba mi versión de La Bikina, y yo le propuse que la cantarámos juntos cualquier día para las redes, así que quién sabe, a lo mejor lo tuyo es una premonición.

Texto: Juliana Ferrini. Fotos: Alejandro Carra